RAREZA

Un gran texto de Felisberto Hernández llega al teatro en el CCE

Desde mañana se podrá ver una versión escénica de Por los tiempos de Clemente Colling: acá va un repaso de la historia de la obra felisbertiana en los escenarios locales

Devenir Felisberto
Devenir Felisberto, protagonizada por Agustín Urrutia. Foto: Difusión

Mañana en la sala de espectáculos del Centro Cultural de España se estrena Devenir Felisberto, una obra teatral pionera, por llevar al escenario uno de los mayores textos felisbertianos: Por los tiempos de Clemente Colling. Quedará en cartel, de viernes a domingos a las 21.00, hasta el 15 de diciembre. Entradas, $ 330.

En escena, un pianista, Agustín Texeira, tocará composiciones propias, de Felisberto Hernández y de terceros. Y un actor, Agustín Urrutia, apelará a la versatilidad para desdoblarse en más de una decena de personajes. El objetivo, es hacer cobrar vida escénica al gran texto autobiográfico de Felisberto, donde evoca a su maestro de música, Clemente Colling, y a través de ese ejercicio de memoria y escritura, se abre una reflexión sobre los propios mecanismos de la mente.

Devenir Felisberto
Devenir Felisberto, un texto del gran narrador uruguayo convertido en espectáculo. Foto: Difusión

Felisberto Hernández (1902 -1964), compositor y pianista que devino en un egregio escritor, tiene uno de los filones de su obra justamente en ese tránsito que va de la ejecución musical a la memoria y la escritura. Todo en el marco del estudio de la teatralidad: en su obra no solamente aparecen las salas de conciertos y los teatros, sino las escenas armadas, los muñecos de tamaño natural, y la mirada del otro.

La narrativa del autor de El cocodrilo ha sido llevada a escena en varias oportunidades, aunque seguramente todavía no ha sido explotada lo suficiente desde los escenarios. Un pionero en ese terreno fue Alberto Restuccia, quien hacia 1964 (año en que murió el escritor), llevó al teatro El caballo perdido. Lo hizo en la sala Amigos del Arte (en Convención casi Av. 18 de Julio, donde antes estuvo Nuevo Teatro Circular), con un actor (Luis Cerminara) y dos bailarines. El actor realizaba la parte narrativa mientras que la coreografía le daba su correlato escénico.

Alberto Restuccia
Alberto Restuccia, un pionero en llevar la obra de Hernández a las tablas. Foto: Darwin Borrelli

Un hito en la difícil tarea de llevar la prosa de este autor a escena tuvo lugar en 2013, cuando Mariana Percovich montó Proyecto Felisberto. Lo hizo en una casa antigua, por la que el público era conducido, para asistir a escenas desgajadas de la obra de Felisberto. La dramaturgia, de Gabriel Calderón, Alejandro Gayvoronsky, Luciana Lagisquet y Santiago Sanguinetti, hacía estallar la prosa felisbertiana para dejar en el espectador una rara sensación de haber atravesado episodios de la obra del genial narrador.

Otra feliz incursión felisbertiana había tenido lugar poco antes, cuando en Espacio Teatro se hizo África, la muñeca de Felisberto, de Roberto Echavarren, espectáculo basado en un segmento novelesco de la biografía del escritor, vinculado a su matrimonio con la espía soviética África de las Heras. Echavarren, más allá de lo biográfico, jugaba muy bien con las dimensiones de realidad y ficción.

Proyecto Felisberto
Proyecto Felisberto un montaje de Mariana Percovich de 2013.

Hay mil caminos para llevar a Felisberto a escena. En 2015, bajo dirección de Diana Veneziano, se hizo en Platea Sur Los estrafalarios de Hernández, trabajo que integró expresión corporal, teatro, en el marco de un juego escenográfico complejo, que buscó recrear esas enigmáticas escenas llenas de teatralidad del gran narrador.

Desde mañana, Devenir Felisberto da un paso más en esa dirección. La obra, que ganó en 2018 la convocatoria del INAE De la narrativa a la escena, cuenta con dirección de Domenico Caperchione, quien se encargó de la dramaturgia junto con Agustín Urrutia. Sin duda que la idea es estimulante.

Reina Reyes y Felisberto, 1958
Felisberto Hernández junto a su esposa, Reina Reyes
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)