Crítica: Gutenberg

"Gutenberg", grandes logros y también algunas sombras

Anoche en Antel Arena se presentó la primera gran producción nacional montada en el flamante estadio

VEA LA FOTOGALERÍA. Gutenberg. Foto: Marcelo Bonjour
Gutenberg. Foto: Marcelo Bonjour
Gutenberg. Foto: Marcelo Bonjour
Gutenberg. Foto: Marcelo Bonjour
Gutenberg. Foto: Marcelo Bonjour

Gutenberg, que se vio anoche en Antel Arena, fue la primera gran producción nacional que se presenta en el flamante estadio, y dejó una sensación mezclada.

Por un lado, algunos de los logros son fantásticos, tanto en el uso de la tecnología digital, como en el trabajo de los artistas en vivo, y fundamentalmente, la fusión entre ambos.

Algunos momentos del show estarán entre lo mejor del año, empezando obviamente por la gran performance de María Noel Riccetto, con una danza que integró muy bien los pasos clásicos con una coreografía contemporánea.

El trabajo en un escenario con 360 grados de frente fue otro de los logros del megashow, y las proyecciones consiguieron un efecto potente, muy bien subrayado por la música. Hubo pasajes coreográficamente interesantes, entre ellos la pareja que parece enloquecer mientras mira por televisión la llegada del hombre a la luna.

Pero como megashow, el espectáculo en su conjunto tuvo momentos en los que perdió potencia, ofreciendo una variedad de lenguajes que no fue fácil redondear orgánicamente. Sin duda el episodio cuatro, con la entrada de Stéphane Chivot y su monólogo cómico, fue lo que más costó integrar al show.

En otros tramos el espectáculo también se vio algo descarnado, sin la unidad que había alcanzado El delirio, el antecedente de este show que se vio el año pasado en el Centenario. Serios problemas de visibilidad en un sector del área denominada Campo hicieron que parte del público se quejara vehementemente, siendo trasladado a otro sector del estadio.
Quien sabe apreciar los avances del arte escénico nacional, seguramente vio anoche algunos logros destacables. Pero el show en su conjunto dejó una sensación de algo desparejo a la hora de pasar raya.

El público aplaudió con fuerza, tanto a las primeras figuras como los efectos digitales, pero se retiró algo frío, y quizá un poco extrañado del resultado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)