PEPE VÁZQUEZ

"Yo estoy en buenas relaciones con la muerte"

El Teatro Victoria recibe a partir del viernes 13 Paciencia y pan criollo, un recorrido por la vida de un actor, contado en primera persona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pepe Vázquez. Foto: archivo El País

Pepe Vázquez repasa su niñez, su adolescencia, sus pasos por el teatro, desde una mirada a la vez crítica, graciosa y nostálgica. Representante de la guardia vieja, el actor subirá a escena durante enero, los viernes y sábados a las 21:30, en la antigua sala de Río Negro 1479.

—Escribiste un libro de memorias y luego presentaste este espectáculo autobiográfico. ¿Habrá un vínculo entre el libro y el espectáculo?

—Hay. El contacto que tienen es la sinceridad, ese tono de ser yo mismo. No hay prácticamente ningún personaje. Estoy viejo, voy a cumplir 77 años: entonces tengo ganas de hablar de mí, de lo que ha sido mi vida en el teatro. Y de lo que es el teatro como compromiso artístico.

Paciencia y pan criollo mezcla autobiografía y humor...

—Sí, soy yo hablando de mí, a través del humor y la emoción. Lo hice para demostrar que podía entretener a la gente sin embarrar la cancha, sin hablar de estupideces ni de pornografía. Porque fui a ver tres o cuatro unipersonales y quedé alelado de la taradez que decían: de la tetas, del tamaño del culo de las mujeres, y con una obsesión. Y nos ha ido tan bien que nos invitaron a Europa con el espectáculo, para ir este año a España, Italia y Holanda.

—¿Los problemas de salud te han cambiado el modo de percibirte a ti mismo?

—Sí, claro. Estoy en la cola, aunque todavía al cajero no lo veo. Pero yo estoy en buenas relaciones con la muerte, con el final de la vida. Ya pasé esa etapa de crisis, que todos pasamos cuando en un momento.

—Tu hiciste unipersonales, como Pepe, el Oriental, en 1972, cuando no eran tan común el género...

—No, fue el primero que se hizo. Luego Armando Halty hizo Boulevard Sarandí, también con texto de Milton Schinca. Y también Estela Castro hizo muchos unipersonales.

—Y además de la distancia en el tiempo, ¿qué diferencia hay entre aquel Pepe, el Oriental y Paciencia y pan criollo?

—Y, la experiencia que yo agarré. Haber trabajado mucho junto a un hombre como Jorge Denevi, un gran director de actores. Él ha aprendido a manejar al actor que es una maravilla. Cuando trabajo con él, siempre me acuerdo de una frase que le escuché a Pepe Estruch, que decía que el verdadero director, si es un buen maestro, no te dice por dónde tenés que ir, sino por dónde no vayas.

Paciencia y pan criollo fue una obra que también divulgaste en una modalidad curiosa, llevándola a pedido a la casa de los propios espectadores...

—Sí, desde casas de un excelente nivel económico hasta lugares muy humildes. La hice en Euskal Erría 70, en el Salón Comunal, ante gente que está al borde de la pobreza. No tenían cómo venirme a buscar, y se consiguió una camioneta de la Intendencia, que nos llevó y nos trajo. Yo tenía cierto temor de si les iba a gustar. Y hay una parte en que hago el monólogo de Hamlet, Ser o no ser, y Denevi me hizo una traducción maravillosa. Cuando termino el espectáculo siempre charlamos y tomamos algo; al fondo, un hombre viejo, al que le faltaban unos dientes, me dice: Don Pepe, lo que pasa es que el pensamiento progresista no lo inventó Marx. Eso nació antes de Cristo, con los griegos. Fue de un gran nivel la charla. Y una señora me abrazó, y me regaló una bufanda que había tejido ella. Es un tipo de acercamiento muy especial.

PERFIL

Próximo paso de un gran actor

Nombre: Pepe Vázquez.

Nacido en: Treinta y Tres, 1940.

Detalle:Actor de teatro y ocasionalmente también director.

El 5 de mayo en el Teatro Alianza Uruguay-Estados Unidos, Pepe Vázquez estrenará junto a Julio Calcagno Aeroplanos, un texto del argentino Carlos Gorostiza (1920-2016), obra que el Teatro Circular hizo en 1992, protagonizada por Walter Reyno.

"Es una obra entrañable, y Reyno era una maravilla cómo la hacía. Y esta versión va a ser un homenaje a él. Fue un actor del cual aprendimos muchos. Verlo actuar era impresionante: era uno de los que se incendiaba en el escenario", afirma el actor.

"Y una cosa que nos pasó fue que cuando fuimos a pedir los derechos de Aeroplanos, Gorostiza nos dijo, No, qué le voy cobrar yo a los uruguayos, a esa gente que yo quiero mucho, y que tanto han representado mi teatro."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados