TEATRO

Danza que indaga en el lugar social del varón

Los jueves de febrero se presenta en Sala Balzo “Manada”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pesquisa: Manada, danza que busca focalizar en los prejuicios. Foto: Difusió

Los jueves de febrero la Sala Balzo, del Sodre, está recibiendo Manada, un espectáculo de danza contemporánea que abarca y conjuga diversos lenguajes escénicos. Llevada adelante por la Compañía Martín Inthamoussú, la obra indaga desde el escenario sobre la masculinidad, sus mitos, los prejuicios, y también sobre el lugar del varón en la danza. Va los jueves a las 21:00 en el Auditorio Nacional Adela Reta, y las entradas se venden en la sala (Andes y Mercedes) y en Tickantel, a $ 350.

Un antecedente de este espectáculo se remonta a 2015, cuando Inthamoussú presentó Nora, en el Teatro Solís, junto a la Orquesta Filarmónica de Montevideo. La obra revisitaba Casa de muñecas, de Ibsen, para hablar del tema de la mujer en la actualidad, sus límites, sus temores, y también sus conquistas. Luego de esa investigación escénica surgió Manada, en la que Inthamoussú buscó exponer la contracara: el lugar del varón en la sociedad actual. El espectáculo fue estrenado el año pasado en el Teatro Victoria y ahora regresa al Sodre en busca de más espectadores.

"Esta obra es más que nada una reflexión sobre el lugar del modelo hegemónico que tiene un hombre —o lo que se nos dice que tiene que hacer un hombre—, para pertenecer a esa manada, de ahí el nombre. Y qué pasa con el que pretende salirse de ese modelo; cuáles son los espacios de libertad que puede llegar a tener un hombre para generar su propia identidad", explica el bailarín y coreógrafo, que en este caso trabajó con Emiliano DAgostino, Gonzalo Decuadro, Christian Moyano, Sebastián Calvo, Nazario Osano y Matías Tchomikian.

"La danza, como todas las artes, ha sido una vía de emancipación y liberación de ciertos prejuicios para muchos hombres, pero también se ha trasformado en una cárcel de acuerdo con los cánones normativos y machistas que hoy en día rigen en la sociedad contemporánea uruguaya", reflexiona el artista, que en este caso volvió a trabajar junto a Gabriel Calderón, quien aportó una dramaturgia basada en las experiencias de los propios bailarines. "La pregunta inmediata es, entonces, cómo construyen los hombres contemporáneos su propia masculinidad. Cómo se construye hoy en día lo masculino y cuáles son los discursos que atraviesan esa construcción social y artística", remata el artista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados