crítica: La golondrina

Estela Medina es un papel de mucho brillo

En Teatro del Notariado se presenta de sábados a lunes una interesante obra del catalán Guillem Clua

La golondrina
La golondrina, con Estela Medina y Marcos Valls. Foto: Alejandro Cámara

Un texto ideal para una actriz intensa, que durante casi dos horas debe enfrentar un texto largo, lleno de picos dramáticos. Y Estela Medina encuentra en él la posibilidad de un notable trabajo actoral, en el que hay intensidad dramática pero también distintos tipos de climas, bien modulados. Marcos Valls la acompaña poniendo sobre el escenario su experiencia de actor. Claro que La golondrina no es para público frívolo: en tiempo real, la obra transcurre como un gran diálogo, extenso, argumentalmente bien hecho, y lleno de ideas e ideologías.

El autor, catalán, construyó un texto con varios valores, instalando desde el escenario un debate sobre homosexualidad y discriminación, con el tema del terrorismo como telón de fondo. El dramaturgo mantiene la obra en tensión, con pocos decaimientos, agregando toda una serie de episodios que hacen crecer la ficción. Guillem Clua es autor de Smiley, que esta temporada se hizo en Montevideo, y en la que el tema de la homosexualidad era abordado en clave de humor, aunque con profundidad. En este título que recién se estrenó, el autor plantea asuntos y puntos de vista de interés, aunque finalmente el alegato parece ganarle terreno a la reflexión.

Pero desde el punto de vista estético, el interés principal está en la actuación de Medina, que identificada de lleno con el personaje, parece rejuvenecer 15 o 20 años. La intensidad que le confiere la actriz a su personaje, lo compacto de la composición, es un placer de ver. La intérprete realiza, por ejemplo, todo un preciso trabajo con los objetos (reales e imaginarios), en una composición que parece inscribirse en las enseñanzas de Lee Strasberg. La expresión del dolor, fronteriza con la locura, alcanza cotas de excelencia. El rol de Valls iba a estar en manos de Rogelio Gracia, y esa ausencia fue una pena. De todos modos, Valls es un gran partenaire, y completa el lucimiento de la obra.

La Golondrina [****]

Dirección: Gerardo Begérez. Elenco: Estela Medina y Marcos Valls. Vestuario: Nelson Mancebo, con realización de vestuario a cargo de Rubens Reyes. Música original: Carmen Pi. Luces: Leonardo Hualde. Escenografía: Gerardo Bugarín. Sala: Teatro del Notariado. Guayabos 1727. Funciones: sábados a las 18.00, domingos a las 17.00 y lunes a las 20.30. Tickantel, $ 480.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º