CRÍTICA: nUESTRAS mUJERES

La amistad: una forma de humor

Con funciones agotadas se estrenó en Teatro del Notariado una gran comedia del autor francés Eric Assous

Nuestras mujeres
Nuestras mujeres, con Toncoso,  Delgrossi y Rodríguez. Foto: Marcelo Bonjour

La temporada teatral empezó con el pie derecho, con el estreno de Nuestras mujeres. Porque cada año, la cartelera de teatro suele tener más humor que comedias. Y la comedia no es solamente un momento de risas junto a un escenario. El difícil género reclama (y no siempre encuentra), un gran argumento, personajes con perfiles psicológicos de interés, y una cronometría muy precisa. Y todo eso con comicidad. Y este estreno que abrió la temporada tiene todo eso.

La maestría del dramaturgo francés Eric Assous aflora en todo momento. A lo largo de una hora y media, la trama va creciendo, paso a paso, sin estancamientos. Los toques de humor son continuos: el público lo expresa con claridad. El argumento abre con una situación verosímil, y ese sentido de la realidad no se pierde nunca a lo largo de todo su desarrollo. Tres amigos se reúnen semanalmente para jugar a las cartas, pero un día uno de ellos llega y cuenta que acaba de matar a su esposa. El debate sobre si apoyar o no al victimario se va ramificando en un mar de argumentos, desde los que van saliendo prejuicios, historias del pasado, rivalidades, modos de ver la vida.

Evidentemente que el tema de la amistad y sus límites está en el tapete. Pero también el de la vida en pareja, la soledad, la paternidad, las relaciones con los hijos. La obra se presta para tres buenas actuaciones, y esta versión local aprovecha muy bien los personajes. César Troncoso compone al amigo más conservador, más conciliador. Franklin Rodríguez al más arrebatado, más pasional. Y Diego Delgrossi hace también un gran papel, encarnando con mucha creatividad al marido ese que viene a contar el homicidio.

Son tres actuaciones distintas, y encajan muy bien. Troncoso es el más serio, y compone su personaje bien desde la actuación. En el otro extremo está Franklin Rodríguez, que echa mano a todos sus recursos de actor cómico natural, y a toda su experiencia de funciones y funciones en ese terreno. Y Delgrossi trabaja tanto desde la técnica como desde la intuición, logrando un resultado formidable. Los tres intérpretes son interesantes de ver y escuchar, en un juego escénico que tiene los ritmos muy bien marcados.

Detrás del trío de actores está Mario Morgan, quien puso su sensibilidad, su talento y su experiencia en el arte de la puesta en escena de la comedia. El director pulió escenas, trabajó también los silencios, los juegos con los objetos del escenario. Hay una escena muda, con un pocillo de café, que es impagable. Porque el ritmo en la comedia es cronometrado pero no siempre acelerado: las acciones se precipitan y se calman, en una modulación que el espectador experiente disfruta plenamente.

En cuanto a la decoración y los rubros técnicos, la apuesta fuerte es la escenografía, que siendo sobria, es vistosa y funcional, con toques atractivos. La música hace aportes pintorescos, además de jugar un rol vinculado a la trama. Y las luces son muy sobrias, sin cambios innecesarios. Dentro de ese esquema propio del género, Morgan se luce desde el trabajo de los actores. El estreno de la obra, el pasado jueves, fue además una instancia social de alto nivel, con el gran cómico argentino Antonio Gasalla aplaudiendo desde la platea.

ficha

Nuestras mujeres [****]

Autor: Éric Assous. Dirección: Mario Morgan. Actores: César Troncoso, Franklin Rodríguez, Diego Delgrossi. Dónde: Teatro del Notariado, de jueves a sábados a las 21.00 y domingos a las 20.00. Tickantel, $ 480.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)