"Fue el final perfecto"

Sophie Turner analiza el final de "Game of Thrones" y habla del destino de Sansa Stark

A una semana del final de Game of Thrones y antes del estreno de Dark Phoenix, la actriz cuenta sensaciones

Sophie Turner es Sansa Stark
Sophie Turner es Sansa Stark

En los primeros días de Game of Thrones, Sansa Stark era una jovencita maltratada con sueños románticos sobre príncipes y princesas y sobre algún día llevar su propia corona. Al final obtuvo una, aunque vino después de más dificultades y pérdidas que lo que la joven Sansa o cualquier otra persona podría haber predicho. Sansa tuvo una de las trayectorias más extremas de la serie, evolucionando desde una chica ingenua a una de las operadoras más inteligentes del juego. No fue fácil: fue manipulada por varios maestros de títeres, y su violación en la noche de bodas en la temporada 5 inspiró un debate nacional sobre el uso de la violencia sexual en el programa.

Pero Sansa sobrevivió y ascendió al poder: en una de las últimas escenas del final de Game of Thrones, fue coronada como la reina del Norte, recientemente independiente.

"Fue el final perfecto para ella", dijo Turner el lunes por la mañana.

Turner habló brevemente por teléfono desde Berlín, donde promociona su nueva película X-Men: Dark Phoenix. Discutió el final de Game of Thrones, la reacción violenta de los fanáticos y por qué la resistencia de Sansa no le debió nada a sus abusadores, a pesar de que un momento anterior de esta temporada pareció sugerirlo.

Estos son extractos editados de la conversación.

—¿Cómo te sientes ahora que Game of Thrones ha terminado oficialmente?

—No lo sé. Todo este tiempo sentí que había estado preparada para eso, y ahora que ha llegado el día y se acabó, se siente horrible. Y estoy haciendo un día de prensa para mi nueva película, pero todos me siguen preguntando cómo me siento y solo quiero llorar.

—¿Qué te pareció el final?

—En realidad no lo he visto todavía porque estaba sola cuando salió, y realmente no puedo estar sola para verlo. Pero leí el guion y actué, así que sé qué sucede.

—Así que el rey Bran...

—El rey Bran el Roto. Supongo que fue inesperado, pero tiene mucho sentido. La mejor manera de movernos hacia el futuro es mirar nuestro pasado y tratar de no cometer los errores que cometimos en el pasado. Y él es la única persona que lo sabe todo, así que tiene sentido. Se siente como si fuera un gobernante increíblemente justo.

—La reunión final de los Stark fue un momento emotivo. ¿Fue eso lo último que rodaste?

—En realidad fue la escena donde elegimos a Bran para ser rey. Fueron cinco días en Sevilla, y al final estábamos agotados. Y nos preguntábamos cuándo íbamos a terminar, porque no sabíamos si iban a ser tres días o 10 días o el tiempo que durara. Así que cada vez que cortaban, simplemente empezaba a llorar porque pensaba que era el final, y luego tenía que guardarlo de nuevo y hacer otra toma, y ​​otra y otra.

—La reacción de los fanáticos esta temporada ha sido mucho más negativa que en temporadas anteriores. ¿Te sorprendió esa hostilidad?

—Sinceramente, no estoy sorprendida. Las personas siempre tienen una idea en sus cabezas de cómo quieren que termine un programa, por lo que cuando no les gusta, comienzan a hablar y se rebelan. Lo que siempre ha sido asombroso de Game of Thrones es el hecho de que siempre ha habido giros y vueltas locas, desde la temporada 1 con la decapitación de Ned. Así que Daenerys convirtiéndose en algo como la Reina Loca, no debería ser algo tan negativo para los fanáticos. Es un shock, seguro, pero creo que es solo porque no se ha salido con la suya. Todas estas peticiones y cosas por el estilo: creo que es una falta de respeto para el equipo, los escritores y los realizadores que han trabajado incansablemente durante 10 años y durante 11 meses en la última temporada. Rodajes de 50 y algo de noches. Tanta gente trabajó tan, tan duro en eso, para que la gente solo maltrate porque no es lo que quieren ver, es simplemente una falta de respeto.

Sophie Turner como Sansa Stark. Foto: HBO
Sophie Turner como Sansa Stark. Foto: HBO

—¿Cómo te sentiste acerca de cómo terminó la historia de Sansa?

—Me encantó. Es el único lugar donde realmente se siente segura. Es el lugar donde es la más capaz de gobernar. Sería una gobernante justa y amorosa, y es por lo que ha estado luchando toda la serie: regresar a casa, proteger su hogar. Y finalmente lo tiene.

—Hubo una escena en la que Sansa habló sobre cómo todos los abusos que sufrió fueron lo que la hicieron fuerte. Casi parecía estar dando crédito a los abusadores por hacerte quien eras.

—Obviamente creo que no es un mensaje para difundir. Pero no creo que esa fuera la intención. Era que ella era fuerte a pesar de todas las cosas horribles por las que había pasado, no por ellas. Ella ha tenido resiliencia desde el principio, y a pesar de todas estas cosas horribles que le sucedieron, ha mantenido esa capacidad. Sansa es resistente hasta la médula, valiente y fuerte, y eso no tiene nada que ver con sus abusadores.

A medida que pasa el tiempo, ¿cuál crees que será tu recuerdo más destacado de tu tiempo en Game of Thrones?

—Wow, no lo sé. Una de las cosas que más recordaré es la camaradería y la familia que todos hemos creado al estar en el programa. Cada noche nos reuníamos todos —el equipo, el elenco, todo el mundo— en el bar, tomábamos algo, charlábamos y reíamos, y era una familia. Nunca sentí un vínculo tan fuerte con un grupo de personas en mi vida; sé que van a ser mi familia para siempre. Tuve figuras paternas en el programa, como el camarógrafo. Figuras fraternales, cientos de ellas. Estuvimos atrapados en el barro y la lluvia juntos durante 10 años. Es difícil no vincularse con esa gente, creo que eso es lo que más me voy a llevar.

DOCUMENTAL

Dos horas más para la despedida

La discusión sobre si el final de Game of Thrones fue bueno o no, fue el merecido o no (tanto para los personajes como para el público), ya está quedando atrás. Y a una semana de emitido el episodio último de la ficción que David Benioff y D. B. Weiss crearon sobre una historia de George R. R. Martin, mañana llega una última despedida, en forma de documental.

Este domingo a las 22.00, HBO emitirá Game of Thrones: The Last Watch, una película de dos horas dirigida por la británica Jeanie Finlay, y que funcionará como una crónica sobre la realización de esta octava y última temporada, que tantas pasiones encontradas despertó.

Finlay, destacada documentalista que con este suma ocho títulos en su currículum, estuvo un año metida de lleno en el rodaje del cierre de Game of Thrones, documentando la creación de la temporada y las sensaciones que aparecían tanto en el equipo técnico como en el elenco actoral. Y eso será lo que se verá en pantalla.

La sinópsis indica que Game of Thrones: The Last Watch “se mete en el barro y la sangre para revelar las lágrimas y los triunfos del desafío de dar vida al mundo de fantasía de Westeros en los estudios, campos y aparcamientos reales de Irlanda del Norte”. Será un reporte hecho desde una óptica íntima y personal, que dejará en evidencia las adversidades climáticas que tuvieron que enfrentar los involucrados en Game of Thrones, así como su forma de lidiar con los spoilers, esa amenaza tan latente a lo largo de su extenso rodaje.

“Mucho más que un documental sobre el making of, esta es una historia divertida y desgarradora”, dice la descripción oficial de HBO. El documental también estará disponible en el servicio de HBO Go, para ver on demand. Y como avisa el spot, es la forma de espiar “el sacrificio de hacer la serie más grande del mundo”. Suena a exageración, pero no lo es.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)