PERFIL

La segunda entrega de la serie sobre Selena, la artista de final trágico, llega a Netflix 

Este martes, Netflix estrena la segunda temporada de "Selena: la serie", protagonizada por Christian Serratos. Antes, un repaso a la vida y el final de la reina del tex-mex.

Selena
Christian Serratos en "Selena: la serie". Foto: Netflix.

La historia de Selena Quintanilla, conocida como “la reina del tex-mex”, es digna de una biopic. Nacida en Texas en 1971, en el seno de una familia humilde de migrantes mexicanos, la joven de voz prodigiosa encontró en la música un escape para una vida difícil.

A los siete años, su padre la escuchó cantar la vieja balada pop “I’m Leaving It All You You”, popularizada por Donny & Marie Osmond, y de inmediato supo que debía apostar por el tanto de su hija. Como si se tratara de los Jackson 5, Abraham Quintanilla Jr. armó Los Dinos: un grupo que lo incluía a él —que al igual que Joseph Jackson era un músico frustrado— y a dos de sus hijos, A.B. y Suzette, como acompañantes de esa joven promesa.

Tras unos cuantos años de estrictos ensayos y de recitales para poquísimos espectadores en esquinas, casamientos, cumpleaños, restaurantes y ferias les llegó el momento de consagrarse. Era 1985 y Los Dinos llegaron al show de Johnny Canales —un programa de radio en español bastante popular en Texas— para presentar su primer álbum: Selena y Los Dinos (1984). Rick Treviño, un productor de renombre, quedó cautivado con esa joven de 14 años que cantaba clásicos tejanos, y se encargó de ayudar a promover su carrera.

Años después, Selena se convertiría en el primer icono de la biculturalidad estadounidense y un modelo a seguir por todos aquellos que nacieron en Estados Unidos pero que eran parte de la comunidad latina y mostraban con orgullo sus raíces.

Y eso es justamente lo que muestran los nueve episodios de la primera temporada de Selena: la serie, estrenada en diciembre en Netflix, y que hoy traerá nuevas piezas a una de las historias más fascinantes de los noventa. Protagonizada por Christian Serratos —conocida por sus papeles en The Walking Dead y Manual de supervivencia escolar de Ned—, la primera entrega de la biopic repasó el arduo camino y los sacrificios de la artista que en 1992 consagraría su fama con el éxito “Como la flor”.

Y ahí es donde entra la segunda parte de esta historia que en 1997 fue llevada al cine con Jennifer Lopez como protagonista. Tras grabar otros cuatro discos con sus hermanos y ganar unos cuantos Tejano Music Awards, a Selena le llegó el momento de saltar a la fama. En 1989, el director del sello EMI, José Behar, fichó a la joven de 18 años tras ver su actuación en los premios. Estaba seguro de que había encontrado a la próxima Gloria Estefan. Y tenía razón.

El disco Selena (1989), su debut para el sello, fue un éxito para el público latinoamericano gracias al hit “Contigo quiero estar” e impuso que fuera conocida solo por su nombre de pila. Al año siguiente llegó Ven Conmigo, que le permitió ganarse de una vez por todas el apoyo de la comunidad latina en Estados Unidos. A diferencia de su debut, todas las canciones —incluyendo a la exitosísima “Baila esta cumbia”— se grabaron en español y demostró que el tex-mex dejaba de ser un género dominado por hombres.

Entre la naciente legión de fanáticos de aquella estrella que empezaba a ser conocida como “la Madonna latina” estaba Yolanda Saldívar, una enfermera que fundó el club de fans de la artista. Se fue ganando la confianza de Selena y de su familia hasta convertirse en la administradora de la cadena de boutiques que la artista lanzaría luego de la seguidilla de discos exitosos Entre a mi mundo (1992), Selena Live! (1993) y Amor prohibido (1994). De allí se desprenden los éxitos “La flor”, “Amor prohibido”, “Bidi Bidi Bom Bom” y “No me queda más”.

Esta etapa es la que abordará la segunda temporada de Selena: la serie. “Es el momento de ver sus ropas icónicas, los conciertos icónicos que conocen”, adelanta Serrato, quien encarna a la artista de raíces mexicanas. Por más de que la primera entrega no tuvo una buena recepción crítica por su abordaje edulcorado, sí fue un éxito para Netflix: en un mes la vieron 25 millones de personas. Es posible que replique su éxito.

Los episodios se centrarán en su meteórico ascenso gracias a los tres discos antes mencionados y en la relación de Selena con la presidenta de su club de fans. “Esta es una celebración a su música, su legado, a su historia y a su persona. Queríamos alejarnos de todo tipo de morbo y no darle espacio a ninguna parte oscura que fuera innecesaria”, advierte una de sus directoras, Hiromi Kamata.

Sin embargo, el resto de la historia ya es conocida. Selena despidió a Saldívar tras descubrir que se robaba dinero de su cadena de boutiques, y el 31 de marzo de 1995 se encontraron en el motel Days Inn. Tras una violenta discusión, Saldívar asesinó a la cantante de 23 años, que estaba por editar su primer álbum en inglés, de un disparo en la espalda. Fue un final trágico que la convirtió en una leyenda de las características de la argentina Gilda: ambas se impusieron en un género dominado por hombres y murieron en la cúspide de su carrera.

Y si bien ya pasaron 26 años desde la muerte de Selena, el interés por la figura de la cantante que revalorizó sus raíces mexicanas se mantiene vivo. Además de sus cinco millones de oyentes mensuales en Spotify, la segunda temporada de la serie de Netflix sobre su vida muestra que la figura de la artista sigue vigente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error