Teatro

Corpo: la fuerza y la poesía del cuerpo

Los 40 años de historia de la compañía brasileña celebrados con un espectáculo especial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Corpo, compañía de danza de Brasil. Foto: Jose Luiz Pederneiras

En dos semanas, el grupo Corpo, la gran compañía de danza moderna de Brasil, se estará presentando en Montevideo, en el Auditorio Nacional Adela Reta, y lo hará con un trabajo que preparó en 2015 para celebrar sus cuatro décadas de vida. Las tres funciones serán entre el 19 al 21 de febrero, y el programa incluye dos piezas. De algún modo, estos visitantes de Minas Gerais llegan con un espectáculo que habla de la tierra de ellos, y que en sus dos partes, mira en una para el pasado, y en la otra para el futuro.

"El minero es muy introspectivo, y de hecho, mucho de lo que se hace en Minas Gerais a menudo no pasa más allá de nuestras montañas. Es un arte que permanece aquí, y que habla de nosotros. De todos modos, en Corpo de ese modo, nunca nos preocupamos por ser mineros. Es en este espectáculo y debido al aniversario que optamos por transitar ese aspecto", contó a El País Rodrigo Pederneiras, coreógrafo y una de las figuras históricas de la compañía, fundada en 1975, en Belo Horizonte.

Muchos uruguayos que siguen lo que pasa en materia de danza seguramente recuerden el fuerte impacto que dejó la visita de Corpo en 2009, cuando en el Solís presentó un doble programa integrado por Imä y Bach. Sin embargo, Pederneiras explica que estas visitas no tienen la frecuencia que ellos desearían.

"En verdad que a lo largo de la trayectoria de la compañía estuvimos mucho tiempo sin ir a Uruguay, como tampoco a Argentina, aunque menos a Uruguay. Antes de la última vez que fuimos, al Teatro Solís, habíamos estado como 20 años sin ir. Sí tenemos una relación muy próxima con uruguayos vinculados a nuestra compañía. En realidad, nuestra relación es mucho mayor con América del Norte y con Europa que con América Latina. Es por una cuestión económica, porque somos una compañía grande, en la que viajamos unas 35 personas", relató el coreógrafo.

El vocabulario propio que forjó Corpo a través de unas 35 coreografías originales, ha tenido mucho eco en todas partes, dando más de 2200 presentaciones en lugares tan diversos como Islandia y Corea del Sur, Estados Unidos y el Líbano, Italia y Singapur, los Países Bajos e Israel, Francia y Japón, Canadá y México, entre otros países. Actualmente mantiene 10 ballets en su repertorio y hace un promedio de 70 funciones anuales.

Cinco meses anuales en el exterior han hecho que Corpo conozca mucho de públicos. "En Francia tenemos un público impresionante: al Festival de Danza de Lyon ya fuimos 14 veces, y en algunas oportunidades nos hemos presentado hasta 16 funciones. Ninguna otra compañía del mundo hace tantas presentaciones, y todas completamente agotadas".

Consultado sobre si el público francés prefiere el lenguaje más internacional de Corpo, o el más brasileño, Pederneiras dice: "Las dos cosas: cuando empezamos a presentarnos en Francia, ellos preferían un lenguaje más brasileño. Pero ahora eso no es tan así. Bach, por ejemplo, fue un éxito tremendo en Francia, y es una obra que no tiene nada de brasileña. Aunque en el fondo, todas nuestras creaciones, siempre tienen un acento brasileño".

Actualmente Corpo realiza en promedio un estreno cada dos años. Antes hacía uno por año, pero las giras les obligó a bajar el ritmo. Para eso, la veintena de bailarines de la compañía tiene un ritmo duro, que va de lunes a viernes, de nueve de la mañana a tres de la tarde. El ritmo es intenso, y prueba de eso es el estado físico de los bailarines, que parece verdaderos titanes.

Etapas.

Pederneiras gusta de marcar tres etapas a la hora de historiar la trayectoria de Corpo. La primera tiene que ver con la figura del coreógrafo argentino Oscar Araiz, creador de María María, 40 años atrás. La obra estuvo en cartel por seis años y de gira por catorce países: "para nosotros fue importantísimo, porque su éxito nos dio proyección, y nos aseguró continuidad", reflexiona el artista. Hacia 1981 se abre una segunda etapa, marcadas por las coreografías de Rodrigo Pederneiras: en esa década se trabajó mucho sobre música erudita y clásica, sobre un lenguaje corporal neoclásico.

Hacia 1992 se acentúa la búsqueda de un lenguaje propio, que tuvo mucho que ver con la incorporación de compositores de música popular brasileña. "Allí empezamos a buscar una visión más brasileña de la danza, que nos ha hecho muy reconocidos", indica el coreógrafo.

João Bosco, Caetano Veloso, Arnaldo Antunes y Lenine, son algunos de los músicos que han creado para los espectáculos de Corpo. "En general los trabajos que nosotros presentamos son con compositores de música popular, y casi siempre compuestos específicamente para nosotros. Eso es importante porque muchos de nuestros músicos nunca habían compuesto para danza. Y cuando un músico entra a un estudio para grabar un disco, tiene total libertad, desde la duración hasta el estilo. Pero cuando hacen música para danza, de alguna manera nosotros participamos: una cosa es un músico que piensa en hacer un disco, y otra es trabajar junto a un elenco. Cambia la visión musical. Lenine, por ejemplo, reconoce que luego de trabajar para Corpo, cambió mucho su estilo. Y todos más o menos comentan eso: al principio entran con un poco de miedo, y terminan como de la familia. Hasta ahora, todos los músicos que hemos invitado han aceptado, y eso es una gran alegría para nosotros".

En sus cuatro décadas de vida, el grupo ha crecido mucho en infraestructura, y hoy ocupa un edificio de tres pisos en la Avenida Bandeirantes, que fue concebido como centro cultural, y que poco a poco Corpo fue ocupando más. Hoy allí tienen su lugar de ensayo, su administración, y una sala de espectáculos para sus obras.

En general hay un orden de trabajo que parte de la música, y luego se pasa a la coreografía. Después intensifica su trabajo fundada por Paulo Pederneiras (hermano de Rodolfo y fundador de la compañía), quien aporta en escenificación e iluminación.

El crecimiento de la compañía ha ido de la mano con la multiplicación del público. "Creció mucho, sobre todo en los últimos 10 años, y creo que continúa creciendo. Tanto en el número de creadores, como en la calidad de lo que hacen. Y el público, además de crecer, es cada vez más exigente. Yo tengo un poco de miedo con toda esta situación que vive Brasil, esta crisis tan seria, tan perturbadora".

Mirada al pasado, mirada al futuro.

Corpo dará tres funciones, con un programa que incluye dos piezas, "Suite Blanca" y "Danza Sinfónica". La primera cuenta con coreografía del coreógrafo emergente Cassi Abranches, con música de Samuel Rosa y escenografía de Paulo Pederneiras. La pieza parte del concepto de página en banco, para ofrecer un juego de movimientos pendulares y un diálogo con la fuerza de gravedad.

La segunda obra cuenta con coreografía de Rodrigo Pederneiras, sobre música de Marco Antônio Guimarães y escenografía también de Paulo Pederneiras, y tiene algo de mirada retrospectiva hacia la trayectoria del grupo.

Dan tres funciones desde el viernes 19 al domingo 21, siempre a las 20.30. Las localidades se venden en TickAntel y en la boletería del Auditorio, a $ 350, $ 500, $ 900, $ 1000, $ 1200, $ 1300 y $ 1600.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)