VACACIONES DE PRIMAVERA

Evangelina Rodríguez, del carnaval de las promesas a protagonizar el éxito "Matilda"

La pequeña actriz y cantante de 11 años pisa firme el escenario de La Trastienda con Matilda, el musical

Evangelina Rodríguez
Evangelina Rodríguez, interpreta a Matilda, en La Trastienda. Foto: Marcelo Bonjour

En realidad, no es tan común poder tener en la cartelera de teatro infantil un espectáculo como Matilda, el musical, una obra que es original en varias direcciones, desde el contenido del libreto hasta las coreografías. Hoy, el musical, sobre el libro de Roald Dahl, da su última función en La Trastienda, en doble horario, a las 15.30 y a las 20.00. Entradas en Abitab, a $ 550 y $ 750.

El espectáculo, bien puesto en escena, está lejos de muchos espectáculos infantiles locales. De hecho, comienza en el ginecólogo, cuando la madre de Matilda se entera que está embarazada. A partir de allí, tiene muchas escenas de argumento crudo, episodios de crueldad, que lógicamente están en contrapunto con el carácter idealista y justo de la protagonista, Matilda. Quizá el espectáculo sea más bien para chicos grandes que para niños chicos. Aunque el público sigue la obra con atención, tanto adultos como niños. No es un espectáculo que alborote todo el tiempo a la platea, sino que el público lo sigue con atención y cierto silencio. Nacho Cardozo es el que más sabe comunicarse con los espectadores, con pequeños toques que mueven a la risa del público. Y la protagonista, Evangelina Rodríguez, de 11 años de edad, se expresa con gran soltura escénica.

Matilda, el musical
Matilda, el musical. Foto: Difusión

-¿Contame cómo llegaste al protagónico de Matilda, el musical.

-Empecé en el carnaval de promesas y ahí surgió un video. Y el director de Matilda lo vio, le gustó, y vine, hice el casting y quedé. Yo nunca estudié nada de actuación, pero en el carnaval de promesas aprendés canto y actuación, y con este año, ya son tres que estoy en carnaval de las promesas. Por suerte, a mí no se me complica nada, me encanta actuar y todo lo relacionado con el arte. Cuando subo al escenario disfruto mucho. Espero seguir actuando.

-¿Cómo es hacer de Matilda?

-Me gusta mucho el papel de Matilda, es precioso interpretarlo. Ella es una niña muy inteligente, carismática. Matilda es bastante pícara, y yo también tengo mi ‘picarez’, aunque no sé si existe esa palabra. Eso creo que tengo en común con ella. Ella sabe cuándo hacer las cosas: nunca se queda quieta. Me gusta de Matilda que cuando hay que hacer algo, lo hace. Me encantaría ser así. En la obra, Matilda tiene sus compañeros de clase, que la reciben muy bien. Y su mejor amiga, y lo que sería su madre de corazón. Y por otro lado, los padres, que es otra historia. Ellos no la quieren, ella siempre quieren leerles algo, y ellos no quieren. El padre está siempre en sus negocios.

Matilda, el musical
Matilda, el musical, un original espectáculo para chicos. Foto: Difusión

-¿Cómo pesó sobre tus estudios empezar a actuar?

-Yo estoy en sexto, y cuando en el colegio se enteraron que iba a hacer Matilda, el maestro se puso a disposición, y me dijo que algún día podía faltar llegaba a ser necesario. Porque es una suerte tener la oportunidad de hacer esto. Yo a la escuela voy de mañana y salgo como a la una y media. Y me quedaba toda la tarde libre para los ensayos. Hubo que ensayar mucho, cinco meses, para llegar bien con el show pronto en la primera semana de julio. Y ahora hicimos unos ensayos de repaso. Para mí esto es normal, ir a la escuela y actuar. Me encanta cuando termina el espectáculo que se saquen fotos conmigo. Me encanta que me feliciten. Pero la humildad ante todo, eso es lo más importante, no mirar a nadie desde arriba.

-Supongo que aprendés mucho de actuación haciendo Matilda.

-Como empecé en el carnaval de promesas, eso fue muy bueno porque te ayuda a soltarte con la gente. Y yo ya traía eso, y me ayudó a venir más preparada a la obra. Y ahora haciendo Matilda aprendí muchas cosas, sobre todo solucionar problemas que suceden arriba del escenario. Antes de entrar al escenario hay que tener bien aprendida toda la letra. Y aprender bien todas las entradas al escenario. Tenés que manejar todo eso, como controlar el caos arriba del escenario. A mí me gusta estar tranquila, con paz arriba del escenario. Yo siempre estuve muy relacionada a la parte artística, y espero seguir en esto. Me encanta la música. Me encanta Lali Espósito. Y Billie Eilish.

Matilda, el musical
Matilda, un musical bien contemporáneo. Foto: Difusión

-¿Por qué te parece que Matilda, el musical le gusta tanto a los chicos?

-Creo que tiene que ver con que Matilda es una película muy famosa, la mayoría de los niños la conocen. Y les encanta. En general a todos la obra les gusta mucho. El vestuario está muy bueno, Nacho Cardozo prestó vestuarios de él, que tiene pila, y están fantásticos. Y las canciones gustan mucho, como que cada una es para cada personaje. Una niña que tenga superpoderes atrae mucho. Creo que es una obra graciosa, pero que deja un mensaje: no te quedes de brazos cruzados cuando hay que hacer las cosas. Eso lo dice Matilda en una canción.

-¿Tus compañeros de colegio qué te dicen?

-La mayoría de mis compañeros de clase me fueron a ver al teatro, y es muy importante eso para mí. Y hay algunos que van a venir de nuevo. Toda mi familia desde el principio me apoyó, y eso es muy importante para mí. Mi madre, mi padre, mi hermana. Y vinieron a ver y lo primero que hicieron fue felicitarme, llorar.

Matilda, el musical
Matilda, el musical, últimas funciones en La Trastienda. Foto: Difusión

-¿Para vos es cansador hacer el espectáculo?

-Es cansador hacer la obra, pero si lo hacés como una pasión, como algo que te gusta, nunca te aburrís. Lo disfrutás. Yo hago las dos funciones del mismo día igual, no hago una con más ganas que otra. En estos días de doble función, entre una función y otra comemos, y jugamos con los niños. Al teatro nos piden que estemos a la una, y salimos como a las 10 y algo. A casa llegamos a las 11.

-¿Les pasa que les tiene que decir que no armen demasiado bochinche?

-Sí, porque somos niños. Nos llevamos muy bien. Nos hicimos amigos, porque la mayoría no se conocían. Nacieron nuevas amistades, y ahora estamos disfrutando un montón, jugamos, charlamos. Tengo otro grupo de amigos además de los del colegio. A veces hacemos bochinche, porque hablamos muy fuerte, y nos dicen que nos callemos, porque necesitan algo de silencio para ensayar. 

Matilda, el musical
Matilda, una buena producción uruguaya. Foto: Difusión

-¿Pensás usar un nombre artístico?

-Por ahora me dejo éste. A mí la cosa de los nombres se me hace muy difícil escoger. Por ahora no tengo ningún nombre artístico. Capaz que más adelante pueda ponerme uno, cuando alguno me guste. Por ahora soy Evangelina Rodríguez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)