CRÍTICA

"Black Comedy": un clásico inglés en una versión sin muchas sutilezas

Los miércoles y jueves se está dando en Teatro del Notariado este genial texto de Peter Shaffer

Black Comedy
Black Comedy, en el Notariado. Foto: Alejandro Cámara

Si Teatro Alianza tiende la comedia emotiva, Teatro del Notariado es un escenario propenso a la comedia abiertamente humorística, muchas veces a partir de situaciones de golpe y porrazo. A mitad de semana, el escenario del Notariado está ofreciendo Black Comedy. El apagón, un clásico del teatro inglés, que en esta versión permite tomar contacto con un texto notable, aunque llevado a escena de un modo simple, con no demasiados lucimientos.

La obra, que fue estrenada en 1965, tiene un argumento atrapante, que se arma a partir de una serie de tramas menores, para concretar una comedia de situaciones, y confusiones, de mucho ingenio. La particularidad de este texto es que fue concebido bajo un esquema de iluminación invertida, es decir, que cuando en escena hay luz, en la ficción están en apagón. Esto permite que los ocho personajes, a lo largo de la obra, sean vistos por el público pero, supuestamente, no se ven casi entre ellos, dado que estarían a oscuras. Las distintas personalidades en juego, y los toques de excentricidad que aporta el autor a sus personajes (muy ingleses), completan un panorama que de antemano era prometedor.

Black Comedy
Black Comedy, una comedia de ingenioso texto. Foto: Alejandro Cámara

La versión actual se descansa un poco en la fuerza del texto, y realiza un trabajo de dirección no marcadamente original, llevando adelante el montaje sin una concepción escénica propia. Más que matizar los muchos vínculos que se plantean a lo largo de la obra, el director y los actores trabajan desde un registro no muy amplio, que da prioridad al movimiento al gesto expansivo, al juego de la torpeza. Los muchos gestos y movimientos que podrían surgir en una situación a oscuras, quedan ceñidos a un rango pequeño, repetitivo.

La comedia, en consecuencia, tarda en ir proyectando su humor sobre la platea, y recién sobre el final hay unas situaciones cómicas realmente efectivas. Desgraciadamente, la obra termina justo cuando el humor empezaba a crecer. De todos modos, el espectáculo no se hace tedioso ni denso, y si el espectador no conoce el texto, tiene mucho para descubrir desde la butaca.

Black Comedy
fue hecha en Uruguay en 1967, en Teatro del Centro Carlos E. Scheck, bajo dirección de Sergio Otermin, y con un elenco de grandes actores, encabezado por Margara Willat, Martínez Mieres y Víctor Newbery. La obra volvió a la escena montevideana en 1999, bajo dirección de Omar Varela, ahora a cargo de la versión que se presenta en el Notariado. En aquella puesta de 1999, en Teatro del Anglo, participaban Juan Antonio Saraví y Marcelo Galli, entre otros intérpretes que marcan fuerte su presencia en escena. La nueva puesta, que ahora se ofrece al público, concreta una versión poco lucida de este clásico, que hasta en su versión menos brillante, siempre da motivos para reír un poco.

Black Comedy
Black Comedy, una comedia de trama ágil. Foto: Alejandro Cámara
ficha

Black Comedy [***]

Autor: Peter Shaffer. Dirección y traducción: Roberto Andrade. Elenco: Gustavo Casco, Cecilia Yáñez, Isabel Schipani, Sergio Pereira, Alejandro Martínez, Tefi Crocce y Jorge del Valle. Diseño de vestuario: Nelson Mancebo. Diseño de escenografía: Gerardo Bugarín. Diseño de Iluminación: Claudia Sánchez. Sala: Teatro del Notariado. Funciones: miércoles y jueves a las 21.00. Tickantel, $ 480.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)