STAND UP

Germán Medina llega mañana al Teatro de Verano y habla de su nuevo show "Gigante"

Mañana, a las 20.00, Germán Medina se presenta en el Teatro de Verano con su nuevo espectáculo, "Gigante" que ya agotó las 4.500 entradas

Germán Medina. Foto: Difusión
Germán Medina, mañana en el Teatro de Verano con "Gigante". Foto: Difusión

Mañana, el comediante uruguayo Germán Medina se presenta en el Teatro de Verano con su espectáculo Gigante que tiene entradas agotadas. Y Medina ya piensa en el año próximo, dice que le gustaría hacer un Antel Arena y, por qué no, también un especial para Netflix.

—¿Qué se siente llegar al Teatro de Verano habiendo agotado las entradas del show Gigante?

—Es una locura. Primero era un show de humor y ahora es de agradecimiento. Es un show para que la gente se ría pero también para decirles gracias con el show más completo que puedo darles. Cuando vi la velocidad con la que se vendían las entradas, esto tomó otro color y ya es una fiesta.

Germán Medina. Foto: Difusión
Germán Medina. Foto: Difusión

—Una fiesta que coincide con tus 10 años haciendo Stand Up.

—Sí, y por eso hay mucha gente que me viene viendo desde hace varios años, otra que nunca me vio, y todos se van a juntar mañana. Y 4.500 personas es mucha gente, si los que van a verme me votan y convencen a cuatro más de votarme, salgo diputado. Sería muy gracioso tener un terraja diputado, aunque ya hay algunos terrajas que son diputados y están en traje; yo iría de remera y vaquero. Igualmente es mucha gente y para un artista que hace monólogos, no es común poder hacerlo en el Teatro de Verano.

—¿Es difícil llenar 4.500 butacas haciendo Stand Up, un género que todavía no está instalado del todo en nuestro país?

—Sí, pero ganas de reír tiene todo el mundo. Igual, es el público el que logra eso. Creo que el show del Teatro de Verano me brinda mucho más cariño que las risas que les puedo dar a ellos. Hay mucha gente talentosa que el público no acompaña, pero en mi caso el público supera todo. No sé bien qué está pasando, pero soy eternamente feliz y agradecido. No sé cómo voy a hacer, pero me propuse darle un beso a los 4.500 espectadores. Y todo sin ser una figura televisiva, no tengo medios que apalanquen lo que estás haciendo.

Germán Medina. Foto: Difusión
Germán Medina. Foto: Difusión

—Igualmente son 10 años de carrera.

—Pero recién arranqué. Me sentiré muy joven, pero 10 años no es nada. Dentro de cinco años voy a intentar ser mucho más gracioso, porque esto es un camino, y siento que no llegué a ningún lado. No es una sensación, es una certeza. Estoy en un camino que es poder vivir de lo que amo el mayor tiempo posible y por eso necesito que la gente me apoye, obviamente, porque vos podes pretender vivir del arte en Uruguay, pero si la gente no te acompaña, no se puede. Entonces, la principal razón por la que sostengo estos 10 años es por el público que es el encargado que puedas sentirte bendecido. Porque vivir de lo que amo, que se llame arte, y eso sea en Uruguay, es medio complejo de pensarlo. Además tengo un hijo, mi mujer hace lo mismo que yo, lo que es bueno porque entiende y sostiene, pero también son dos que no tienen trabajos ortodoxos en la familia. Y si bien el trabajo solventa, no es tradicional o común en Uruguay.

—¿Cómo se logra generar una relación de cariño con el público?

—Trato que esa relación sea lo más cercana posible. No concibo a un artista distanciado de su público. Cuando vas a verlo su nombre está en la entrada, su cara en el afiche, el lugar, las luces y el micrófono, todo está dispuesto para él. Y cuando se enciende la luz, tenés que acercarte con todas esas cosas que te alejan. Y acercarte es hablarles, contarles con honestidad cosas que los incluyan, mirarlos, escucharlos porque el público en el humor habla con las risas, los aplausos, cuando miran el celular o se van, todas esas cosas te dicen algo. Y me parece que el artista es quien tiene que adecuarse al público y no al revés. El público ya se adecuó al artista cuando arma la salida, se baña, se toma un ómnibus para verte, deja los hijos, pierde tiempo de su vida por ir a verte. Por eso para mí la cercanía con el público es el quid de la cuestión.

Germán Medina. Foto: Difusión
Germán Medina. Foto: Difusión

—El humor es una profesión de tiempo completo.

—Sí, esas son dos palabras que se adecuan bien a lo que hago, porque son las 24 horas del día.

—¿No es demasiada intensidad?

—Sí, pero es como comer chocolate. Si te digo que podés comer las 24 horas del día, puede que no sea saludable, pero está buenísimo.

—¿De qué vas a hablar en Gigante?

Gigante es un espectáculo que lo comparo con las bandas de música que presentan su nuevo disco y hacen éxitos. No sé si tengo éxitos pero voy a hacer cosas que hice hace ocho o nueve años y me divierten mucho. También voy a hacer unos 50 minutos que son nuevos para el público, y voy a cometer la locura de estrenarlos ante 4.500 personas. El clima va a ser festivo y va a haber un montón de sorpresas que más vale no adelantar. Sí van a estar la murga La Trasnochada, varios músicos, también Pablo Magno, Pablo Oyenard y Seba González que son mis amigos y además compañeros de elenco por muchos años, y todos ellos son gigantes para mí porque me han ayudado y aguantado siempre, porque no soy fácil. Me preocupo mucho por la efectividad humorística, y si algo no funciona soy el primero en decir de sacarlo. También va a estar mi señora, Lucía Rodríguez, que es una de las mujeres más talentosas que conozco y hablando de aguantarme, ella se lleva todos los premios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)