Mariana Percovich

"Yo no soy una figura política"

El jueves 9 último, asumió el cargo de directora del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo, siendo un nuevo hito de su carrera como directora teatral y gestora cultural en el ámbito público y también en el privado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Tomo licencia del teatro, al que volveré cuando deje el cargo"

Luchadora por los derechos de género, artista experimental y provocadora, Percovich también ha destacado en importantes cargos públicos, entre ellos la dirección de la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático, cargo que deja para asumir este nuevo desafío.

—¿Cómo surgió este nombramiento?

—Me llamó el Intendente para ofrecerme el cargo. Hablamos y acepté, le dije que además de amar Montevideo, como mujer que ha pedido y luchado por el espacio para las mujeres en la política y en la vida social y cultural, no podía decir que no. Tampoco como frenteamplista independiente. Cuando llega el momento de aportar para el bien común y trabajar con los ciudadanos y las ciudadanas, hay que hacerlo.

—¿Va a continuar con sus trabajos como directora teatral?

—Eso ya está decidido: dejo la actividad teatral directa mientras esté en el cargo. No así la académica. Continuaré dictando algunas clases o viajando a dictar conferencias o seminarios internacionales. La carrera académica no creo que deba pararla. Porque me permite estar actualizada y en contacto con la reflexión y el pensamiento. Con los jóvenes. Lo conversé con el Intendente y él estuvo de acuerdo en que mantenga ese lazo con la actividad académica, en la medida que no comprometa mi trabajo y tenga algún tiempo para eso.

—¿Usted estaba preparando un montaje sobre Shakespeare y su mirada de la mujer?

—Sí, Mucho de Ofelia: será mi despedida de la dirección teatral por estos años en los que trabajaré en el equipo de gobierno departamental. Voy a tomarme una licencia del teatro, al que volveré con toda mi pasión cuando deje el cargo. Para dar garantías a todos y todas. Para que mis energías se concentre en trabajar en un sentido amplio y en el territorio. No voy a tener tiempo para extrañar los ensayos, seguramente. Y podré acompañar las miles de formas en las que se hacen cosas hermosas en esta ciudad. Ofelia queda cuidada con un gran equipo: la idea es estrenarla el sábado 8 de agosto en la Sala Hugo Balzo, del Auditorio Nacional Adela Reta.

—¿Por qué cree que la gente de teatro viene ganando espacio en la gestión cultural pública, como también el caso de Sergio Mautone en la dirección de Cultura del MEC?

—Porque las artes escénicas tienen como natural y asociada la gestión. Hay que armar equipo, pensar en gestión y producción, pensar presupuestos y pensar en el público. Somos una generación que se formó en gestión gracias a la generación anterior, la de Gonzalo Carámbula, Thomas Lowy, Hugo Achugar. Ellos abrieron cursos, nos formaron, nos hicieron reflexionar en esos temas. Y ahora nos toca tomar la posta.

—Usted conoce el ambiente municipal, por sus años en la EMAD. ¿La Intendencia es dura para los cambios?

—Creo que hay mucha gente con ganas de aportar y trabajar. También que es importante fortalecer el lugar de trabajadores y trabajadoras para el bien común, de la función pública con la dimensión y responsabilidad necesarias, y asumir los cambios y arriesgar, ser audaces en la gestión. Hay que seguir trabajando en reordenamientos y potenciar el trabajo en conjunto. En eso se pondrá un gran énfasis.

—¿La Intendencia tiene mucho personal desaprovechado?

—No es lo que veo en Cultura. Cuando hay proyectos y planes de gestión que entusiasman, veo a la gente entusiasmada.

—¿Cree que para el nombramiento pesó más su carrera artística o la de gestora?

—Creo que la combinación de ambas cosas. Supongo también que tanto m is dos períodos en la EMAD, como mi gestión en el Ministerio de Cultura, la creación del INAE, y mi trabajo cultural, tienen que ver con mi designación. En la Escuela en el último período se trabajó mucho transversalmente, se generó un gran cambio con la participación de todas y todos. Algo de eso supongo que se vincula.

—¿Siente que es un cargo muy político?

—Siempre fui frenteamplista. Fui militante en mi juventud. Luego milité en la construcción de la cultura pero desde el trabajo creativo. Apoyé en una lista al IR, por la cantidad de figuras jóvenes y mujeres en sus filas. Creo en la renovación generacional y en la necesidad de dar espacio a las mujeres. Pero no soy orgánica de ningún movimiento ni grupo político. Soy parte del equipo de independientes del nuevo Intendente.

—¿Cuáles van a ser sus primeros pasos?

—Ya estamos trabajando con los diferentes equipos sobre el programa de gobierno de la ciudad y sus énfasis. Comenzamos a ordenar la gestión interna, a preparar el plan estratégico, a prepararnos para la elaboración del presupuesto. Conversar mucho con los y los funcionarios del departamento y con las organizaciones sociales y culturales.

—¿Qué le dijeron a la hora de ofrecerle el cargo?

—La importancia de trabajar en equipo. La importancia de estar en la ciudad y de la escucha a los ciudadanos. El trabajo transversal y el compromiso. Todos aspectos que me entusiasman.

—¿Se siente una figura política?

—No. No soy una figura política. Soy una trabajadora de la cultura, una gestora, una docente. Y peleo por el lugar de la mujer en la sociedad.

Perfil.

Nombre: Mariana Percovich - Nació: Montevideo, 1963 - Detalle: Directora de teatro, profesora de Literatura.

SABER MÁS

Una audaz y polémica directora.


Docente especializada en historia y teoría del teatro, trabajó como periodista, crítica de teatro y locutora. A mediado de los años noventa saltó a la dirección teatral, con una seguidilla de montajes que la ubicaron entre lo más novedoso de la cartelera de espectáculos. "Juego de damas crueles" (de 1997), "Cenizas en mi corazón" (1999) son algunos de aquellos ejemplos, en los que trabajó en espacios teatrales no convencionales, es decir, fuera de las salas de teatro.

Además de difundir en la escena local a autores extranjeros, aportó numerosos textos propios. Entre sus polémicos montajes se recuerda "Bodas de sangre", que realizó con la Comedia Nacional en 2008.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados