ENTREVISTA

Dolina: "Hoy 'La venganza será terrible' está mejor, pero menos gracioso"

El genial escritor y comunicador radial argentino habló con El País antes de sus dos presentaciones en el Auditorio Nacional Adela Reta

Alejandro Dolina
Alejandro Dolina, un humorista del pensamiento reflexivo. Foto: El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Desde la emisora radial DelSol, en 99.5 FM, Alejandro Dolina se comunica de lunes a viernes con miles de uruguayos. La venganza será terrible es un clásico de la comunicación radial, imponiendo un estilo de humor único, lleno de ironías y de referencias humanísticas. Y las funciones en vivo que el comunicador argentino da todos los años en Montevideo son un esperado reencuentro. Este año serán el miércoles 30 y jueves 31 de octubre a las 21.00, en el Auditorio Nacional Adela Reta, y como suele ocurrir, la venta de entradas viene muy bien. Se venden en Tickantel, desde $280 a $720.

“Estas funciones que damos en Montevideo desde hace tanto tiempo, en principio entrarían en la categoría de programas radiales, y en teoría no se alejan de nuestros contenidos habituales. Pero la verdad es que no sucede así. Porque en todo ese marco del Sodre, y de la convocatoria que generan, esas funciones montevideanas pasan a ser las más importantes del año. Entonces, no solamente hacemos un cuidado especial de los contenidos, sino hasta una resignificación de los mismos: esa circunstancia de público y ese entorno lo hace completamente distinto”, comentó a El País Alejandro Dolina, un escritor y comunicador radial que ha recorrido un camino tan exitoso como singular.

“En estos días vamos a empezar a preparar los contenidos de esas funciones. En general las partes humorísticas son improvisadas, pero no los temas. Y luego, la parte que podríamos llamar la charla editorial, es preparada de antes, y se basa en temas históricos, artísticos, filosóficos, mitológicos. Cuando elegimos estos temas pensamos también en nuestros músicos, que los ilustran con alguna canción alusiva, que ellos preparan”, ilustra el notable artista.

La venganza será terrible
La venganza será terrible, un clásico de la radio y de la escena. Foto: Richie Ferrero

-¿Cuánto cambió La venganza será terrible con el paso de las décadas?

-Supongo que mucho, aunque quizá no sean cambios notorios. Pero si comparás un programa de hoy con uno de los comienzos, es algo muy distinto. Sin proponérnoslo, el programa ha ido cambiando. Nosotros fuimos cambiando. Hemos crecido en algunas cosas, nos hemos vuelto más cínicos. Hemos tenido desengaños. Yo creo que La venganza será terrible hoy está mejor, pero es menos alegre, menos gracioso. Cuando comenzamos hacíamos más chistes, teníamos una intención humorística más marcada. Hoy el humor sigue y es importante, pero han creciendo una serie de meditaciones sobre la condición humana, que han hecho que el programa sea mucho más artístico, al precio de hacerlo menos gracioso, menos liviano, menos divertido.

-Supongo que el cambio de tus acompañantes también marcó diferencias...

-Sí, en los últimos años, por suerte, hemos incorporado artistas más completos que los que había al principio. Quizá a partir de Gabriel Rolón, que es un artista muy completo, con su parte musical y su parte académica. Creo que los participantes de La venganza… han sido cada vez más diestros. Hoy tenemos a Patricio Barton, un hombre que conoce los tiempos de la radio y que tiene una capacidad impresionante para el diálogo repentino. Y tenemos a Gillespi, que es lo menos académico que uno puede pensar, pero que tiene una gracia natural impresionante, además de ser uno de los mejores músicos de la Argentina. Y tenemos también al trío Sin nombre, que hace un trabajo más artístico. Aunque quizá menos divertido: cuando empecé, con Adolfo Castelo y Guillermo Stronatti, hacíamos más bien canciones de murga, pretextos para decir alguna cosa. Ahora un poquito de eso queda, pero muy poquito.

-¿Se puede decir que tú te identificás más con el rol de escritor que con el de locutor radial?

-Sí, yo me identifico más con la figura del escritor, porque es la actividad para la que más me preparé. La radio fue un feliz accidente que a mí me ha ocurrido, y que me permitió articular dos destrezas que humildemente ejerzo, la narración y la música. Las otras cosas que hago son mezclas. Mis incursiones como actor es hija de mi vocación de escritor, y de músico. Yo no me preparé casi nada para hacer radio. Y sin embargo, la radio me permitió juntar mis vocaciones, pero si tuviera que elegir algo para dejar, sería lo que he escrito. Por otro lado, la radio es lo que me proporciona una alegría mayor, porque escribir en una tarea difícil, llena de arrepentimientos, de borrones, de tachaduras, de tiempo. Y la radio es otra cosa: es juntarse con los compañeros, que también son amigos, y es una experiencia muy feliz. Pero menor desde su mérito artística y desde su complejidad en relación con la escritura.

-¿En tu infancia había un ambiente artístico muy marcado?

-Sí, pero eran más bien de artistas frustrados. Mi madre era docente, mis tías también. Una familia de docentes de varias generaciones. Y en el docente siempre hay un componente actoral. Mi madre era una persona muy relacionada con la poesía, con la actuación: armaba grupos teatrales con sus alumnos. Mi padre cantaba muy bien: es decir, yo viví en una casa donde continuamente estaban preparando alguna cosa. Había muchos libros, se leía muchísimo. Pero ninguno fue profesional. Así que en ese ambiente de frustración pero también de inmenso amor por todo lo que fuera artístico... seguramente es de allí que yo desarrollé un gran berretín artístico.

La venganza será terrible
Un clásico de la radio que saltó al escenario. Foto: Richie Ferrero

-Antes en las casas se hacía más arte…

-Sí, claro, antes de ser cooptados por la televisión. Las visitas cantaban, o recitaban, o comentaban, o algo hacían. E incluso las conversaciones, eran mucho menos casuales. Y ahora parece ser el silencio lo que acompaña nuestra vida de todos los días.

lo que se viene

El nuevo libro, cuentos que forman una novela

-¿En este momento estás escribiendo algún libro?

-Sí, hace bastante tiempo que estoy tratando de terminarlo. Escribo muy despacio. Soy un hombre de tener muchas dudas para escribir. Espero que el año próximo aparezca el libro en el que estoy trabajando. Es una mezcla de novela y cuento, sobre un escritor ficticio, que acaba de morir. Y el libro aparenta ser una publicación póstuma de sus trabajos. Y hay un fingido periodista, que hace anotaciones a los cuentos, y allí se va revelando la historia siniestra del escritor. Son cuentos, pero esa segunda línea le da un componente de novela.

la cabeza y la pelota

El fútbol hoy según la visión de Dolina

“Yo soy un gran aficionado al fútbol, todavía juego, y es un deporte que me ha gustado mucho, y lo comparto mucho con mis hijos. Pero aun gustándome, me parece que hoy el universo se ha futbolizado demasiado. Actualmente estamos muy pendientes del fútbol. Y lo que es peor, casi que lo usamos como moneda de cambio para cualquier cosa. Hoy es muy común que las personas, incluso gente de mucha cultura, para ejemplificar su pensamiento, utilizan metáforas futbolísticas. Ese es un síntoma que hemos sido invadidos. Nuestro pensamiento ha sido invadido, y hoy escuchamos a políticos, o a funcionarios del gobierno, que explican la situación del país con metáforas futbolísticas. Y de dicen ‘vamos perdiendo uno a cero pero estamos por empatar’, y otras banalidades por el estilo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)