ENTREVISTA

Diego Delgrossi: "la cultura se ha identificado siempre con la izquierda en nuestro país"

El comediante se presenta mañana de noche en Montevideo Music Box con su unipersonal "Nueva anormalidad"

Diego Delgrossi.
Diego Delgrossi, mañana en Montevideo Music Box. Foto: Archivo

Hace tres décadas que Diego Delgrossi es una de las figuras del humor nacional. Llegó a Plop gracias a un casting donde un video casero donde terminaba diciendo “la venganza del chinito será terrible”, le permitió ingresar a esa troupe de comediantes que todavía se recuerda con mucho cariño por los espectadores uruguayos. Actualmente es parte de otro elenco de humor, La culpa es de Colón que se emite los domingos por La Tele.

Además, mañana estrena su nuevo unipersonal titulado Nueva anormalidad y dice que todos los días tiene letra nueva para agregarle a su show que habla de las nuevas costumbres que hemos tenido que adquirir. “Nos dan letra a rolete y de todas partes del mundo, primero fueron los rusos los que consiguieron la vacuna, ahora los chinos también la tienen y todos compiten a ver quién se anima a inyectarse eso. Yo espero con tapabocas un poco más”, dice Delgrossi que mañana sube al escenario ubicado en Damazo Antonio Larrañaga con este especial de humor donde se ríe de los cambios que hemos tenido que adoptar, universalmente, en los últimos cinco meses.

—En los últimos días salieron declaraciones de la época de Decalegrón, que había celos y egos. ¿Pasaba algo de eso en Plop?

—No sé cuál fue la situación particular que dijo Pelusa Vera, pero yo no tengo ninguna crítica, al revés, tengo que agradecerle al flaco Denevi el lugar que me dio el en el elenco y lo que me enseñó.

—El humor político, como hacían en Telecataplúm o Plop, se perdió.

—Sí, y el político se desacostumbró a que le tomaran el pelo. Se hace algo en las redes y públicamente en el Carnaval que es flechado y cuando se hace un chiste hacia la izquierda es como condescendiente porque la cultura se ha identificado siempre con la izquierda en nuestro país. Igual hay artistas que no se guian por su voto a la hora de producir y eso es un desafío en un momento en el que está todo politizado. Por suerte está politizado porque habla de un valor democrático, siempre que sea con tolerancia y diálogo. Cuando es blanco contra negro, ellos contra nosotros, pasa a ser de un intercambio filosófico o de opinión a un encono que puede llegar a las manos o a peor. Por suerte estamos lejos de eso.

Diego Delgrossi. Foto: Archivo
Diego Delgrossi. Foto: Archivo

—Llegaste a Plop por un casting y al poco tiempo estabas en el elenco.

—Me cambió la vida para bien. Estaba estudiando en el IPA y la facultad de derecho y cuando quise acordar estaba haciendo teatro, radio, cine, publicidad, y trabajando con esas bestias, cada uno en su palo, y juntos eran dinamita. Para mí fueron 10 años y me pagaron por aprender. Fue una beca paga. Me comparo con el “pajarito” Valverde cuando el maestro Tabárez lo llamó para la selección. El guacho recién salido del liceo, miraba para un costado y Suárez le pedía la pelota, al rato Cavani, y el loco pensando qué hago acá. A mí me pasó lo mismo, entré y tenía que darle el pie a Imilce Viñas para rematar un chiste, al rato con Roberto Jones, Pepe Vázquez o Laura Sánchez. Esto es demasiado, no es normal me decía.

Diego Delgrossi. Foto: Julmart Bueno
Diego Delgrossi. Foto: Julmart Bueno

—Como profesor de historia, el humor tiene que ayudarte a enseñar.

—Sí, totalmente. También para hacer entender algún acontecimiento histórico medio complejo, porque hoy la susceptibilidad está más a flor de piel que antes. Cuando hablás de una batalla o una revolución, los chicos de hoy tal vez no estén tan preparados para oír hablar de genocidios, fusilamientos o masacres, y la historia del ser humana, desgraciadamente está plagada de esos momentos. Porque los momentos culmines de las épocas históricas son las revoluciones y guerras. Nosotros celebramos la Batalla de las Piedras, los rusos la Gran Guerra Patria; porque los acontecimientos históricos clave básicamente han estado vinculados a la liberación por medio de la violencia. El humor ha sido siempre la manera de reconocer a la sociedad, porque es una manifestación cultural y por eso manifiesta lo que pasa en la población. El humor es la manera de reírte de algo inevitable, porque el humorista no cambia la realidad, da un placebo para que la gente vuelva a la gente con una sonrisa para encarar la semana.

Maxi de la Cruz, Marcel Keoroglian, Germán Medina, Leo Pacella y Diego Delgrossi. Foto: Canal 12
Maxi de la Cruz, Marcel Keoroglian, Germán Medina, Leo Pacella y Diego Delgrossi. Foto: Canal 12

—Eso hacen los domingos con La culpa es de Colón.

—Exacto, y pila de gente nos escribe para decirnos que necesitaban un espacio de humor los domingos a la noche para encarar la semana. A mí me pasaba con Olmedo cuando pasaban No toca Botón. Llegaba el último sketch, el de Borges y Álvarez y todos lo esperábamos, y terminaba Olmedo con su morisqueta final y decías: ahora empezamos la semana. Eso se lo debo a Olmedo y Portales, los lunes a Decalegrón, los martes a la gente de Telecataplum, y después a las decenas de programas y humoristas que hubo con gente para sacarte un rato de la realidad, o para mofarte de ella, porque como no la podés modificarla, solo podés cambiar la manera de verla. Esa es la venerable tarea de los humoristas.

—¿Cómo surge hacer esta Nueva anormalidad que presentás mañana en Montevideo Music Box?

-Básicamente para poder reírnos de una situación compleja. Hagamos el análisis que hagamos, es una pandemia global, la primera de la historia humana. Eso conlleva que hay gente que sufrió fatalmente y también ha habido consecuencias para el trabajo, la producción y el modo de vida de millones de personas. En esas circunstancias, el humor es la herramienta para sobrellevar estas penurias que nos vinieron sin comerla ni beberla, porque no le podemos echar la culpa al gobierno, ni a la oposición, ni a la economía, ni al comunismo, ni al capitalismo neoliberal. Entonces, en momentos tensos de la historia, el humor es una válvula de escape civilizada para sobrellevar las adversidades.

—¿Por qué “nueva anormalidad”?

—Porque es anormal esto de saludarnos con el puñito. Cuando en unos años los científicos hayan podido decodificar este virus, miremos hacia atrás y veamos cómo nos saludamos, nuestros nietos van a decir: pero qué pelotudos. El pasarle hipoclorito a la bolsa de harina que compraste en el almacén, el poner una alfombra sanitaria en la puerta de tu casa que termina manchando la alfombra. En unos años va a venir un científico a decir: por los pies no se contagiaba.

—Parece salido de un sketch.

—Por eso me río e invito a la gente a reírse de esta nueva anormalidad. Esto de estar de boca tapada intentando hablar con la chica de una casa de cobranzas donde tengo tapabocas, ella también y hay en el medio hay una gruesa pared de vidrio. No le entiendo un rábano lo que me pide; ella me pide la cédula y le doy una factura, me pide la factura y le doy la credencial. De eso hay que reírse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados