ANUNCIOS

Conozca a los tres bailarines que se suman al elenco del Ballet Nacional del Sodre

La compañía de danza suma tres uruguayos para su elenco estable: Rosina Gil, Tatiana Cruz y Santiago Correa

Rosina Gil, bailarina y artista del Cirque du Soleil
Rosina Gil regresa a las filas del BNS luego de pasar por la Compañía Deborah Colker y el Cirque du Soleil: Foto: Matt Beard | Vestuario: Zaldy

Han sido meses de muchos cambios en el Ballet Nacional del Sodre. Primero fue la designación oficial de María Noel Riccetto como la nueva directora artística, luego llegó el anuncio de los títulos para el primer semestre de la temporada 2021 que estará compuesta por Un tranvía llamado deseo, La bella durmiente y El mago de Oz. Las entradas para Un tranvía... ya están a la venta en Tickantel y en boletería del Auditorio desde 80 a 1.200 pesos y hay varios sectores agotados, lo que demuestra que hay un público que sigue siendo fiel al BNS.

Además de estos anuncios, ayer la compañía comunicó en sus redes sociales la incorporación de tres bailarines para su elenco estable.

Rosina Gil. Fotos: cortesía
Rosina Gil. Fotos: cortesía

De los nuevos integrantes, el nombre más conocido por el público uruguayo es el de Rosina Gil, quien regresa a las filas como primera bailarina tras su salida, hace ya cinco años. En este tiempo Gil no ha parado de crecer. Trabajó en la Companhia de Dança Deborah Colker y también fue primera bailarina del Cirque du Soleil.

El año pasado Gil volvió al BNS como primera bailarina invitada para la reposición de Un tranvía llamado deseo que solo tuvo una función por la pandemia del coronavirus.

Del 18 al 28 de marzo será su revancha con este ballet que cuenta con la coreografía del argentino Mauricio Wainrot.

El año pasado, Gil le dijo a El País que volver al BNS no estaba en sus planes, aunque agregó que no suele planear su futuro. “El futuro no existe como dicen los aborígenes del amazonas, yo soy igual. Voy el día a día y lo vivo intensamente pero no sé qué pasará”, dijo.

Además de Gil se suman dos jóvenes bailarines egresados de la Escuela Nacional de Danza. Se trata de Tatiana Cruz y Santiago Correa, quienes ya han participado en algunas producciones de la compañía.

Tatiana Cruz, la primera uruguaya en el Prix de Lausanne. Foto: Fernando Ponzetto
Tatiana Cruz, la primera uruguaya en el Prix de Lausanne. Foto: Fernando Ponzetto

Cruz nació en Montevideo y comenzó sus estudios de danza en Chile cuando tenía solo cuatro años. En ese país vivió hasta los seis, cuando sus padres retornaron a Uruguay. En 2011, con ocho años ingresó a la Escuela Nacional de Danza del Sodre y egresó en 2018.

Con el BNS participó en obras como Cascanueces, Corsario, La sílfide y Bella Durmiente. También fue la primera uruguaya en ser parte del Prix de Lausanne, en 2018 celebrado en Suiza como parte de la selección latinoamericana realizada en Uruguay.

Cuando tenía apenas diez años, Cruz ya se codeaba con al cuerpo estable del BNS, en La Sílfide. Su papel fue elegido por Julio Bocca, y Paulo Aguiar, entonces Coordinador académico de la división ballet de las Escuelas Formativas del Sodre dijo a El País que Tatiana demostraba un gran talento. Además, "se aprendió la coreografía antes que todos los bailarines", dijo Aguiar.

Además, Cruz ha participado de concursos de danza celebrados en Brasil, Italia y Perú.

El tercer nuevo integrante, Santiago Correa nació en 2001, comenzó sus estudios en la Escuela Nacional de Danza en 2016 y se graduó en 2020. En paralelo tomó clases en otras escuelas del país.

Al igual que Cruz, Correa formó parte de varias producciones del BNS siendo estudiante de danza, gracias a la invitación del entonces director artístico, Julio Bocca, participando en títulos importantes como Coppelia, Don Quijote, Corsario, Bella Durmiente y la producción para niños Cuentos de la Selva.

También integró la preselección latinoamericana para el Prix de Lausanne de 2019.

Estas nuevas incorporaciones van de la mano con la visión que ha manifestado Riccetto, quien dijo (como antes Igor Yebra y Julio Bocca) que quiere que la Escuela Nacional de Danza sea el semillero para encontrar a los futuros integrantes del BNS. Dos jóvenes promesas y una reconocida primera bailarina son los primeros en sumarse a esta compañía que está a la altura de las mejores de la región.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados