TEATRO

Cachorros que hacen emocionar a los humanos

Paw Patrol llega el fin de semana al Palacio Peñarol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Paw Patrol . Foto: Difusión

El espectáculo infantil Paw Patrol ¡Carrera al rescate!, basado en la serie animada de los heroicos cachorros, ofrecerá desde este sábado cuatro funciones en el Palacio Peñarol de Montevideo, abriendo las vacaciones de invierno. Serán el sábado y domingo, a las 15.00 y a las 18.00, y las entradas están en Red UTS, Tienda Inglesa y Red Pagos, con precios que van de 600 a 1.350 pesos.

El show ofrece una aventura musical con más de una docena de personajes de la serie animada de Nick Jr. y Spin Master Entertainment, la cual se transmite por el canal Nickelodeon Latinoamérica. El show empezó su gira en Estados Unidos, luego Canadá, Australia, Europa, China, México, y ahora llega a su etapa de América del Sur.

"El espectáculo se opera con 72 personas, y 14 actores en escena. Dura una hora y media, en dos actos, y son cuatro trailers los que transportan la producción", explica para dar una idea del tamaño de la producción, Armando Reyes, productor ejecutivo de Paw Patrol y director creativo de la empresa Tycoon Gou Producciones.

La puesta en escena promete mucha acción y música, y tiene por eje el día de la Gran Carrera, donde competirá la alcaldesa Goodway, de Bahía Aventura, contra el alcalde Humdinger, de Foggy Bottom. Sin embargo, un incidente inesperado llevará a la Paw Patrol a tomar el lugar de la alcadesa, para provocar una sorpresas y aventuras en la trama.

Este montaje combina una escenografía teatral con una pantalla gigante de alta tecnología, con una docena de cambios escenográficos y efectos especiales. "Hay 18 números musicales, muy conocidos por los chicos que ven la serie de televisión. Lo que más ha sorprendido de esta producción, es que los cachorros se comunican directamente con el público, ya que mueven la boca, los ojos y las orejas. Logran una conexión, un sentimiento muy especial con los espectadores", agrega el productor ejecutivo, también director del montaje.

"La voz son las originales de la serie, pero los personajes humanos hablan y cantan en vivo. Eso demanda una sincronía muy grande, de ahí que el espectáculo tomó ocho meses de preparación, y cuatro meses en montar toda la compañía", detalla Armando Reyes.

El trabajo en equipo, la amistad, la disciplina, luchar por llegar a la meta, son algunos de los mensajes que el show busca dejar en los chicos. Como es clásico, no faltará merchandising, y al final del show, los niños podrán sacarse una foto con los personajes. "No es un espectáculo infantil, género que está muy pateado en nuestros países. En para toda la familia, con una súper producción", afirma.

"El show tiene algunos ajustes en idioma, y en humor, en estas giras. Latinoamérica es diferente de país a país. También el volumen del espectáculo cambia según la región a la que va. En Estados Unidos es mucho más bajo. El público latinoamericano requiere un volumen más alto, porque nosotros somos más gritones, vivimos metidos en el ruido", señala.

"Cuando yo empecé en este negocio, fue haciendo Barney, que fue un proyecto que duró muchos años en el mercado. Hoy no: cada año hay una marca nueva. Los niños tienen menos permanencia con la marca: luego pasan a otra. Peppa Pig eran un exitazo, y hoy ya no existe más para los niños", ilustra el productor, que ya trajo a Uruguay Dora, la exploradora y Bob Esponja, entre otros shows.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados