televisión - fargo, la serie

Siete razones para engancharse con "Fargo"

Siete argumentos para ponerse al día con la serie que nació a partir de la película policial del mismo título, producida y dirigida por los hermanos Coen, estrenada en 1996. Nota sin "spoilers"

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fargo

La serie va por DirecTV y ya tiene una temporada y media. Acá, siete argumentos para ponerse al día con esta serie. 

1. POR LOS PAISAJES

Ambientada en las gélidas tierras del norte de Estados Unidos —concretamente en el estado de Minnesota, al lado del límite que separa a Minnesota de North Dakota—, la serie aprovecha con mesura y buen gusto esos casi infinitos horizontes blancos. Y, con algo de morbo, saca provecho de los contrastes entre el rojo y el blanco cuando la nieve recibe la sangre de alguna víctima. Lo inmenso de las superficies subraya lo insignificante que podemos llegar a ser, y lo inútil que puede ser tratar de escapar del destino. Visualmente, la serie depara grandes placeres.

  

2. POR EL GUIÓN

Planteada como un policial, la serie —tanto en su primera temporada como en la actual— va desplegando con sutil maestría y siempre en clave realista las piezas del rompecabezas. Que el espectador sepa de antemano lo que los personajes ignoran, solo aumenta el suspenso y la tensión. La primera temporada gira en torno a la investigación de un maletín con dinero que es enterrado en la nieve y también la indagación de un asesinato "doméstico". La segunda, que va por su sexto capítulo, narra las peripecias de una familia mafiosa que domina la zona pero que verá amenazada su posición cuando otro tipo de mafiosos quiera desembarcar en el mismo territorio.

     

3. POR LOS PERSONAJES

Entre las blancas planicies, en medio de pueblos pequeños y aislados, pueden vivir los más despiadados monstruos. En este mundo, hay gente que de lo más simpática, al tiempo que es capaz de cometer salvajes crímenes y seguir tan pancha. 

4. POR LOS VILLANOS

No revelamos nada importante diciendo que Billy Bob Thornton es el villano de la primera temporada, en un espléndido papel. En la segunda, no está tan claro quiénes son los peores: si los mafiosos locales o los mafiosos que llegan de afuera. 

5. POR EL HUMOR 

Tal como en la película de los Coen, entre momentos de extrema violencia, hay otros en los cuales aparece un humor seco, acorde al contexto frío y desierto en el cual la acción se desarrolla. ¿Dos mafiosos que hablan de la calidad del shampoo y el acondicionador, a lo Tarantino? Sí. ¿Una pareja de hermanos que no pronuncia palabra durante toda la serie, como si fueran dos personajes salidos de un corto de Buster Keaton? También. ¿Un izquerdista que se la pasa vociferando en contra del "sistema" pero sucumbe en cinco minutos al discurso de un político derechista solo porque éste fue un actor famoso? También.

6. POR EL ELENCO

Martin Freeman. Billy Bob Thornton. Ted Danson. Kirsten Dunst. Solo esos nombres alcanzan como argumento. Sin embargo, las dos temporadas se apoyan principalmente en protagonistas que brillan sin el renombre de los que recién mencionamos: Allison Tolman en la primera temporada y Patrick Wilson en la actual.

7. POR LOS DETALLES

La atención a vestuario, dirección de arte y utilería es minuciosa, sobre todo en esta segunda temporada. Desde los autos hasta los atuendos, pasando por los adornos, muebles y otros elementos, todo está tan cuidado que la serie consigue ubicarnos en 1979 (o la idea que podamos tener sobre ese año) con gracia y elegancia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados