Entrevista

"Los Soprano" cumple 20 años, y su creador habla de cómo su serie cambió la televisión

David Chase dice que nunca imaginó que la serie marcaría un nuevo rumbo

Los Soprano. Foto: Difusión
Los Soprano. Foto: Difusión

“Pensé que revisitar la serie sería más placentero, pero resulta que he olvidado mucho más de lo que pensé que había olvidado”, dijo David Chase, el creador de Los Soprano. Pero por desgracia, la revisión es inevitable este mes. El jueves es el vigésimo aniversario de su estreno, un momento que marcó el inicio de la era aún floreciente de la televisión de narraciones ambiciosas y credibilidad artística. Fue una sensación inmediata: en 1999, The New York Times dijo que “podría ser el mejor trabajo de la cultura popular estadounidense del último cuarto de siglo”.

Había habido series complejas y desafiantes antes, como Twin Peaks, Los Archivos X y Policía de Nueva York. Pero durante seis temporadas, la historia poco convencional de Chase sobre el deprimido, violento y extrañamente simpático jefe de la mafia Tony Soprano, interpretado por James Gandolfini (quien falleció en 2013), amplió dramáticamente los parámetros de la serie de televisión, encadenando su a veces asombrosamente brutal cuento con la comedia de golpe y porrazo, una lógica de sueño surrealista e invención narrativa.

“No pensé que "Los Soprano" trazaría ningún tipo de nuevo camino”, dijo Chase. “Todo lo que quería hacer era acercarme lo más posible al cine”.

Desde que la serie terminó en 2007, Chase realizó la película Not Fade Away y escribió otros programas y películas que no han visto la luz. Y tras años de resistirse a las ofertas sobre programas vinculados a la mafia, ahora está trabajando en una película precuela de Los Soprano llamada The Many Saints of Newark, que se ubicará en esa ciudad de Nueva Jersey en la década de 1960, e involucrará al padre de Christopher Moltisanti (el personaje interpretado por Michael Imperioli). Saldría en 2020.

Sentado en su departamento de Upper East Side, Chase miró hacia atrás en Los Soprano, y habló sobre el legado de la serie, y sobre algunos detalles de las seis temporadas, disponibles en HBO Go.

Los Soprano fue concebido inicialmente como una película, ¿verdad?

—LSí. Pensé en Robert De Niro como, bueno, el personaje aún no tenía un nombre, y en Anne Bancroft como su madre. Pero estaba firmando con una nueva agencia y me dijeron que las comedias de mafia estaban muertas, así que debía olvidarme de eso.

David Chase. Foto: AFP
David Chase. Foto: AFP

—¿Por qué quería hacer, específicamente, una serie sobre mafiosos?

—Yo era italo-estadounidense, y quería ver retratos de italo-estadounidenses. Ahora esta gente diría: “No representaste a los italianos como son. No todos los italianos son gángsters”. Eso también era cierto para el programa. La doctora Melfi (Lorraine Bracco) no era un gángster. Otras personas con las que se encontraban no eran mafiosos. Pero los personajes principales sí que lo eran.

—¿Qué formas que usted ni imaginaba, aportó James Gandolfini a Tony?

—El primer día que filmamos había una escena en la que Christopher le decía a Tony que iba a escribir un guion e irse a Hollywood. Y en el diálogo, Tony decía: “¿Qué, estás loco?”, y le daba una amistosa palmada en la espalda. Eso era lo que me imaginaba. Cuando lo hicimos, Jim lo sacó de su silla, lo sacudió por el cuello y dijo: “¿Estás loco?”, pensé: ese es Tony Soprano. Se sentía como un verdadero gángster.

—El programa se hizo famoso por sus sorprendentes resoluciones —como cuando Janice Soprano (Aida Turturro) mató a Richie Aprile (David Proval) en la segunda temporada—, y por las cosas que quedaron sin resolver, como el infame ruso en el bosque en el episodio “Pine Barrens”. ¿Qué trajo ese tipo de desvíos a la historia?

—El abuelo de mi esposa era francés, luchó en la Primera Guerra Mundial, y fue gaseado en la guerra. Tenía dos hijos y, cuando terminó la guerra, vino a Estados Unidos porque no quería que estuvieran cerca de la guerra, ni que entraran al Ejército. Y acá ambos entraron al ejército. Pensé en eso todo el tiempo y creo que así es la vida. Te preparas y te preparas para las cosas. “Me voy a encargar de algo. Voy a evitar todo eso”. Y de repente viene de algún otro lado: nunca lo ves. Eso es algo real, y es lo que estábamos tratando de hacer.

—¿Hubo algún episodio en el que tuvo una gran revelación?

—Creo que “College”, el quinto episodio de la primera temporada, fue un quiebre. Es cuando Tony lleva a su hija a una gira por la universidad y mata brutalmente a un exmafioso en el camino. Algunos de los mejores episodios fueron aquellos en los que alguien estaba fuera de su elemento. Eran como pequeñas películas, que es lo que siempre intentaba hacer: una pequeña película cada semana. No me gustaba la idea de hacer historias continuas.

—¿Por qué no?

—No lo sé. Pensé en Dallas y no quería hacer eso. Pero me dejé convencer de hacerlo y resultó ser una muy buena idea.

"Eran como pequeñas películas, que es lo que siempre intentaba hacer: una pequeña película cada semana"

David ChaseCreador de "Los Soprano"

—¿Hubo algunos episodios que desearía poder volver a hacer?

—Aquel en el que fueron a Italia. Ese sí que no era nuestro elemento. Realmente no sabíamos de qué estábamos hablando, y no me gustó tanto.

—Al ser de origen italoamericano, ¿se sintió lastimado por las críticas a las representaciones del programa de los italo-estadounidenses?

—No. Simplemente me resbalaron. En Los Soprano hubo muchas cosas que no estaban en otras representaciones de la mafia, y me molestó que la gente no las viera.

—Edie Falco bromea acerca de hacer de nuevo el programa, con Carmela como la jefa de la familia. ¿Alguna vez alguien ha tratado seriamente de que lo resucite de alguna forma?

—No. Se me acercaron para hacer cosas de mafia, pero no Los Soprano.

—¿Qué lo llevaría a hacerlo?

—¿Para traerlo de vuelta? No lo haría. Al final, habíamos terminado. Estaba hecho.

—Recuerdo que Gandolfini tampoco quería volver.

—Oh sí, para él ya estaba. Y no quería saber más nada conmigo.

—Sin embargo, protagonizó su película Not Fade Away. ¿Se llevaban bien, en general?

—Nos llevamos bien, pero hacia el final de Los Soprano estaba cansado del programa y de mí. Y yo estaba cansado de sus debilidades. Eso fue todo. Solía llamarme “vampiro”. Luego comenzó a llamar “vampiros” a todos los escritores, porque solíamos tomar la vida real del elenco y ponerla en el programa.

—Hablamos de sueños antes. ¿Alguna vez ha soñado con Los Soprano?

—Sueño con Gandolfini. Realmente no recuerdo tan bien los sueños y nunca los analicé. Tal vez sea Tony Soprano en algunos de esos sueños. Y está enojado en muchos de ellos (se ríe).

—¿Qué cree que Los Soprano hizo, que la tele no había hecho antes?

—Creo que mostraba a los humanos más como humanos que lo que se había hecho antes. Quiero decir, en la televisión abierta, esos son seres humanos, ciertamente. Pero creo que más personas podrían sentir que “Tony Soprano se parece más a mí que a un médico, un policía o un juez”.

—¿Qué influencias de Los Soprano ve hoy en televisión?

—El recurso de un héroe profundamente defectuoso y sus problemas. Y cuando los programas de noticias hablan de Trump, por ejemplo, dicen que es como Los Soprano. La gente usa Los Soprano como ejemplo de maldad y culpabilidad.

—¿Qué cree que Tony hubiera hecho al ver que Trump se convirtiera en presidente?

—Pensaría que el tipo está lleno de mierda. Si pensaría que era buen presidente o no... No sé si Tony pensaría mucho en esa pregunta, con cualquiera que estuviera en el cargo. Pero sé que habría pensado que Trump es un ladrón de poca monta, en términos de su mentira y presentación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)