último título del año

“El Cascanueces”: clima de Navidad en el Ballet Oficial

Con 12.500 entradas vendidas hoy llega un clásico, con coreografía de la argentina Silvia Bazilis

El Cascanueces
El Cascanueces, en versión de Silvia Bazilis. Foto: Carlos Villamayor

El estreno de El Cascanueces, esta noche en el Auditorio Nacional Adela Reta, marca año a año por lo menos dos cosas: que la temporada del Ballet Nacional Sodre está terminando, y la llegada inminente de la Navidad. El espectáculo, que ya lleva más de 12.500 localidades vendidas, se presentará hasta el viernes 28, y las entradas están en Tickantel, desde $ 60 a $ 890.

“Esta es una obra que en el mundo entero siempre triunfa en esta época del año. Y va a ser bonito tener la Orquesta Juvenil del Sodre con nosotros, con prácticamente 60 músicos. Y contar también con el coro juvenil. Y musicalmente, creo que es el ballet de Tchaikovsky más rotundo. Fue el último ballet que él hizo, incluso no llegó a ver el estreno. Y su fuerza es tal que uno cierra los ojos y se está imaginando todas las secuencias”, explicó Igor Yebra a El País sobre este título, que se presentará en una coreografía versionada por la bailarina argentina Silvia Bazilis.

El montaje cuenta con diseño de escenografía de Gastón Joubert, realizada en los Talleres Auditorio Nacional Sodre, mientras que el diseño de vestuario es de Nelson Mancebo, y las luces corrieron por cuenta de Sebastián Marrero. Como es habitual en este clásico, habrá teatro de animación, a cargo de artistas uruguayos de mucha trayectoria en esa disciplina.. 

“El momento de los títeres y del teatro negro es muy bonito, y le da al espectáculo un añadido más, que lo hace más completo. Creo que las marionetas aportan un momento muy mágico. Y hoy en día, con todo lo que se trabaja en el terreno audiovisual, volver a este tipo de cosas, tan tradicionales, me parece importante hacerlo”, reflexiona el director del BNS.

“Yo he hecho muchas versiones de El Cascanueces, y coreográficamente, esta que vamos a presentar está muy lograda, pero no es una versión muy exigente para los bailarines a nivel técnico. Y quizá eso haga que los bailarines la disfruten más, y transmitan más esa energía. Esa alegría que cuando tienes una coreografía de un nivel técnico tan grande, un poco a los bailarines hasta se les olvida sonreír. Esta versión es más bailable, y creo que esa emoción se pasa fácilmente al público”, puntualiza Yebra, quien describe la versión como netamente clásica.

El Cascanueces
El Cascanueces, un despliegue de fantasía. Foto: Carlos Vilamayor

El director del BNS observa también que esta versión tiene un buen equilibrio entre coreografías y decorados. “Está muy bien compensado. Hay otras producciones que han tenido escenografías muy opulentas, dado que este ballet puede dar a ese tipo de cosas. Pero esta que van a ver es una escenografía muy compensada, y clásica. No va a buscar nada extravagante. Vamos a presentar lo que se llama realmente un Cascanueces clásico”, remarca el bailarín y coreógrafo vasco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)