TEATRO

Un arte milenario que utiliza la tecnología de hoy

El Circo Imperial de China en doble función diaria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Unos 40 artistas, de entre 13 y 25 años, llegan a Uruguay. Foto: Difusión

Hasta este domingo el Circo Imperial de China estará en el Palacio Peñarol (Minas y Galicia), para ofrecer El panda y la naturaleza, show de acrobacia de gran despliegue, que se presenta todos los días en doble función. Va a las 15:00 y a las 18:00, y las entradas están en Red UTS, de $ 650 a $ 1650.

Cuarenta artistas, más el equipo técnico (y un cocinero) llegaron a Montevideo el lunes último, tres días antes del estreno, para montar en el Palacio Peñarol el escenario y demás instalaciones.

"Mientras armamos las instalaciones, los acróbatas van ensayando, para que se acostumbren a las medidas del escenario, y el lugar donde se tiene que ubicar cada uno. Mucha gente piensa en el circo chino como pura acrobacia, pero no: esto es un circo teatral y acrobático, y también con un poco de danza", adelanta a El País Lu Zhengao Ake, productor de la gira.

El productor explica que el show trae al presente este arte milenario, pero en un marco tecnológico de avanzada. "Este es un espectáculo con un ritmo bastante tropical y moderno", indica Lu Zhengao Ake, contra lo que uno podría suponer.

El argumento tiene a dos pandas como protagonistas, que al parecer son bastante haraganes. Ante eso, el maestro los convierte en miniaturas, y los saca a conocer el mundo, el trabajo, el esfuerzo. "Un poco el mensaje que hay es que con esfuerzo se llega", puntualiza.

Esta gira por América Latina empezó el 1º de abril en Brasil y culmina a fines de agosto, abarcando cinco meses. El productor aclara que hay dos grandes circos de este género que viajan por el mundo: el Circo Imperial de China y el Circo Nacional de China. "Son de diferentes lugares de China, el origen de sus integrantes es distinto. Este es más rítmico, el otro es más próximo al ballet, más de danza".

La troupe es lógicamente de chicos jóvenes, que van más o menos de los 13 a los 25 años, y algunos de ellos recorren por primera vez la región. "Ellos se asombran en América Latina de ver un lugar donde no hubo tantos cambios. China está cambiando constantemente. Allá en los últimos 20 años hubo cambios profundos, incluso con ciudades nuevas. En Latinoamérica prácticamente no hubo cambios", cuenta el productor.

Sobre las costumbres de estos artistas que llegan de China, el productor comenta: "Ellos igual comen comida de acá, local, pero no les gusta todos los días. Prefieren comer al gusto de ellos, con más condimentos, con más picante, o gustos fuertes, como el anís. Eso no tiene que ver con la dieta del acróbata, que no es tan estricta. Más bien tienen que tener mucho entrenamiento. No los días de función, pero los demás días, ellos hacen ejercicios y practican para mantenerse en forma", detalla al respecto Lu Zhengao Ake.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)