UN GRAN TÍTULO DEL ROMANTICISMO

Con 17.900 entradas vendidas hoy estrena "La Sílfide", por el BNS

María Noel Riccetto y Ciro Tamayo vuelven a bailar juntos luego de un largo lapso

La Sílfide
La Sílfide. Foto: Carlos Villamayor

Hoy el BNS estrena La Sílfide, con una gran novedad para los amantes del ballet: en cuatro de las nueve funciones que se darán, la pareja protagónica estará a cargo de María Noel Riccetto y Ciro Tamayo, un dúo que tuvo grandes papeles y que ahora hacía tiempo no trabajaba mano a mano. La primera bailarina uruguaya y el bailarín malagueño actuarán en la función de hoy, y en las del miércoles 22, viernes 24 y domingo 26. La venta de entradas ha sido nuevamente un éxito: se despacharon 17.900 localidades, y al día de ayer solo quedaban unas 500 entradas a la venta. Tickantel, desde $ 60 a $ 950. 

El título, considerado uno de los ballets románticos más significativos del siglo XIX, con el paso del tiempo se convirtió en la obra con la que dicho movimiento dejaría establecida su identidad. Estrenada en la Ópera de París el 12 de marzo de 1832, la coreografía de Auguste Bournonville, que es la canónica, se estrenó en el Teatro Real de Copenhagen, en 1836. Esa coreografía, que el Sodre transitó en 2013, también protagonizada por Riccetto y Tamayo, es la que ahora se verá en el escenario.Este será uno de los últimos trabajos de Riccetto, quien se retira a fin de esta temporada.

Igor Yebra, director del BNS, contó a El País la importancia de haber podido contar con un gran maestro repositor para llevar adelante el espectáculo. “Siempre que conseguimos que venga un coreógrafo como Frank Andersen, que es historia dentro del mundo de la danza, es una cosa importantísima para el BNS. Tanto para la compañía en sí, como para los bailarines, porque ellos están aprendiendo directamente casi de la misma fuente. Se puede decir que Andersen aprendió de las mismas fuentes de Bournonville, y él lo transmite con esa misma pasión y energía que notas que le pone la gente que tiene escuela, tradición. Tiene mucho cariño y respeto por lo que hace”, afirmó el director vasco.

La Sílfide
La Sílfide. Foto: Carlos Villamayor

Yebra señaló qué lugar ocupa un ballet de estas características en el repertorio de la compañía. “Este es un espectáculo en el que sobre todo la compañía tiene que hacer énfasis en el estilo. Por ejemplo, el estilo de los ‘port de bras’. La Sílfide es uno de los primeros ballets románticos que existe, y por lo tanto hay que tener en cuenta su vocabulario, su gestualidad, el posicionamiento del cuerpo de los bailarines. Claro que actualmente no todas las compañías la hacen de aquella manera, porque lo han hecho de un modo más contemporáneo. Y creo que equivocadamente se le dan menos importancia a todos esos factores que tienen que ver con un preciso lenguaje coreográfico. Y de pronto hoy se busca que el bailarín haga un giro más, o levantar un poco más la pierna. Cuando en realidad este tipo de ballet, más allá de todo eso, lo que hay que respetar es su carácter tradicional”.

“Por ejemplo: saber bien dónde va colocado el port de bras, y por qué va de esa manera. Eso a mí es lo que me parece fascinante de esos bailes. Y en ese sentido, intentamos que la compañía también lo entienda, lo respete, y lo lleve a cabo”, indicó el director.

La coreografía, proverbial por la delicadeza que expresa, cuenta una historia que se desarrolla en un mundo de fantasía, brujas y espíritus, pero también de seres humanos, dado que está protagonizada por un apuesto joven escocés, James, y la Sílfide, un ser etéreo, fascinante y travieso, que de alguna manera es símbolo del amor inalcanzable.

“Todas esas tramas de la época del romanticismo, y más en general todas las tramas del ballet clásico, tienen por un lado una parte como de cuento antiguo. Pero si le quitas esa parte de cuento, más de leyenda, y lo transportas a gente normal, de hoy en día, son situaciones muy corrientes. No en que haya un duende por ahí: pero si lo llevas a lo crudo, y pensás en un hombre que está por casarse, y aparece una chica joven, estupenda y maravillosa, y lo conquista. Y él deja todo por irse con esa persona. Y al final, todo eso le conduce a una tragedia, en la cual acaban perdiendo todos. Más actual que eso no hay nada”, analiza Yebra.

María Noel Riccetto e Igor Yebra
María Noel Riccetto junto a Igor Yebra. Foto: Darwin Borrelli

Sobre cómo estará vestido el espectáculo en escena, el director artístico del BNS explicó los alcances y las limitaciones. “La escenografía y el vestuario son los mismos que se hizo ya anteriormente, viene alquilada del exterior. Esperemos que la próxima vez la podamos hacer aquí, en los talleres del Sodre, producida aquí. Pero más allá de eso, es de una gran belleza. Son dos cuadros, el primero en la casa de ella, y el segundo en el bosque, ambos de una hermosura increíble”.

“El segundo acto es el acto tutú, el acto romántico, que ocurre, como pasaba en casi todas las historias de esa época, en un bosque. Pero es un ballet que es una pequeña joya, y la prueba está que han pasado años y años, desde que se hizo por primera vez, y se ha mantenido y ha seguido vigente. Eso quiere decir que tanto la dramaturgia, como la coreografía, como la música, con la conjunción de todas esas partes, están a un nivel muy alto”.

“Soy de buscar algo más en un espectáculo. Y me gusta hacer pensar a la gente. Para ver una cosa estética sin más, me pongo a mirar unos fuegos artificiales. O voy a ver un partido de baloncesto. Pero cuando voy a un teatro, sea lo que sea que den, me gusta que me hagan reflexionar sobre algo”, remata el director del BNS.

La Sílfide irá desde hoy hasta el domingo 26, y el protagónico femenino estará cubierto por Mel Oliveira (en las funciones del viernes 17 y martes 21), por Paula Penachio (18, 23 y 25) y por Careliz Povea (19).

Igor Yebra
Igor Yebra, director del BNS. Foto: Francisco Flores
para todo público

Tanto para el experto como para el principiante

“Estamos a unos días del estreno y se han vendido casi la totalidad de las entradas. Y para mí es importante que las obras convoquen, pero más allá de eso, creo que La Sílfide es un título que los amantes de la danza lo aprecian especialmente. No es un Lago de los cisnes, títulos que los va a ver todo el mundo. La Sílfide se representa menos en el mundo, por las complejidades que implica, y por esa cosa tan estilística que tiene. Pero por otro lado, es un ballet con el que yo animaría a cualquiera a venir a verlo, incluso al que no ha visto nunca ballet y verá uno por primera vez. Este es un título que deja con ganas, al que por primera vez ve ballet, de volver”, sintetiza el director del BNS.
“Yo este título lo bailé con el Scottish Ballet, es decir, más cerca de la historia que cuenta, imposible. Y el vestuario había sido hecho con vestidos originales, que eran muy bonitos, pero mucho más pesados para el bailarín”, recuerda Yebra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)