crítica

Para un espectador con disciplina

De Shakespeare y su gran legado literario se han visto en esta ciudad algunos muy buenos ejemplos, empezando por el Hamlet que la Shakespeares Globe Theatre Company trajo el año pasado al Teatro Solís desde el corazón de Londres, bajo dirección de Dominic Dromgoole y Bill Buckhurst.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un gran personaje ofrece el actor Walter Rey.

Y también magistrales versiones que se inspiran en aquella gran dramaturgia, modelo de modelos, para armar una obra actual. En esa línea, La máquina idiota, escrita y dirigida por el argentino Ricardo Bartís que montó en el Museo del Carnaval también en la temporada anterior, es una excelente relectura de la tragedia del príncipe de Dinamarca. Entre esos dos extremos se pueden ubicar numerosos montajes sobre este autor: el que ofrece ahora El Galpón es uno más de ellos.

El aspecto más destacable del mismo es la actuación protagónica de Walter Rey, que asume encarnar a un personaje exigente, que le demanda mucho física, actoral y emocionalmente. El veterano intérprete se pone la obra sobre sus hombros, transitando el largo trayecto que va desde el soberano reinante, a la pérdida del poder, y desde la toma de conciencia de la desigualdad social hasta el conocimiento de sí mismo. Rey asume el rol desde una actuación naturalista que no exagera, comunicando con el gesto y la palabra justos.

El actor genera también momentos de buen teatro con otros intérpretes de la compañía, como Dardo Delgado. Y algunos intérpretes de generaciones posteriores lo apoyan con solvencia, como es el caso de Bernardo Trías. Otro aspecto relevante del montaje es el texto, que también logra un buen equilibrio entre pasado y presente, entre el legado del bardo inglés y lo que un espectador de hoy puede asimilar desde la butaca sin perder la paciencia. Haber incluido algunos pasajes en verso fue un acto sensible, que habla de un equipo de trabajo empeñoso.

Desde la dirección, Pereira buscó servir el texto con cierta agilidad, aunque el espectáculo avanza por momentos con lentitud. El director también apeló a los rubros técnicos para dotar al montaje de atractivo visual, buscando efectos en el vestuario, la escenografía y los efectos digitales. Al respecto, la indumentaria tiene algunas piezas de interés, la escenografía está bien concebida, sin ser demasiado innovadora, y la pantalla brinda imágenes que subrayan las situaciones que se representan.

No es fácil para el espectador de hoy asistir a un montaje de estas características. Quizás los más entendidos en literatura lo disfruten más, por la capacidad de reencontrarse con el texto en la escena. Pero para el espectador corriente, parece un programa algo cansador.

SABER MÁS

Rey Lear [**]


Texto: William Shakespeare. Dirección: Sergio Pereira. Música: Juan Agüette. Vestuario: Verónica Lagomarsino. Escenografía: Gerardo Egea. Intérpretes: Walter Rey, Dardo Delgado, Luis Fourcade, Nadina González Miranda, Soledad Frugone, Analía Gavilán, Marcos Zarzaj, entre otros. Sala: César Campodónico, El Galpón, Av. 18 de Julio 1618. Funciones: Viernes y sábados a las 20 horas y domingos a las 19 horas, hasta el domingo el 9 de agosto. Entradas: $ 300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados