Streaming

"You", el último fenómeno de Netflix que hay que mirar con perspectiva de género

La primera temporada de la serie ya está completa en la plataforma, y abre el debate

You. Foto: Netflix
You. Foto: Netflix

La historia se repite: una serie pasa sin pena ni gloria por alguna cadena (en este caso, Lifetime), pero cuando llega a Netflix y se amplifica su alcance, se convierte en un fenómeno. Sin embargo, el asunto con You va más allá de la ventaja en cuanto a masividad que la plataforma de streaming le haya podido dar. Porque You es una historia de violencia, acoso, de manipulación y de las relaciones humanas en la era digital, un grupo de temas que están, hace un buen rato -y por suerte- sobre la mesa, y que hay que mirarla desde la perspectiva de género.

En este último punto surge una de las principales discusiones que se está dando en torno a You. Pero antes, hay que hacer la presentación de la ficción del momento.

You se basa en una novela de Caroline Kepnes, la creó Greg Berlanti (Arrow, The Flash), y la protagonizan Penn Badgley y Elizabeth Lail, o sea, el de Gossip Girl y la de Once Upon a Time. La primera temporada de 10 capítulos está disponible en Netflix; la segunda está confirmada, aunque de momento no hay una fecha de estreno.

Badgley es Joe, el gerente de una librería neoyorquina, que se “enamora” a primera vista de Beck (Lail), una clienta. Sin comillas, Joe se obsesiona con la muchacha, aspirante a escritora, con problemas económicos y preocupada por encajar en un grupo de amigas de clase alta. Sin margen de error y dispuesto a hacer lo que sea para demostrarle que él es el correcto, Joe maneja una relación perturbadora en la que, claro, la voluntad de Beck nunca importa.

Dicho esto, en la discusión alrededor de You entran en juego una serie de factores que tienen que ver con la forma en la que se presentan ciertos temas -si se romantiza o no la violencia, si se perpetúan o no comportamientos machistas-, y cómo eso se desdibuja cuando lo ampara el manto de la ficción. El debate de fondo es similar al hecho sobre otro fenómeno de Netflix, 13 Reasons Why, la serie sobre los muchos motivos que llevaron a que una adolescente se suicidara: están los que la tildan de apología al suicidio, y estamos los que la tomamos como una forma de alcance global, de hablar de un tema que sigue siendo tabú.

You también es una forma de seguir abriendo la conversación sobre todo lo que está mal, y constantemente naturalizado, en las relaciones de pareja, y sobre el peligroso rol que pueden jugar las redes cuando de conocer a otra persona se trata. Los límites de la privacidad y el realismo de las situaciones que elegimos mostrar en Instagram, son cada vez más raros.

La serie cumple con ese cometido de ser tema de discusión, aunque en su forma podrá tener tantos aciertos o errores como subjetividades existan del otro lado de la pantalla. De ahí que sea clave la mirada desde la perspectiva de género.

En líneas generales, You presenta desde adentro una relación tóxica. Lo hace, como el libro original, desde la mirada de Joe, quien lleva el relato en primera persona. Esto podría “facilitar” la empatía del espectador por su personaje, que es un poco lo que planteó ayer, en su cuenta de Twitter, la actriz Malena Pichot (ver recuadro). Sin embargo, es un recurso efectivo para dejar en evidencia cómo, en un vínculo así, la voz y la voluntad de la mujer no importa.

Joe “sabe”, y lo dice todo el tiempo, qué es lo que Beck necesita. Y obra en función de eso. Elimina cada obstáculo del camino y se encarga de que ella lo vea como lo que él está convencido de que es: el último chico que vale la pena en Nueva York.

En eso radica el mayor error de You que, en lo estrictamente artístico, tiene un buen guion y actuaciones, sobre todo la de Badgley, a la altura. El problema está en que Joe es un psicópata: un hombre mentiroso y manipulador, que repetirá en esta historia un patrón de comportamiento que ya tuvo con su novia anterior. Puede convivir con un cadáver por días, o puede montar la escena perfecta para hacer creer un suicidio, sin que se le mueva una sola fibra de su cuerpo, porque está muy mal de la cabeza. Joe es Dexter, o el Paul Spector de The Fall.

Pero en la vida real, la mayoría de los femicidas y de los manipuladores no son psicópatas. La mayoría de los que, en pos de garantizar el bienestar y la seguridad de la pareja, le controlan, celan y limitan todo, son ciudadanos cualquiera con, eso sí, la apariencia de Joe: chicos de clase media, trabajadores, correctos, educados en un sistema patriarcal. No tendrá que preguntarle a demasiadas mujeres de su entorno para comprobar tal afirmación; de hecho, basta con mirar qué tipo de hombres son los que está tapando la ola del #MeToo.

Aun con esa falla, You hace un aporte en tanto abre un espacio de reflexión. El ejercicio demanda atención a los 10 capítulos, en los que será difícil no cuestionar las conductas de sus protagonistas, o no titubear ante algunos clichés que se le roban a la comedia romántica. Pero es parte de la deconstrucción: lo ideal sería que todo sume a una mirada más crítica del entorno, para soñar con que alguna vez, desenlaces fatales como los de You ya no tendrán lugar en la vida real.

Repercusiones

Una historia que genera comentarios en redes

“El problema de la serie You no es que el femicida sea encantador. El problema es que te haga empatizar con él al punto de querer matar a todas las mujeres de la serie”, escribió ayer en Twitter la comediante argentina Malena Pichot, y opinó que la ficción “hace cómplice al público en vez de asquearlo”, a través de “ personajes de mujeres extremadamente imbéciles”. Sus publicaciones recibieron respuestas de todo tipo, aunque muchas de ellas coinciden en que no se empatiza con el personaje de Joe.

Sin embargo, el propio actor, Penn Badgley, ha tenido que contestar en Twitter varios mensajes que en un punto romantizaban a su personaje, alarmado por eso. Y aseguró que la cantidad de publicaciones en esa línea son “toda la motivación que necesitaba para la temporada 2”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)