ESTRENO

De qué se trata la tercera temporada de la serie "Ozark" que se estrena hoy en Netflix

Vimos los primeros episodios de la nueva temporada de esta serie que protagonizan Laura Linney y Jason Bateman y llega hoy al servicio de streaming

Imagen de la tercera temporada de la serie "Ozark". Foto: Difusión
Imagen de la tercera temporada de la serie "Ozark". Foto: Difusión

Nunca desperdicies una crisis le dice Wendy (Laura Linney) a su marido Marty Byrde (Jason Bateman), cuando las guerras de narcos en México comienzan a ser noticia en el pequeño pueblo de Ozark. Así inicia la tercera temporada de Ozark que llega hoy a Netflix y El País pudo ver de manera anticipada.

Esta serie policial de Netflix se convirtió en toda una sensación desde su estreno en 2017, no solo por el exceso de filtro azul que ha ido desapareciendo, también por su genial elenco y una trama donde cada capítulo aporta a la historia general de esta familia que se dedica a lavar dinero para unos complicados narcos mexicanos.

Imagen de la tercera temporada de la serie "Ozark". Foto: Difusión
Imagen de la tercera temporada de la serie "Ozark". Foto: Difusión

Entre el policial crudo y la comedia negra, esta serie recuerda a buenas producciones como las ya finalizadas Breaking Bad y House of Cards. No solo se trata de personajes amorales y que viven en la ilegalidad, hay una riqueza de matices y un brillante elenco que se puso al frente de este drama, tal vez uno de los mejores de la televisión. Además se trata de una serie premiada, el año pasado se llevó el Emmy a la mejor dirección (para Jason Bateman que estaba tan sorprendido como sus contrincantes al quedarse con el premio) y Julia Garner que si bien tiene un papel pequeño, tiene un personaje magnífico que en esta nueva temporada suma minutos en la pantalla.

Ozark se centra en esta familia compuesta por cuatro integrantes (Sofia Hublitz y Skylar Gaertner son los hijos Charlotte y Jonah que rápidamente entienden el negocio familiar), que se mudan de Chicago para lavar dinero de traficantes mexicanos. Y este negocio ha tenido varios tropiezos en las dos temporadas anteriores. Porque si bien los Byrde son calculadores, peligrosos y se muevan en la ilegalidad, es imposible no sentirles cariño.

Ellos se manejan en un mundo donde los manipuladores, peligrosos e inescrupulosos jefes de carteles viajan en jets privados y tienen recursos y contactos; pero también tienen miedo a terminar mal, como le pasó al socio de Marty en la primera temporada cuando pensó que nadie iba a notar los millones que le estaba robando a los narcotraficantes.

Desde entonces hacerse el vivo con los socios no es una opción, y salir del negocio tampoco. Aunque Wendy, tiene una nueva idea: expandir el rubro ahora que se mueven, más o menos en la legalidad.

Además de manejar un casino y tener una empresa de inversiones (que no son otra cosa que fachadas para lavar dinero) para pequeños comerciantes, Wendy quiere manejar un hotel y casino y eso requiere pocas reformas y un buen flujo de capitales para volver al ruedo. De esta forma se puede conseguir plata legítima para ellos, y también para sus jefes. Necesitan. como cualquiera en esa línea de trabajo, algo para dejarles a sus hijos y familiares cuando ya no estén: saben que en seis meses pueden estar en la cárcel o muertos, y sus hijos en la calle. Lo mismo le pasaba a Walter White en Breaking Bad.

Imagen de la tercera temporada de la serie "Ozark". Foto: Difusión
Imagen de la tercera temporada de la serie "Ozark". Foto: Difusión

La propuesta de Wendy llega en el peor momento para Marty quien está paranoico sabiendo que hay un infiltrado del FBI en su casino, y duda con seguir en el negocio de lavar dinero; aunque la visita de una superior en el escalafón delictivo hará que cambie de parecer rápidamente. Porque con esta gente peligrosa no se juega.

Y ha sido Wendy quien ha tenido que volverse una fiera para seguir a flote, y es quien toma mayor protagonismo en esta nueva temporada. Ella también tiene ideas, sueños y metas, y comienza a imaginarse más como una colega de su jefe en el cartel, que como un peón, que es su lugar. Y mientras los Byrde siguen soñando, también continúan hundiéndose más profundamente en las aguas turbias de la violación de la ley mientras fingen que quieren salir de ese círculo vicioso. Mientras tanto las distintas líneas secundarias continúan desarrollándose y en algún momento se cruzarán con la historia de los Byrde.

Y es así como Ozark se parece cada vez más a Breaking Bad (ambas series se centran en personas ordinarias, aunque la producción de Netflix, creada por Bill Dubuque y Mark Williams (escritor y productor de El contador que tiene cierto parecido con Ozark) todavía no llega al nivel de la serie de Vince Gilligan que llegó a su mejor momento en la cuarta temporada. Y Ozark tiene esa precisión en su trama, elenco y una historia que bien puede llegar a alcanzar a esa imponente serie policial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados