Reposición en El Galpón

La crónica roja la canta Edith Piaf

Hoy se repone el premiado Horror en Coronel Suárez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: A. Persichetti.

Teníamos ganas de despedirnos", contó Gerardo Begérez a El País sobre las cuatro funciones de despedida de Horror en Coronel Suárez, la obra que escribió y que dirige en El Galpón. Hoy, a las 21:00 horas, va la primera de esas funciones que seguirán todos los lunes de marzo.

"Es algo lindo que un espectáculo nos haya dado tantas gratificaciones, y aunque para mí siempre es triste despedirme de un espectáculo, es necesario cerrarlo", dice Begérez. La obra que ganó el Florencio al Mejor Musical, está interpretada por Alicia Alfonso.

La dupla y Bégerez preparan ahora el estreno a fines de mayo, también en El Galpón, de Mi hijo camina un poco más lento del croata Ivor Martini.

Horror en Coronel Suárez mezcla al drama con la música para contar una historia verídica y un sueño. Es la historia de Arlett Dupont, secuestrada durante tres meses en una casa de la ciudad bonaerense de Coronel Suárez. Abusada, golpeada y alimentada únicamente con polenta, comida para perros y menos de un vaso de agua por día por una pareja de pastores evangelistas.

"Este es un caso verídico que me pegó mucho, me impactó cuando vivía en Buenos Aires, fue muy mediático, muy atípico", dice Begérez. "Después me fui a vivir al África un tiempo y estaba escribiendo allá. Una noche soñé que estaba actuando con Alicia (Alfonso) y ella estaba cantando temas de Edith Piaf".

Así surgió esto de combinar el drama de la crónica roja y la música de la Piaf.

"No sé por qué hice una especie de paralelismo entre la historia y la vida tortuosa y tremenda que vivió Edith Piaf, fue un proceso casi inconsciente", contó el director.

La historia sucede en un teatro del Uruguay el día que se dictará la sentencia en Argentina. Arlette ha decidido viajar a nuestro país y brindar un concierto de música francesa y contar su historia. Durante esa noche, Arlette contará por primera vez los terribles detalles de su encierro, imbuida en un clima parisino y cantando.

"Alicia es una actriz que canta maravillosamente bien", dice Begérez. El texto es muy demandante, tanto actoral como vocalmente. "En el escenario logra ser camaleónica, se eleva a otro plano", dice Begérez.

Premiado con el Florencio a Mejor Director el año pasado, está preparando, además, Juicio a una zorra del español Miguel del Arco, un unipersonal con la actriz Susana Groisman y que estrenará a principios de junio en el teatro de la Alianza.

Begérez trabaja. Tiene dos obras en cartel: En la Laguna Dorada de Ernest Thompsonen con Estela Medina y Juan Graña en el Circular, y la reposición de la premiada a Mejor Espectáculo en los Florencio, Cocinando con Elisa, con Myriam Gleijer y Elizabeth Vignoli, en El Galpón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados