Crítica de Teatro

Trabajar con la gracia de lo chiquito

Hasta mañana domingo sigue el Festival Temporada Alta de Girona, en el marco del cual se presentó un espectáculo nada común: Mi gran obra, que se vio el pasado jueves en tres funciones para poco público. Creada, dirigida e interpretada por David Espinosa, la obra se dio en un salón del Centro Cultural de España, con entrada libre.

El artista recibió al público antes de entrar al salón, y explicó que la obra es para pocos espectadores, y que tiene que organizarlos por altura, contemplando también a los espectadores de baja visión.

Una vez en la sala, los espectadores fueron organizados junto a una mesa, en una pequeña gradería: sobre cada butaca, unos binoculares esperaban al que la iba a ocupar. El artista dio indicaciones sobre cómo usarlos, y comenzó la función.

Espinosa no solamente manipuló sobre la mesa centenares de pequeñas figuras que entraban y salía de la mesa a ritmo por momentos frenético. También se hizo cargo de las luces y del sonido, manejando además una pequeña pantalla su sumaba videos.

Una orquesta militar, una banda de rock, animales, coches, un helicóptero, y muchos objetos más armaron una historia muda, llena de sugerencias. Con algo del modo en que juegan a veces los niños, el artista creó climas, jugó con las escalas, y conquistó a una platea que lo aplaudió con simpatía.

Mi gran obra ****

Centro Cultural de España - Creación, dirección e interpretación: David Espinosa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)