Avalancha de público en el Ballet Oficial

La historia de amor que aún agota las entradas

Con 22 mil entradas vendidas, se viene “Romeo y Julieta”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Romeo y Julieta

Mañana llega el esperado estreno de Romeo y Julieta, título con el que el Ballet Nacional Sodre cierra su temporada. El espectáculo estrena con María Noel Riccetto y Gustavo Carvalho en los roles protagónicos, y luego rotarán tres elencos de primeros bailarines, hasta el 27 de diciembre. Las funciones son en la sala mayor del Auditorio Nacional Adela Reta, de martes a sábados a las 20:00 y los domingos a las 17:00, no habiendo actuaciones ni el 24 ni el 25 de diciembre.

"Visualmente es un ballet en el cual está todo muy unido, lo que es escenografía, la coreografía y la historia de Romeo y Julieta. Está muy bien contado, muy bien expresado musicalmente, y muy bien combinados, con cada frase musical, lo que hay que interpretar, tanto en la parte bailada como netamente interpretativa. Para mí esta versión es una joya coreográfica: hay otras versiones, pero para mí esta es la que da más posibilidad a los bailarines de sentirse más cerca de los personajes", contó a El País Julio Bocca, director artístico del Ballet Nacional Sodre.

La magistral historia de amor de Shakespeare se materializará en escena, en la versión del reconocido coreógrafo Kenneth MacMillan. Y para dar mayor relevancia al acontecimiento artístico, el montaje se presentará con la participación de la Orquesta Sinfónica del Sodre, que ejecutará la partitura de Serguei Prokofiev, bajo la dirección de Martín García.

La producción de vestuario y escenografía se realizó en los talleres del Auditorio, sobre los diseños originales de Paul Andrews, con el vestuarista uruguayo Hugo Millán al frente, quien siguió las pautas de los bocetos que llegaron desde Londres.

"Es un vestuario muy vistoso, muy seductor. El marco estético de la época es muy atractivo, por el color, por las texturas", señaló Millán, marcando que hay dos grandes ambientes en los que la obra transcurre: uno de corte popular, más vinculado al mercado y a la calle, y el otro el de los palacios y sus fastuosidades.

El título, cuyo estreno mundial tuvo lugar en 1965 por la Royal Opera House, de Londres, promete tanto despliegue coreográfico como escenográfico. "Esta versión te permite hacer el viaje por Verona, de su historia, de lo que era la diversión entonces, y entrar en lo que es el nacimiento del primer amor, desde el primer beso al conflicto: todo lo que le pasa a estos personajes está muy bien logrado, junto con la música. Creo que visualmente va a ser muy rico. En el primer acto, que dura una hora, por ejemplo, tenés seis escenas, en las que hay una variedad de cosas que le obligan al bailarín a ir cambiando mucho y de ir creciendo en su personaje. Y musicalmente está muy bien puesto: es algo natural", agrega, destacando el trabajo de los repositores Gary Harris y Patricia Ruanne.

"Escuchás la música y naturalmente te sale hacer eso que está puesto. La coreografía no obliga a andar luchando, acomodando todo: es todo natural, y da tiempo a los bailarines de respirar, de quedarte de pronto quieto y tomar tu tiempo para respirar, y para pensar. Y eso no pasa siempre en todas las coreografías", indica el director artístico del BNS.

El Sodre representó repetidas veces esta gran historia de amor, aunque en general se echó mano a la coreografía del maestro Serge Lifar. Puesto a comparar aquella coreografía con ésta, Bocca señala: "Son completamente diferentes. La de Lifar es mucho más dramática en relación con esta versión, que es mucho más de esta época. Porque aunque tiene estilo, porque es de una época, los personajes pueden ser de ahora. La de Lifar para mí queda como en ese drama, pero sin pasar por toda esa frescura del crecimiento de los personajes".

A la venta las entradas para el próximo título.

Mañana, unas horas antes del estreno de Romeo y Julieta, se pondrán a la venta las entradas de El Lago de los Cisnes, clásico de clásicos con que el Ballet Nacional Sodre abrirá la temporada 2016. El montaje que se verá en el Auditorio Nacional Adela Reta, se presentará en versión del artista argentino Raúl Candal, exbailarín y coreógrafo, quien ya ha colaborado en otras producciones del BNS.

Candal es una de las figuras más calificadas del ballet argentino, donde entre otros hitos interpretó el Adagietto, de Oscar Araiz. Como coreógrafo y gestor, en 2007 asumió la dirección del Ballet estable del Teatro Colón, donde montó El Lago de los Cisnes, especialmente para la despedida de Julio Bocca.

El título se estrenará el 31 de marzo e irá hasta el 16 de abril. Localidades en la boletería de la sala (Andes y Mercedes) y en TickAntel, desde $ 160 a $ 810.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados