Crítica de Yenn, de circo Tranzat

Un circo sobrio y lleno de vida

En Sala Verdi se está presentando un espectáculo para niños que puede ser disfrutado también por los adultos

Yenn
Yenn, un montaje valioso. Foto: Nicolás Barreiro

Yenn, de la compañía Tranzat, toma algunos elementos del circo y los presenta con un formato propio, más de teatro. Del circo toma la pirueta del payaso, el vértigo del equilibrista, la flexibilidad del contorsionista, y los ofrece desde una estética menos colorida, más sobria. Estos payasos acróbatas están vestidos de oscuro, de traje y tiradores, y van desarrollando rutinas no demasiado complejas, pero que hacen reír mucho, sobre todo a los niños, y más a los chicos más chicos.

El espectáculo, bien presentado, interesante, divertido, tiene como dos tipos de números. Unos son más en la línea del lenguaje del clown, con los juegos de equivocaciones, tropiezos, torpezas. Esos tramos se alternan con otros menos cómicos, más próximos al teatro físico y a la expresión corporal en sí misma. Más cerca de la danza teatro, de lo coreográfico, de la danza de calle.

Pero los niños disfrutan más lo otro, el error que el intérprete comete y no nota, o la cadena de errores uno tras otro. O simplemente la contundente caída de un objeto al piso. En ese sentido, los niños (principalmente los más chicos) parecen tener un gusto por el momento en que muchos objetos se precipitan al suelo, y reaccionan de inmediato con sus carcajadas francas. Los chicos disfrutan especialmente todo ese desastre lúdico e inofensivo, viendo hacer sobre el escenario cosas que muchas veces quizá sus padres no les dejen hacer, o les digan que no está bien hacerlas.

Tranzat sabe medir bien el tiempo del espectador (del niño y del adulto), y va administrando los números con justeza. Como en el circo tradicional, las pruebas van de las más sencillas a las más complejas, y de todas logran sacar algo de humor, y algo de interés.

Casi sin hablar, apenas con algunos sonidos guturales, el equipo de actores se va comunicando muy bien con la platea. Y cada uno es bien identificable, tanto por su aspecto exterior como por su actitud. Yenn es en ese sentido un espectáculo claro, creativo, que con no muchos elementos de utilería (unos tablones, una cajas, una lámpara y algunas cosas más), consigue atrapar y conducir al público. Sería bueno que con este lenguaje escénico se armara un espectáculo con más argumento.

ficha

Yenn [****]

Dirección: Iván Corral, Gonzalo Pieri. Dirección musical: Andrés Cuello. Actores: Victoria Carratú, Juan Carlos Muñoz, Darío Lima, Juan Carlos Machado. Dónde: Sala Verdi. Cuándo: mañana a las 21.00 y el domingo a las 19.00. Tickantel, $ 300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)