crítica: No ver, no oír, no hablar

Una gran mentira es motor de una trama

Juan Graña y Bettina Mondino protagonizan en Teatro Circular un espectáculo que va de lo extraño a lo real

No ver, no oír, no hablar
No ver, no oír, no hablar, con Graña y Mondino. Foto: Alejandro Persichetti

Teatro Circular está incorporando dramaturgos emergentes en su programación, con la audacia, y el riesgo estético, que lo nuevo puede implicar. El 25 de agosto pasado estrenó No ver, no oír, no hablar, de Stefanie Neukirch, destacada actriz que desde 2012 forma parte del elenco estable de la Comedia Nacional, y que en este trabajo se puede ver su labor como dramaturga. Y la obra es llevada a escena por Diego Arbelo, también actor, integrante del elenco oficial, quien a su vez viene desarrollando una labor interesante como director y algo como dramaturgo. En suma, se trata de dos actores que van ampliando sus dominios sobre los roles escénicos.

El texto de Neukirch es ambicioso en el compromiso social que expresa, y tiene una cuota de imaginación importante, en la trama que urde en escena. Entre lo inverosímil, lo absurdo y lo poco frecuente, la autora arma una trama sobre actores que son contratados para reemplazar a personas en la vida diaria. Y desde allí plantea situaciones vinculadas a lo verdadero y lo falso, el sentido de la familia y lo familiar, y una serie de temas que son presentados con hondura. Se trata de un texto bien escrito, con buen oído para el diálogo, y con fundamentos humanísticos que lo separan de lo más corriente.

Arbelo, por su parte, dirige la obra con cuidado, agregándole detalles interesantes, que dan cuenta de su vocación para la dirección. Como un ser enigmático que mira hacia el escenario y la platea desde una puerta entreabierta. O los intervalos, que son valorados cromáticamente con luces que dan espesura al clima de la obra, muy duro por cierto.

Quizá el punto más cuestionable del espectáculo es su remarcado tono crispado, que -principalmente para el espectador- puede resultar algo agotador. En las actuaciones, tanto Juan Graña como Bettina Mondino realizan convincentemente sus papeles, poniendo en juego la enorme experiencia que tienen en la material. Y en general el elenco, colectivamente, cumple bien con su cometido.

A su vez este sábado, el Circular estrenará El amigo fantasma, con texto de Fernanda Muslera, y dirección de Moré, ofreciendo así en su cartelera el trabajo de otra dramaturga prometedora.

ficha

No ver, no oír, no hablar [***]

Texto: Stefanie Neukirch. Dirección: Diego Arbelo. Actores: Bettina Mondino, Juan Graña, Martín Castro, Dulce Elina Marighetti. Diseño de escenografía e iluminación: Gerardo Egea. Diseño de vestuario y utilería: Diego Aguirregaray. Traspunte: Mariana Arias. Sala: Teatro Circular, Sala Dos. Funciones: sábados a las 21.00 y domingos a las 19.00.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º