LOS ENTRETELONES DE SHAKESPEARE

El poder, aún ese gran afrodisíaco

Hoy llega Los villanos de Shakespeare al Teatro Solís.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Robles transita por personajes de Shakespeare y por él mismo. Foto: A. Persichetti.

Desde hoy hasta el domingo, por cuatro funciones, se verá en la Sala Zavala Muniz Los villanos de Shakespeare, un texto para unipersonal del gran escritor y actor inglés Steven Berkoff, que en esta versión uruguaya cuenta con dirección de Marcelino Duffau y actuación de Pablo Robles. Consiste en un viaje escénico en el que algunos de los personajes agrios y perturbados buscan ser mostrados al público de manera dinámica y reflexivamente.

"Es interesante la mirada contemporánea que le da Berkoff a Shakespeare, categorizando entre sus personajes a los que serían villanos. Y toma momentos de esos personajes, uniendo textos de Shakespeare. Pero a su vez, entre personaje y personaje, el actor habla con el público, analizando y mostrando cómo determinados hechos y situaciones de villanía, no han cambiado en su esencia 400 años después", señaló a El País el reconocido director teatral Marcelino Duffau.

"Berkoff le agrega a esos personajes humor; y hay un personaje, que en el original es el propio Berkoff, y en esta puesta el actor Pablo Robles habla desde él mismo, no desde Berkoff. Skakespeare es complicado ya de por sí, y en este caso más todavía, porque un personaje es presentado por un fragmento de la obra, más lo que se dice y reflexiona sobre él", explica el director, quien contó con el apoyo en vestuario y espacio escénico de Ana Arrospide.

En escena, el músico Nando Chitnisky ejecutará en vivo los instrumentos que completan el clima de las escenas, por donde desfilan Yago, Ricardo III, Macbeth y Lady Macbeth, Shylock y Hamlet, mostrando el lado más oscuro de ellos, sus contradicciones, así como su vínculo con el poder. "Por un lado está Chitnisky, con guitarras, teclado, música por computadora, y por otro hay mapping, y todo el trabajo de iluminación, que por suerte se puede hacer ahí en el Solís. Salvo allí, y en el Sodre, es imposible contar con todo eso. Creo que el actor está muy bien protegido por todos los rubros, pero en función de las palabras de Shakespeare y de Berkoff. No por los efectos porque queden lindos", indica Duffau, remarcando la importancia que tuvo para el montaje la traducción que del texto hizo expresamente para la ocasión Jack Springins.

Consultado Duffau por qué en esta galería de malvados aparece Hamlet, responde: "Esa es la sorpresa. En la obra lo explica. Por otro lado, Hamlet mata a siete personas, y en la obra Berkoff explica por qué lo incluye entre los villanos. Siempre detrás de todo pueden estar los celos, o la ambición, la envidia, el deseo sexual, pero fundamentalmente el poder, el gran afrodisíaco que mueve al ser humano".

Berkoff es un dramaturgo que un tiempo atrás fue bastante frecuentado por la escena local, con obras muy distintas en tono y estilo. Ahora, Los villanos de Shakespeare permite conocer un trabajo bien personal de este gran creador inglés. Va los cuatro días a las 21:00 horas, con entradas en Tickantel a $ 390.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados