CRÍTICA - TEATRO

Cómo se gesta la violencia en el aula

El último estreno de El Galpón, Bang Bang, estás muerto, bajo la dirección de Dante Alfonso, es una apuesta joven e intensa, que se puede ver los fines de semana en la sala César Campodónico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Bang. bang, estás muerto". Foto: Alejandro Persichetti

El clásico texto del norteamericano William Mastrosimone, se publicó en 1999 y se representó en más de 2.500 escuelas de Estados Unidos. Ahora llega a los escenarios locales, 17 años después de su publicación, en un momento de discusión sobre la tenencia de armas, desde un tiempo cuando la discriminación y violencia entre jóvenes todavía no se llamaba "bullying", y que hoy está vigente.

A grandes trazos, el texto trata sobre la violencia y el bullying en centros educativos. Así, Javier, un joven inteligente y estudioso, convive con los fantasmas de seis de sus compañeros a los que mató de seis balazos, que lo atormentan día y noche buscando una respuesta y como forma de venganza. De este modo, en una suerte de flashback, se van narrando los conflictos y los acontecimientos que terminan desencadenando los asesinatos: la manipulación, la presión de los padres, la discriminación de sus compañeros y algunos determinados hechos de la infancia que terminan teniendo consecuencias en la adolescencia. "Cuando tenés un arma podés contra todo", dice Javier, y esa misma hipótesis es la que lo condena.

Con una escenografía minimalista, el director logró una puesta totalmente dinámica, que en algunos momentos roza lo performático. Así, con un dispositivo móvil que se adapta a las escenas y poco más sobre el escenario, la obra, de una hora de duración, transita con una intensidad constante. El trabajo de los siete jóvenes es altamente demandante a nivel actoral, especialmente en lo corporal.

La intensidad de la obra, además de estar en el texto, es aportada por las formas de abordarlo. En muchas ocasiones los parlamentos son dichos por todos los actores a la vez, y el efecto de tormento que genera es brutal: "Hacés de tu cara una máscara, una máscara que esconde el dolor, el dolor que carcome tu corazón, un corazón que nadie conoce", repiten al unísono los compañeros de Javier, y no dejan descansar al espectador.

Además, en más de una oportunidad las actuaciones son acompañadas por proyecciones audiovisuales de imágenes violentas reales en las paredes de la gran sala, que envuelven y hasta desesperan.

Las actuaciones de los siete actores son buenas (muy buenas) y es un acierto de El Galpón haber convocado a estos jóvenes; la energía y la vitalidad son fundamentales en este espectáculo.

La violencia ya había sido trabajada por el director anteriormente en obras como Recreo, de Carlos de Urquiza, Gabriel Fernández Chapo y Luz Rodríguez Urquiza, y El ala quebradiza de la mariposa, de Santiago Sanguinetti. La temática vuelve a ser una constante para Alfonso en esta ocasión, y es un aspecto a destacar que se trata sin caer en el morbo. Es una obra que no critica, no cuestiona, no ofrece soluciones ni tiene una postura concreta. Es una obra que muestra y expone, y eso es más que suficiente.

Bang, bang, estás muerto [****]

Texto: William Mastrosimone. Dirección: Dante Alfonso. Elenco: Melisa Artucio, Nuria Fló, Andrés Guido, Santiago Lans, Pablo Musetti, Alejandro Sterenstein, Cecilia Yáñez. Traducción: Minia Ripoli. Escenografía: Florencia Wenzel. Vestuario: Analia Valerio. Música original y diseño sonoro: Paolo Grosso y Gonzalo Varela. Luces: Leticia Skrycky y Erika Del Pino. Trabajo corporal: Carolina Besuievksy. Realización de imágenes: Julio Sánchez y Julio Porley. Sala: César Campodónico, de Teatro El Galpón, Av. 18 de Julio 1618. Tel. 2408 3366. Funciones: sábados a las 21:00 y domingos a las 20:00. Entradas: $ 350

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados