Reseña

Los grotescos delirios de Favio Posca

El actor argentino presentó, en doble función en La Trastienda, su show Lagarto blanco

Favio Posca. Foto: Darwin Borrelli
Favio Posca. Foto: Darwin Borrelli

Hace ya unos cuantos años —17 para ser exacto— este actor argentino quiso traer un espectáculo a Montevideo, al Teatro del Notariado. Cuando alguien vio un adelanto de lo que iba a hacer, sonaron todas las alarmas y Posca —con sus personajes border y bizarros— se tuvieron que refugiar en las tablas de la sala de teatro del Círculo Católico, en lo que sería su debut montevideano.

Pasó un tiempo antes que volviera, pero cuando lo empezó a hacer, selló su vínculo con el público montevideano, que siempre lo recibe con los brazos abiertos y una gran sonrisa, tal como lo hizo con otro performer de aroma transgresor como el catalán Albert Plá (salvando todas las distancias entre ambos, claro).

Nos gustan entonces, los extranjeros que vienen a nuestros escenarios a putear, a hablar sin tapujos del consumo de cocaína (la marihuana perdió su carácter provocador hace mucho ya) y a ser lo más explícito posibles a la hora de referirse al sexo, todas cosas que Posca hace con mucha destreza y experiencia.

Algunos de sus personajes más populares, como Angelito o el Perro, ya superaron la década de existencia, y la familiaridad que se tiene con ellos seguramente influya en el romance que el actor vive con la audiencia cada vez que viene (en ambas funciones, no cabía más nadie en La Trastienda).

Según él mismo ha dicho por ahí, este espectáculo es como un compendio de sus personajes y trucos más populares y conocidos, lo que dejó poco espacio para la sorpresa. Para lo que sí hay mucho lugar es para sus excepcionales dotes técnicas. No son muchos los que consiguen mantener un ritmo tan intenso durante algo más de una hora y media de actuación, en donde se suceden personajes y canciones —musicalmente, es un astuto autor y un intérprete competente— que no dejan mucho margen para otra cosa que no sea la risa catártica y, a veces, el asombro ante la osadía de algunos enunciados.

Pero exceptuando algunos pasajes —como por ejemplo, la aparición en forma de “tráiler” del personaje Astroboy— la materia prima de Lagarto blanco no está entre sus más inspiradas creaciones.

Esta vez, Posca dejó un poco de lado su faceta más exigente y elaborada para recorrer un mundo ya bastante conocido, un viaje que a veces chapoteó en el charco de las repeticiones mecánicas.

Ficha

Lagarto blanco [**]

Dirección, música y guion: Favio Posca. Colaboración: Luiza Cayetana. Vestuario: Key Biscane. Con: Favio Posca. Dónde: La Trastienda. Cuándo: 7 y 8 de agosto (la reseña refiere a la función del martes 7).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)