ENTREVISTA

Eber Ludueña: "La farándula es un negocio de ciertos programas que instalan cierta agenda"

El humorista argentino habló con El País antes de su presentacion mañana en Magnolio Sala con Eber Ludueña a la carta

Eber Ludueña
Eber Ludueña, mañana en Magnolio Sala. Foto: Difusión

Luis Rubio es un humorista argentino con estilo personal, y sobresalió desde el personaje de Eber Ludueña, un exfutbolista que comenzó a hacerse famoso hacia 2002, contando anécdotas de antihéroe. El éxito del personaje se multiplicó en distintos formatos, y mañana a las 21.00 estará en Magnolio Sala. El show se llama Eber Ludueña a la carta, y promete un humor con sello propio. Tickantel, $ 700.Entradas agotadas.

-¿Cómo es Eber Ludueña a la carta?

-Comienza con un monólogo de Luis Rubio, como una introducción. Luego un invitado, un periodista que hace como de articulación, hasta que aparezca Eber Ludueña. Hay una charla entre Eber y este periodista, y luego preguntas del público, por eso lo de a la carta. Y cerramos con monólogos de Eber. Yo antes que nada soy humorista, aunque me ha tocado laburar como actor y lo disfruto, me gusta. Pero lo que más hago es trabajar de humorista.

-¿Qué distancia hay de Luis Rubio a Eber Ludueña?

-Eber es una exageración. Tiene cosas mías, como la pasión por lo retro, o por el deporte. Lo demás es una construcción absurda sobre la improbable carrera de un deportista. Yo con la letra del personaje, y pocos elementos, ya me meto en el mundo de Eber. Desde la voz, la ropa, y los dientes que me pongo, ya me van llevando a la composición de este personaje. Y tengo muchas horas hechas con este personaje, lo tengo muy a mano.

Eber Ludueña
Eber Ludueña, mañana en Magnolio Sala. Foto: Difusión

-¿El absurdo es un escudo, una filosofía, un modo de crítica?

-El humor, por definición, es poner algo donde no va, como dijo Tomás Sanz. Y el absurdo subraya eso. Es un tipo de pensamiento distinto, es como ver el problema desde otro lado. Yo disfruto el absurdo. Y tengo claro que absurdo no es cualquier cosa. Es como en el cine: cuando estudiás guion, te enseñan que en el cine podés cualquier cosa, menos cualquier cosa. Es el delgado límite entre absurdo e idiotez. El sin sentido muchas veces sirve para demostrar la irracionalidad de la realidad.

-Vos trabajás mucho la relación entre lo futbolístico y el humor.

-Sí, medio por casualidad. Yo empecé a hacer estos personajes en un canal de deportes, y no me quedaba otra que nutrirlos de la materia prima deportiva. Medio por casualidad me tocó meterme con el mundo del deporte. También hice en algún momento humor político y de actualidad. Es un poco por donde me fue llevando mi carrera. No es tanto mi elección.

-Uruguay aparece en algunas de tus rutinas humorísticas.

-Yo soy rosarino, y noto mucha ligazón entre el rosarino y el montevideano. Distinto del porteño. Nosotros somos más campechanos, más barrio. Y los uruguayos siempre han tomado mi personaje como muy propio. Y también porque tiene como temática el fútbol, y el uruguayo es fanático. Cuando me dicen que en Argentina somos futboleros, yo les digo que somos futboleros hasta que vas a Uruguay. Ahí te das cuenta lo que es ser futbolero.

-La farándula argentina no es un tema que te estimule.

-No. La farándula es un negocio de ciertos programas que instalan cierta agenda, de personajes que se supone son famosos. Es muy artificial: se inventan personajes, y cobran notoriedad, y todos terminan hablando de personas que nadie conoce. No se justifica dedicarles mis ideas, mi tiempo. No consumo mucho esos programas. No me interesan todos esos programas de panelistas y discusiones. Hoy es difícil en la tele encontrar espacios para hacer humor, porque todo es conflicto, confrontación, pelea. Y si no entrás en esa lógica, tenés que buscar otros espacios. Que se han reducido, pero los hay. No me interesan los realitys, ni los programas de concursos, ni de baile. No me subo a todo eso. No me interesa estar viendo qué se dicen dos panelistas, con un nivel de discusión muy llano. No me aporta nada.

Eber Ludueña
Luis Rubio, en su personaje más popular, Eber Ludueña. Foto: Difusión

-¿El panorama político argentino es hoy terreno para el humor, o no está para bromas?

-La verdad que está difícil, hay mucha angustia, mucho dolor. La gente la está pasando mal. Aunque puede ser que ese panorama duro requiera que los que nos dedicamos al humor también aportemos lo nuestro, para aliviar un poco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)