BALLET NACIONAL

Hoy se estrena "Carmina Burana": María Noel Riccetto no participa por una pequeña lesión

Con 17 mil entradas vendidas, esta noche el BNS abre su temporada con una obra mayor

Carmina Burana
Carmina Burana, por el BNS. Foto: Santiago Barreiro

Esta noche a las 20.00 arranca la temporada del Ballet Nacional Sodre, con un título que viene despertando expectativa: Carmina Burana. El espectáculo, con coreografía del prestigioso artista argentino Mauricio Wainrot, ya ha vendido más de 17.000 entradas, cifra que da cuenta del interés que el título despierta.

Y parte de ese entusiasmo del público seguramente tiene que ver con el gran despliegue escénico que el montaje promete, dado que esta versión, que por primera vez interpretará el BNS, suma a la danza la interpretación musical de la Ossodre y las voces del Coro Nacional del Sodre.

Más allá de los distintos cuerpos estables que intervienen, otro aditamento es la coreografía en sí, dado que Wainrot ha trabajado repetidas veces con el ballet oficial local, logrando resultados de primer nivel. Entre ellos, El Mesías y principalmente Un Tranvía llamado Deseo, donde logró llevar a la danza la intensidad del texto de Tennessee Williams.

En el espectáculo no participará la primera bailarina María Noel Riccetto, dado que “ha tenido alguna molestia al inicio de los ensayos, y preferimos guardarla, para no forzar el pie, dado que la necesitamos en La Sílfide y las demás obras”, informaron a El País fuentes del BNS.

Carmina Burana
Carmina Burana. Foto: Santiago Barreiro

De todos modos, el espectáculo contará con otros destacados bailarines, entre ellos Vanessa Fleita, Damián Torio y Gabriela Flecha. Más allá de eso, este montaje no está tan apoyado en protagónicos de manera tan clara como puede ocurrir en un clásico como Romeo y Julieta.

“Esta es una obra muy fuerte, y eso también tiene que ver con la música. Es una obra abstracta: no la hice literalmente. No hice una historia de la obra, por más que hay textos cantados en alemán y en latín. Sí dividí la obra en los cinco momentos que creó el autor, conservando esa cosa cíclica que tiene. Es una obra muy bella, también por la escenografía y el vestuario de Carlos Gallardo. Carmina Burana es muy barroca, y el BNS es la décima compañía que la hace, y siempre ha tenido un gran suceso, en el mundo”, explicó Wainrot sobre este título.

A su vez Igor Yebra, director del BNS, señaló que se trata de una obra que ubica al espectador en otro lugar con respecto a lo que está acostumbrado. “Principalmente que es una obra muy física, que exige mucho al bailarín. Y no se tiene que ver el esfuerzo del bailarín, pero sí la fisonomía del bailarín según va evolucionando la obra. Incluso es una obra sensual, por el vestuario, que en un momento es no vestuario. Ese semidesnudo de los cuerpos, tanto del hombre como de la mujer, hace que el espectador vaya viendo cómo ese esfuerzo físico se va plantando en la musculatura. Creo que eso tiene un impacto visual muy potente”.

Carmina Burana
Carmina Burana. Foto: Santiago Barreira

Yebra está familiarizado con esta obra, que bailó más de una vez a lo largo de su carrera. “La última vez que la bailé fue hace unos cuatro años. Me tocaba hacer el paso de amor. Y ver la reacción que el público tiene al final es algo que siempre paga. Es una obra que a nivel del público funciona muy bien”. Y agregó que esta versión de Carmina Burana “no es la obra clásica, en la que el bailarín va con su malla y su casaca. Aquí vas a ver otro tipo de belleza. La belleza física directamente”.

En cuanto a las escenografías y vestuarios, Wainrot remarcó que se trata de una mirada contemporánea, aunque con acento de lo atemporal. “Esta creación mía tiene 20 años, y ya se ha convertido en clásica. Carlos Gallardo era un artista plástico, y la escenografía tiene que ver con eso. Juega con elementos: hay momentos en los que hay atriles, pero en lugar de tener partituras, tienen pasto, hojas. Son como juegos visuales”, puntualizó Wainrot.

Carmina Burana, cuya música fue compuesta por Carl Orff hacia 1935, está basada en una recopilación de cantos de los siglos XII y XIII, reunidos en un manuscrito hallado en 1803 en la abadía Bura Sancti Benedicti, ubicada en Baviera, Alemania. Si bien el público uruguayo conoce el título más en su versión musical que dancística, una versión de ballet fue presentada en 2009 en el Teatro Solís, por el bailarín argentino Iñaki Urlezaga, con coreografías de Jean Pierre Aviotte.

El título dará 14 funciones, y la del jueves 28 se realizará a beneficio de la fundación “Fe y Alegría”. Las entradas están a la venta en Tickantel, y valen desde $ 60 a $ 950.

“La Sílfide”: están a la venta las entradas

 Como es costumbre en el BNS, cada vez que se estrena una obra se ponen a la venta las localidades para el título siguiente. O sea que desde hoy se pueden comprar las entradas para La Sílfide, de August Bournonville. Se trata de una historia atemporal, acompañada por una coreografía etérea, considerada como uno de los ballets más románticos de todos los tiempos. Entradas en Tickantel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)