Mañana El Tingaldo estrena una obra de la crónica roja local

El caso Liberaij revive en escena

Dentro de la crónica policial uruguaya, el episodio conocido como Liberaij ocupa un lugar destacado. El 5 de noviembre de 1965, luego de asaltar un banco en San Fernando, provincia de Buenos Aires, un grupo de delincuentes se refugió en un apartamento céntrico de Montevideo. El despliegue policial fue espectacular, involucrando a más de 350 policías y 16 horas de enfrentamiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Liberaij: un caso policial con 16 horas de tensiones.

Desde mañana, ese hecho real llega al escenario de El Tinglado, con el nombre Liberaij Apartamento 9, sobre texto de Rosa Álvarez. Dirigida por José María Novo, irá sábados a las 21:30 y domingos a las 19:30. La cita es en Colonia 2035, y las entradas valen $ 300.

"Esta obra me llegó a mediados del año pasado y en cuanto empecé a leerla no pude dejarla. A medida que la leía me surgían varias preguntas. ¿Es una obra de teatro documental? Sí, pero también es algo más. Y tampoco es solo una obra policial dura: es una forma de descubrir ese Uruguay de hace cincuenta años, del que pocas veces se habla. El país del segundo colegiado, de la crisis bancaria y de los hechos que precipitaron lo que sucedería en los 60", explicó a El País José María Novo.

"Más allá de las leyendas, lo que sabía del hecho policial en sí era lo que había escrito Piglia en Plata quemada, y al leer la obra, descubrí otra realidad. El tiroteo no había sido sólo utilizado y tergiversado por la prensa de la época, sino que años después tanto en la novela como en la película había pasado lo mismo", reflexiona el director.

Como telón de fondo, más allá de narrar la historia de un grupo de delincuentes, también se aborda el tema de la ambición del hombre. En los aspectos formales, el montaje busca seguir la sucesión de escenas desde el robo al acorralamiento, a través de una quiebra constante de la continuidad espacio-tiempo. Para dar con ese ritmo, se buscó un espacio escénico neutro y funcional, que permitiera seguir el relato, donde entran en juego elementos audiovisuales.

"Hubo una exhaustiva investigación de época al momento de detallar la escena. Desde los cigarrillos importados que fumaban los pistoleros, hasta los titulares que se publicaban, detalles que valorizan más la ambientación".

El montaje tiene desafíos, como reflejar 16 horas de tiroteo, o plasmar en escena los efectos de los gases lacrimógenos. Además, hay una apuesta a hurgar en los aspectos más humanos de los asaltantes, a los que la prensa de la época calificó de "bestias asesinas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)