TEATRO

El absurdo en una puesta que festeja un cumpleaños

L’Arcaza celebra sus 20 años con Gogol en El Galpón.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
L´Arcaza. Foto: Divulgación

El Capote se enmarca en nuestro trabajo como grupo: L’Arcaza Teatro cumplió el año pasado 20 años ininterrumpido, así que queríamos realizar un nuevo montaje dirigido a un público adulto. Desde que nosotros hicimos la escuela de Puerto Luna, allá por 1995, nos acercamos a Chéjov y de ahí siempre tuvimos le intención de trabajar algo de Gogol, nos seducía mucho su lado absurdo. También nos interesaba mezclarlo con el trabajo de biomecánica de Meyerhold: al final todo decantó en que nos interesaba de Gogol no tanto su sátira, sino más su sentido esencial de la vida. El Capote como cuento es simple y complejo a la vez, trata del ser y todas sus contradicciones, tiene humor, sátira, y conmueve", explicó a El País Richard Riveiro, quien cada jueves, a las 20:30 horas en la Sala Atahualpa, de El Galpón está haciendo esta obra, junto a Fabiana García y Pablo Albertoni. Entradas: $ 300.

El trío de artistas desarrolló un sistema escenográfico inspirado en el famoso juego ruso Tetris. "Nuestras mesas y sillas se encastran y generan distintos espacios que se van armando y desarmando según conviene a las escenas. Para poder contar la poesía de Gogol quisimos evidenciar los efectos del viento y de la nieve como si estuviéramos viendo un retablo donde estos narradores de historias mueven sus sets para actuar", agrega el entrevistado.

El equipo trabaja sobre el clown teatral, usando un acento inventado ruso para darle juego a las voces y para generar con el público esa sensación simpática "parecida a cuando se encuentra con un extranjero. Entramos y salimos del juego, tratamos de acercar un tema triste y duro de la mejor manera. Intentamos todo el tiempo transitar por una cuerda floja", indica Riveiro.

Maestro del relato breve (además de notable dramaturgo), Gogol es considerado uno de los precursores del surrealismo, entre los varios estilos que anticipó. En El Capote reúne realismo crítico, sentido del humor, sátira y un toque de elementos fantásticos. Su protagonista, Akakiy Akakievich, es una persona objeto de burla y desprecio por parte de los demás. El texto narra su vida con sarcasmo y afecto, pudiendo generar comicidad y compasión. En la puesta se le da relevancia al papel del narrador, muy presente en el relato a través de comentarios y disgresiones.

"El narrador de Gogol somos los actores que contamos la historia. Para nosotros los espectadores son almas que vagan y que hoy las hemos convocado para contarles una historia. Esta es la historia de un desgraciado Akakiy, y si él pudo descansar en paz, cualquiera de las almas en pena que está viendo nuestra representación podrá hacerlo. De esta forma para nosotros el encuentro de esta historia con el público es muy especial. Esto por supuesto que el público no lo sabe. Y si nos lo preguntan nosotros los negaremos. Es más, mis compañeros no están de acuerdo", remata el inquieto creador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados