balance 2017

La comedia inteligente tiene su lugar asegurado

Tres espectáculos que cosecharon tantas risas como espectadores

"Tarascones". Foto: María Fernández
Tarascones: Foto: María Fernández Russomagno

La comedia (ya sea dramática, negra, frívola o de suspenso) tiene que tener un lugar en la cartelera de teatro porque el público la pide. Y este año hubo algunos ejemplos que lograron muy buena comunicación con la platea. Por ejemplo, Magnolias de acero, la obra de Robert Harling que Álvaro Ahunchain llevó adelante en la Alianza Uruguay-Estados Unidos. Un gran elenco (en el que destacaron figuras como Silvia Novarese y Virginia Méndez), logró crear los climas de emoción y alivianarlos a través de la risa. Fue un merecido éxito de taquilla. Otra puesta en escena que llevó mucha gente fue Ocho mujeres, en el Circular, a través del montaje de Gerardo Begérez. Entre la comedia negra, el policial y el vodevil, el clásico de Robert Thomas fue convertido en una buena velada teatral, que tuvo momentos de risa muy bien conquistados. Intérpretes como Alma Claudio, Denise Daragnés, Myriam Gleijer y Paola Venditto aportaron el talento actoral que toda comedia demanda.

Tarascones, por la Comedia Nacional, fue otro ejemplo de cómo cosechar risas en buena ley. El genial texto del argentino Gonzalo Demaría ofreció un espectáculo fuera de lo común, desde un registro muy ácido. Cuatro mujeres de clase alta (a cargo de Alejandra Wolff, Andrea Davidovics, Isabel Legarra y Claudia Rossi, dirigidas por Alfredo Goldstein), brindaron uno de los espectáculo que más y mejor hizo reír en este 2017.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)