LO NUEVO DEL BALLET DEL SODRE

Un gran espectáculo de amor, pasiones y muerte

Vuelve Hamlet Ruso de la mano de Julio Bocca al Auditorio del Sodre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Hamlet ruso es una puesta diferente del Ballet del Sodre. Foto: EFE

Este jueves el Ballet Nacional del Sodre vuelve a presentar Hamlet Ruso en el Auditorio Nacional Adela Reta. Esta vez serán 14 funciones que irán desde el 24 de marzo al 7 de abril (martes a sábado a las 20:00, domingos a las 17:00). Las entradas van desde los 60 a los 850 pesos; se compran por Tickantel y en la boletería del Auditorio.

Se trata de la reposición de un ballet que fue un éxito cuando se presentó como el cierre de la temporada de 2013, vendiendo casi 15.000 entradas.

El creador de esta propuesta es Boris Eifman, el gran coreógrafo contemporáneo ruso que logró fusionar exitosamente parte de la historia de su país con la obra de William Shakespeare, en un espectáculo que combinaba tanto la danza como el teatro.

Esta pieza estrenada en junio de 1999 por el Ballet de San Petersburgo, toma como elemento principal el clásico de Shakespeare para mezclarlo a partir de la danza con los dramáticos hechos que sucedieron tras la muerte del zar Pedro III.

Si bien su hijo Pablo era el legítimo heredero al trono, este se ve desplazado por su madre, Catalina la Grande, quien gracias a rebuscadas intrigas intenta quedarse como reina regente luego del asesinato del monarca.

A diferencia del príncipe de Dinamarca, Pablo llega a reinar tras la muerte de su madre, accediendo al trono como Pablo I, aunque solo se mantuvo en el poder por cuatro años, ya que murió asesinado. Por este motivo su pueblo lo bautizó como el Hamlet ruso.

Así, este ballet que se repone el jueves, es el más oscuro y dramático que ha representado la compañía que dirige Julio Bocca, que además cuenta con escenas eróticas (algo poco común en el ballet clásico), y donde la iluminación toma un rol preponderante, llegando a ser un personaje más gracias a los juegos de luces y sombras que logran poderosos cuadros.

Es que Hamlet Ruso es más que un ballet, es un espectáculo que utiliza los cuerpos de los bailarines (y sus dotes para la interpretación) para contar una historia que tiene una gran carga psicológica. También hay algo de ilusión, gracias a figuras y seres incorpóreos que se transforman y conviven con los personajes a lo largo de toda la obra.

Para musicalizar este ballet se utilizan dos obras de compositores alemanes, Ludwig Van Beethoven y Gustav Mahler. Mientras el primero le da el tono festivo, el segundo le da el tono dramático para la segunda parte donde se conjugan las pasiones y la muerte.

Grandes obras este año.

El Ballet Nacional del Sodre ya tiene un cronograma bastante cargado para este año que incluye propuestas que se han presentado con éxito en temporadas anteriores. Una vez que terminen las funciones del ballet que se estrena este jueves, el BNS se va a Buenos Aires para presentar Hamlet Ruso en mayo en el Teatro Maipo.

A fines de mayo también volverá a presentarse Don Quijote, nuevamente con coreografía de los argentinos Silvia Bazilis y Raúl Candal, basada en el trabajo original del francés Marius Petipa.

Desde el 27 de julio y hasta el 6 de agosto el BNS volverá a hacer ballet contemporáneo en la Gala de Ballet VI. Este año estará integrado por las piezas "Themes and Variations" de George Balanchine; "Chacona" de Goyo Montero, y "Encuentros" de Marina Sánchez.

Del 20 de septiembre al 4 de octubre se repondrá Romeo y Julieta del coreógrafo Kenneth MacMillan con música de Serguei Prokofiev.

Cerca de Navidad volverá a presentarse lo que ya es un clásico por esas fechas, El Cascanueces, nuevamente con coreografía de la argentina Silvia Bazilis y música de Piotr Ilich Tchaikovsky.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)