ENTREVISTA

Gustaf se presenta hoy en Sala del Museo y dice: "estar con la gente me lo pide el cuerpo"

El humorista se presenta esta noche en Sala del Museo para despedir su monólogo "La galleta de la fortuna" que también se podrá seguir en streaming

Gustaf
Gustaf se presenta esta noche en Sala del Museo para despedir "La galleta de la fortuna". Foto: Darwin Borrelli

Es una noche especial para Gustaf quien se presenta hoy en la Sala del Museo (Rambla 25 de Agosto s/n) a las 21.00. Llega no solo para realizar una función de su exitoso unipersonal La galleta de la fortuna, también para despedir este espectáculo que le dio tantas alegrías y con el que colmó el Antel Arena el año pasado. Las entradas están a la venta por la red Abitab a 565 pesos.

Debido a las medidas sanitarias se habilitaron pocas entradas para ver de manera presencial este show, cuatro personas por mesa. Por este motivo también se podrá ver en streaming con entradas disponibles por RedTickets a 330 pesos.

Gustaf. Foto: Difusión
Gustaf despide "La galleta de la fortuna" hoy en Sala del Museo y por streaming. Foto: Difusión

La última vez que Gustaf se subió a un escenario fue, con este mismo espectáculo en la Patria Gaucha, donde era la primera vez que se subía un actor al escenario mayor. “Había 12.000 personas y fue maravilloso”, recuerda Gustaf quien estaba celebrando sus 25 años de carrera y tenía programado una presentación en Piriápolis el 14 de marzo que tuvo que suspender, así como la gira que iba a realizar por el interior.

“Esta es la ultima función. Me reencuentro con el público para despedir este espectáculo que hice en 2019 y cuyo corolario fue inolvidable para mí con ese escenario 360 grados en el Antel Arena”, agrega este humorista cuyo monólogo valoriza, a través de una historia particular, la suerte y la fortuna para separarla del azar.

Gustaf. Foto: Difusión
Gustaf. Foto: Difusión

—En los primeros meses te recluíste, pero no dejaste de hacer tu programa de radio.

—Siempre estuve en la radio. Feliz día (lunes a viernes de 11.00 a 13.00) que hago en Radio Cero, lo hice desde casa y me mantuvo muy activo con el ida y vuelta con el público, y alimentando eso de que “el humor salvará al mundo”. También intentando que la gente tenga un feliz día dentro de este contexto.

—¿Cómo llevaste esos meses de reclusión?

—Sinceramente me ayudó no dejar el programa. Cuando estalló la pandemia me dije de seguir en el programa, me lo tomé como un deber. Me instalé un estudio de radio en casa, armaba mi rutina, planificaba el programa en contacto con el operador y los compañeros que estaban en el estudio, y ahí estuve un mes y medio hasta que volví. Ese fue el contacto que tenía con el mundo exterior.

Gustaf. Foto: Difusión
Gustaf. Foto: Difusión

—Hasta armaron una cartelera con emprendimientos personales de los oyentes.

—Sí, para que la gente salga adelante y nos cuente cómo lo estaba viviendo. Era para tener una conexión desde el alma con la gente porque no quería retroalimentar la desesperanza. Necesitaba inyectarle eso a quien escuchaba, que estaban como yo. Porque a un actor que le corten la posibilidad de estar con su público, a mí estar con la gente me lo pide el cuerpo, físicamente. Pero intentaba que el programa fuese un salvavidas. Me aferré también a ese salvavidas y seguí gracias a una labor actoral y estando al aire con esa metáfora del respirar.

—Hoy más que nunca, tu frase “el humor salvará al mundo”, es necesaria.

—Sí. Me pasó que mucha gente me escribió y me dijo eso mismo, revalorando esa frase. Porque tal vez puede parecer naif o banal, pero lentamente fue cobrando el sentido que siempre tuvo. Porque es mucho más que una risa. Imaginate que de tantos significados que tiene la palabra humor, el que más me gusta es el cómo circulan por las venas los fluidos y la sangre. Es estar fuerte, estar con las defensas altas, estar espiritualmente fuerte en ese aspecto que no tiene que ver con lo religioso, sino con la hondura del ser humano. Es buscar en ese aljibe las fuerzas para seguir adelante y pelearla. Todo esto creo que tiene que ver con ese gran escudo y espada que es “el humor salvará al mundo”.

Gustaf. Foto: Dawrin Borrelli
Gustaf. Foto: Dawrin Borrelli

—¿En estos meses de aislamiento estuviste escribiendo un nuevo espectáculo?

—A nivel autoral pasé por varias etapas. Cuando me tomé unos días en enero escribí el boceto de un espectáculo nuevo que después estando encerrado y sin teatro, mutó totalmente. Ahora que lo estoy retomando, siento que va a cambiar otra vez cuando lo retome a nivel actoral. Así que en agosto que me tomo unos días de la radio y todo, lo retomo. En el año, ha mutado dos o tres veces este monólogo que no sé cuándo voy a estrenar, si a fines de este año o el próximo.

—Siempre estás muy pendiente de todo lo que conlleva hacer un show. ¿Cómo lo estás trabajando?

—Siempre me interesa el concepto del espectáculo, y qué quiero tratar. Me puse a reflexionar con esto de que al principio, para todos, fue como el fin del mundo. Fue una especie de muerte y me puse a pensar “cuántas veces hemos muerto en vida”, cuántas veces hemos “muerto”, perdido un trabajo, fracasado. Cuántas veces hemos perdido una relación o un vínculo. Y escribo sobre eso, sobre la cantidad de veces que hemos vuelto a resurgir. Y esta tiene, debe, ser una vez más de sobreponernos. Hay una frase de Samuel Beckett que tomo como bandera: “hay que seguir, no puedo seguir, voy a seguir” y creo que ese es el concepto del nuevo espectáculo, el sobreponerse a las circunstancias. Todos intentamos sobreponernos con nuestras herramientas, y creo que por ahí va a ir el espectáculo, lo que no tiene nada que ver con lo que escribí en enero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados