DADY BRIEVA

"Eso de ‘es lo que hay’ es frase de cabecera"

“¿Cómo andas campeón?”, dice del otro lado de la línea Dady Brieva, que hoy a la noche es una de las atracciones de la 51° Semana de la Cerveza.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Querido: así se siente Dady Brieva cuando viene a actuar a Uruguay. Foto: archivo El País

Anda girando con un Recuerdos de barrio, un show entre humorístico y nostálgico que hizo en Montevideo el año pasado, pero que, dice, siempre lo anda renovando. Sobre eso y otras cosas el argentino, un Midachi, habló con El País.

—Su vínculo con Uruguay es muy fuerte y en muchas entrevistas hace mención a eso. ¿Es tan así o se lo dice a todos?

—No. Eso está comprobado científicamente: vas al Fun Fun y preguntás cuántas veces he ido a cantar tango allá. Y Carloncho, el de Curtidores de Hongos, es muy amigo, al punto que los llevé a Agrandadytos en 2006 cuando era muy difícil traer 33 personas de una murga para que canten. Y después paro en el Rancho de Malvín, donde no puede entrar cualquiera, y a mi me aceptaron.

—¿Y de dónde viene ese vínculo?

—Me sentí querido, mirá qué sencillito. Cuando te acarician mirá qué fácil es con nosotros, los de mi generación. Y a mí me gusta Montevideo. La paso muy bien.

—¿Hay un parecido entre Santa Fe o Rosario y Montevideo?

—Yo he establecido un paralelismo entre la cumbia santafecina y el candombe de ustedes. En esa alegría afectada de que no estamos tan bien, pero cantemos. Y eso me parece muy piola. Y yo he rescatado una frase que creo que a ustedes no les gusta y la dijo un periodista deportivo, y es eso de "es lo que hay". Algunos la han tomado como un síntoma de mediocridad, y para mí es muy por el contrario: es una frase de cabecera, porque tiene que ver con cocinar con lo que hay en la heladera, y eso es de sobreviviente. Y no es poca cosa.

—Una cosa que queda claro después de ver algunos de sus números es que las cosas que usted cuenta, son cosas que también hemos vivido en Uruguay. No somos tan diferentes, quizás.

—Yo no noto mucha diferencia, somos como lo mismo.

—¿Incluso con el porteño?

—Del porteño me siento yo diferente.

—Su show parece necesitar una complicidad con el espectador, pero es capaz de hacerlo para un aforo como el de hoy a la noche en la Semana de la Cerveza, un escenario faraónico donde entran 12.000 personas. ¿Cómo trabaja como actor la relación con tanta gente?

—La verdad que soy bastante inconsciente. Salgo a hacer lo mío y destruirlos, a que se caguen de risa y a pegarles en el suelo haciéndoles pasarla muy bien. Para eso estoy y para eso me he preparado durante tantos años. Los movimientos son más grandes en un escenario grande, pero básicamente es lo mismo.

—Aunque suele opinar de política, sus espectáculos no hacen mención a la política…

—No, de ninguna manera. Lo mío es hacer reír y lo otro es ideología. En todo caso esa ideología tiene que ver con hacer un oficio más dignificado y más sostenido y tiene que ver con el deseo de un futuro mejor. Pero en mis espectáculos no hay bandera política.

—En su número hay, dirán los más jóvenes, cosas de stand up. Pero viene de una tradición anterior, la del monologuista y contador de chistes del tipo de Landriscina…

—Nada que ver con el stand up. Lo mío es contar historia sobre una base de lo vivido; el stand up nació mucho después y es muy impersonal, lo podés decir vos o Barack Obama. Acá no, cuando vos contás historias de una tía con un batón y un culo grande que va colgar la ropa con los palillos en la boca, en una caña con un alambre, es por haberlo vivido. Y de eso se trata: recuperar historias que no quedaron grabadas.

—¿Hay nostalgia?

—Mirá, si la nostalgia la definimos como una memoria solamente recreativa, sí. Si solo tiene que ver con tristeza, espero que no ocurra porque no es mi caso. Fui un niño muy feliz. Nos faltaban cosas a los niños peronistas, pero fuimos felices porque éramos niños con esperanza.

Perfil - Dady Brieva


Es actor, conductor (de radio y televisión) y humorista. Saltó a la fama por integrar el trío cómico Midachi junto a Miguel del Sel y Darío Volpato. Como conductor se destacó por Agrandadytos, un programa donde entrevistaba niños desde los 3 hasta los 12 años. También actuó en varias telenovelas como El sodero de mi vida, Los únicos y Guapas. Actualmente está de gira con su espectáculo unipersonal Recuerdos de Barrio, con el que ya se presentó el año pasado.

Nombre: Rubén Enrique Brieva

Nació: 5 de marzo de 1957

Edad: 59 años

Otros datos: Es fan del Club Atlético Colón

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)