CIRCO

Un caos que esconde su rígida estructura interna

Desde hoy miércoles 3 se presenta en Sala Verdi Circo Tranzat, con su espectáculo Yenn

Yenn
Yenn. Foto: Nicolás Barreiro

Hoy y mañana a las 21.00 con entrada libre se presenta Yenn, en Sala Verdi, en el marco de Montevideo de las Artes. Se trata de un espectáculo que lleva adelante Circo Tranzat, que en estos días también se está presentando en Piriápolis, todas las noches de enero, a las 21:30, en los alrededores del enigmático castillo de Piria, con su nuevo espectáculo Antiq. En Sala Verdi es con entrada libre y en Piriápolis con entrada a voluntad.

Yenn trabaja en la línea del circo contemporáneo, con cinco intérpretes y un músico en escena. El grupo de artistas se presenta muy cercano al público, en términos de complicidad. “Trabajan con cosas muy simples, objetos como maderas, tablones, cajones de verdura. Y están todo el tiempo construyendo y generando equilibrios, y también situaciones que se van a lo disparatado”, explicó a El País el director del espectáculo, Iván Corral, quien concibió este montaje como todo un juego de acción y reacción, en el que los números conforman una continuidad.

Una figura clave del elenco es Francisco “Cototo” Cuello, el músico, quien participa de la escena también como actor. Él tiene en el escenario como un kiosco musical, dado que está rodeado de instrumentos, desde bajo y contrabajo eléctrico hasta una flauta oriental. “Hay también unos micrófonos que se ponen en la escenografía misma, para multiplicar la sonoridad. Y además él trabaja con una loop station, que graba sonidos para generar otros”, señala el director.

La obra tiene mucho de teatro físico, y tiene elementos de circo pero no número a número. Por eso el elenco incorpora actores versátiles, que integran acrobacia, equilibrios y malabares, pero dentro del guión escénico. “Entre los actores, uno es más payaso, otro tiene perfil más acrobático, uno viene más del lado de la danza. Y lo que muestran en escena también refleja un poco cuáles son sus técnicas”, indica Corral.

“El espectáculo trabaja todo el tiempo con la construcción y la decontrucción. Hay una inestabilidad permanente en el escenario. Todo el tiempo están como queriendo construir algo que no se termina de armar, o por accidente, o por lo que fuere. Aunque todo eso que es desequilibrio a los ojos del espectador, hacia adentro de la escena surge de mucho control. Se muestra un caos, pero que tienen atrás meses de ensayos y más de 200 funciones. Un caos que tiene su estructura internamente”, relata el artista.

El montaje viene de una gira por Argentina, para la que fue seleccionado entre 1145 espectáculos, y ahora, elegido para integrar la grilla del festival Montevideo de las Artes, da estas dos funciones montevideanas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)