TEATRO

Un gran poeta revive en la música y la actuación

La vida y la obra de Miguel Hernández en el Teatro Victoria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cantante Cristina Fernández. Foto: Difusión

Obtuvo cinco nominaciones a los Premios Florencio el año pasado, ganándolo en el rubro Vestuario, algo que da cuenta de su cuidado montaje. Desde mañana, Me llamo barro, aunque Miguel me llame regresa al Teatro Victoria, donde queda en cartel los sábados a las 21:30 y los domingos a las 19:30. Hay entradas a $ 350 (el sábado 18 no hay función).

Para evocar desde el escenario la figura del gran poeta español Miguel Hernández se recurrió a los propios textos del artista, así como a las semblanzas y anécdotas de algunos de sus coetáneos, como Pablo Neruda. También se buscó conjugar lo visual, lo sonoro y lo rítmico, para lo cual se reunió un elenco de seis actores, junto a dos reconocidos cantantes: Cristina Fernández y Washington Carrasco, quienes interpretarán poemas musicalizados, con el acompañamiento de Carlos Tabárez.

Una serie de imágenes visuales de época irá acompañando la travesía, que va desde la juventud hasta la muerte del poeta. "Hay como dos telas blancas que van hasta arriba del escenario, y forman como una especie de cueva, como las cuevas gitanas. Eso da una profundidad y un misterio muy interesante. Y sobre esas telas van las proyecciones", contó a El País María Varela, la directora del espectáculo, sobre la escenografía de Osvaldo Reyno.

"Si bien Cristina y Washington siempre han estado muy involucrados con la gente de teatro, creo que ellos traen otro público, el público de la música", agrega la directora, quien cuenta con un elenco integrado por Manuel Caraballo, Pablo Isasmendi, Rosario Martínez, Etelvina Rodríguez, Diego Rovira y Pelusa Vidal.

La literatura de Miguel Hernández, además de su belleza en sí, supuso una bandera para más de una generación. Poeta y dramaturgo de especial relevancia en la literatura española del siglo XX, su biografía y su obra se cruzan en sus versos escritos en prisión, siendo uno de los testimonios más hondos de la Guerra Civil Española. "Neruda decía que era lindo recordar a Miguel Hernández desde la luz, cuando se murió en la sombra. Y este espectáculo busca también que la gente joven lo descubra. Nuestra generación lo tuvo muy presente: pero para estas nuevas generaciones, es importante también que descubran a este gran poeta, un autor que murió tan joven, dejando una producción tan importante".

En ese sentido, Varela destaca del poeta español su amplia producción, su sentido ético, y el carácter luminoso de buena parte de su obra, que sin embargo fue escrita en tiempos difíciles. No obstante, la directora reconoce que el arte político ha ido cambiando de forma de expresión escénica. "Uno, en otra época, lo podría haber hecho de otra manera, y en esta época lo hacés de otra. Todo va cambiando y se va modificando según su tiempo. Hoy por hoy, lo más importante de Miguel Hernández es que la gente lo conozca, y que conozca su arte, más allá de lo político", reflexiona Varela, artista de larga trayectoria en el medio.

"Yo empecé en la época dura de la dictadura: eran otras épocas, había que decir cosas que nos unían a todos. Luego todo fue cambiando. Los muchachos ahora están en otras cosas, están más enfocados a la profesionalización, que me parece muy bien. Nosotros ante no teníamos tan claro eso", analiza Varela a la hora de comparar su generación con las generaciones jóvenes actuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados