Teatro

Escenas de una aldea rusa en pleno siglo XXI

Mañana en El Galpón se estrena “Los pequeños burgueses”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tras una gran protagónico en "El Rey Lear", Rey vuelve con un texto de Gorki. Foto: A. Persichetti

La obra no plantea el desarrollo de un único conflicto. Es como si tomara pedazos de las vidas de los personajes, en esta casa que tiene el protagonista, en la que alquila habitaciones. Y esos personajes de algún modo simbolizan distintos estratos sociales de la Rusia de entonces", explica a El País Héctor Guido, director a cargo de Los pequeños burgueses, de Máximo Gorki, que mañana sábado 20 sube a escena en la sala mayor de El Galpón.

Guido, también a cargo de la versión, trabajó sobre el texto original, y sobre otras versiones, como la de Mauricio Kartun, a la vez que tomó textos interpretativos sobre la obra, para ir llegando a un resultado sintético. "Trabajamos sobre la extensión del original, y sobre las reiteraciones: me preocupaba que uno en 1902 se sentaba a ver una obra de teatro y creo que el autor siempre temía que algunos temas no quedaran muy claros. La libertad que me tomé es porque nunca tuve la intención de hacer una reconstrucción de la obra. No me interesó hacer una pieza de museo. Fui a lo sustantivo, respetando el mensaje, la anécdota, y ser fieles a eso, desde un teatro más ágil escénicamente", señala el director.

En el enorme escenario estarán Walter Rey, Silvia García, Soledad Gilmet, Pierino Zorzini, Cristian Amacoria, Massimo Tenuta, Soledad Frugone, Marina Rodríguez, Claudio Lachowicz, Alicia Alfonso y Analía Gavilán, en un marco escenográfico de Osvaldo Reyno, con vestuario de Nelson Mancebo e iluminación de Eduardo Guerrero, trío este último de larga trayectoria, que ha trabajado mucho junto a El Galpón.

"A Mancebo, Reyno y Guerrero les pedí mantener el espíritu de Gorki, conservar esa aldea rusa, desde un sentido estético ubicado en el presente. Acá no está esa alta burguesía, más afrancesada, que es la que retrató Chéjov. Estos son personajes más populares. El vestuario pasa por las telas rústicas de estos personajes, las líneas de esas vestimentas. No hay cambios de vestuario: trabajamos desde una gran austeridad. Cada personaje se define desde una única imagen. Imagen que tiene que ser rusa, pero tampoco estamos haciendo el realismo ese de que si pasa una semana, el personaje se tuvo que cambiar siete veces de traje. Son libertades que nos tomamos, imprescindibles en el teatro de hoy".

Los pequeños burgueses presenta el conflicto de una familia de clase media que defiende su mundo, apegados a su dinero y a su posición. A lo largo de la obra se van produciendo una serie de enfrentamientos generacionales, la intriga amorosa, el desencanto y el conflicto producto del choque de ideologías. "Al espectador hay que darle señales claras, porque es finalmente quien desentraña y quien bucea por el espectáculo. Hay un margen importante para que el espectador pueda reconstruir el espectáculo en su cabeza", remata Guido.

Va en Av. 18 de Julio 1618, los sábados a las 21:00 y los domingo a las 20:00. Las localidades se venden en la sala y valen $ 350.

El público hoy.

"Hoy creo que es difícil para todos los teatros tener una buena ocupación de sala. Todos estamos preocupados por tratar de llegar a nuevos públicos, y sabemos que eso tiene que ver con la cantidad de producciones teatrales que tenemos en Montevideo, cantidad que no quiere decir que vaya de la mano de la calidad", afirma Guido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)