ballet

El Ballet de Hong Kong con diseño y realización uruguayos

La compañía oficial de ballet de Hong Kong pondrá en escena "El corsario" con escenografía y vestuario del uruguayo Hugo Millán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
De "El Corsario", Ballet Nacional del Sodre. Foto: Darwin Borrelli

El vestuarista y escenógrafo uruguayo Hugo Millán, del Ballet Nacional del Sodre, tendrá el ogullo de ver su trabajo en la próxima puesta en escena del ballet El corsario de la companía oficial de ballet de Hong Kong.

Consultado por El País, Millán cuenta que la compañía oficial de Hong Kong, cuando decidió incorporar El corsario a su programación, contrató a la coreógrafa canadiense Anna Marie Holmes, quien había quedado muy conforme con la puesta que se hizo de ese ballet por el Ballet Nacional del Sodre (BNS).

Fue ella quien le recomendó a los productores chinos el trabajo de Millán, quien ya estuvo en Hong Kong para supervisar los detalles de la puesta en escena del ballet con sus diseños.

"Al principio, el Ballet de Hong Kong solo iba a alquilar vestuarios y escenografías, pero luego se decidieron a comprar la licencia, que es propiedad del BNS; ya que fue para el BNS que hice ese trabajo. Es un contrato entre el BNS y el Ballet de Hong Kong".

Millán viajó en octubre a Hong Kong con la "biblia" de El corsario, para mostrársela a la contrapartida china. "Se le dice la 'biblia' a todo el trabajo hecho para una obra en particular desde el punto del diseño, vestuario y escenografía. En la 'biblia' está especificado el vestuario de cada uno de los personajes del elenco, los telones, los elementos de la escenografía, todo", explicó Millán.

A partir de la biblia de Millán, la compañía de Hong Kong podría haber encargado la confección de todo a China (continental) o España, pero como cuenta el profesional, también parte de ese trabajo fue para Uruguay: "Se les hizo saber que los talleres del Sodre habían realizado un buen trabajo con la escenografía y ellos pidieron cotización. Cuando vieron que el presupuesto les servía, entonces le encargaron a los talleres del Sodre los telones, que ya se están pintando acá. En abril se llevarán a Hong Kong, y la obra se estrenará allá el 3 de noviembre".

Millán dice que todavía no lo puede creer, y eso que ya estuvo en Hong Kong una vez. "Me sorprendió muchísimo. Es como un juego de dominó: algo que empezó en Montevideo que provoca este tipo de cosas, como que enlos talleres del Sodre terminan trabajando para el ballet de Hong Kong. Uno piensa los diseños a lo sumo llegarían a algunos países de la región, pero llegaron al otro lado del mundo. Esta es una puerta que se abre, porque el Ballet de Hong Kong hace giras por toda Asia y también hacen giras por Estados Unidos. Este espectáculo, con su vestuario y escenografía, lo van a ver mucha gente. Realmente, es reconocimiento brutal".

Haber ya estado en Hong Kong fue, también, toda una experiencia para MIllán. "Es constatar que hablamos el mismo lenguaje en el mundo de las artes escénicas. Aunque ellos hablaran chino y yo un inglés a lo indio, nos entendimos sin problemas. Eso fue muy emocionante".

Trabajar con el equipo del Ballet de Hong Kong fue, también, gratificante desde el punto de vista profesional, por la abundancia de recursos del que dispone. "Cuando diseñé el vestuario, tuve que sustituir algunos materiales que había pensado para los trajes, porque no tenemos todos los materiales en Uruguay. Cuando llegué allá, todo estaba disponible. La elección de telas en Hong Kong fue algo demencial. Acá, hay dos o tres lugares a los cuales recurrir, y allá fue como si en todo 18 De Julio hubiera únicamente casas de telas. Allá, la representación de El corsario va a ser exactamente como lo diseñé", dice contento Millán.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)