ESTRENO

Ricky Gervais, el nihilista más famoso del mundo habla de la temporada de "After Life"

Ricky Gervais es el creador, guionista, director y protagonista de la miniserie "After Life" que estrenó ayer su segunda temporada en Netflix

After Life
"After Life" llegó a su segunda temporada a Netflix. Foto: Difusión

Ricky Gervais generalmente tiene un confiable timing cómico. Impulsó un renacimiento de la comedia-documental como creador y protagonista de la versión británica, la original, de The Office. Y se ha posicionado con éxito contra los ricos de Hollywood que ocasionalmente lo invitan a burlarse de ellos mismos como anfitrión de los Globos de Oro. (En la ceremonia de enero, por ejemplo, Gervais se burló de sus colegas famosos por sus muestras de conciencia social mientras trabajan para corporaciones como Amazon, Apple, “una empresa que administra talleres de explotación en China” y Disney. “Si ISIS comenzó un servicio de streaming llamarían a su agente, ¿no?”, les mandó al público de estrellas).

Pero, ¿será el momento cultural actual tan receptivo a la segunda temporada de la serie de Gervais, After Life que Netflix estrenó ayer?

"After Life" de Ricky Gervais. Foto: Difusión
Imagen de la serie "After Life" de Ricky Gervais. Foto: Difusión

En la serie -creada, escrita, dirigida por Gervais- en la que interpreta a Tony Johnson, un viudo que aún llora a su esposa, Lisa (Kerry Godliman), quien murió de cáncer. En su dolor, Tony decide convertirse en la persona que siempre quiso ser: asertivo, descortés y en gran medida resistente a los esfuerzos de los amigos que intentan llevarlo por caminos más luminosos.

After Life está impregnado de un existencialismo que podría convertirlo en un tónico ideal para un momento como este. O en algo demasiado incómodo. Gervais sabe que su tono es complicado incluso en circunstancias normales. Como dijo en un video chat reciente desde su casa en el norte de Londres: “La gran preocupación para mí era, ¿podrá la gente pasar de reírse de algo ridículo a llorar por algo muy real? La respuesta es sí.”

Gervais habló sobre hacer comedia a partir de la miseria, la respuesta a su presentación de los Globos de Oro y su cautela sobre el culto a las celebridades. Estos son extractos de esa conversación.

—¿Cómo va su cuarentena?

—Estamos en uno de los mejores lugares, Vale of Health (en Hamstead). Creo que es un buen presagio. Estamos aislados, pero puedes hacer ejercicio todos los días. Me he convertido en uno de esos tipos que cuando ven gente haciendo picnics y cosas así, quiere llamar a la policía.

—Su rutina suele criticar la fama y las personas que la codician. ¿Cree que la pandemia aceleró nuestro disgusto por la cultura de las celebridades?

—No tengo nada en contra de que alguien sea una celebridad o sea famoso. Creo que la gente está un poco cansada de que lo sermoneen. Ahora las celebridades piensan: “El público necesita ver mi cara. No pueden ir al cine. Necesito hacer algo”. Y cuando los miras a los ojos, sabes que, incluso si están haciendo algo bueno, piensan: “me emociona lo buena persona que soy”. ¡Dios mío!

—Pero cuando hace una rutina de stand up como la de los Globos de Oro de este año, ¿no tienes que mirar por encima del hombro cuando termina la noche?

—No, el mundo no ha cambiado. Nadie me mira de manera diferente. Y no tengo nada en contra de esas personas, en serio. Creo que ese es el error que comete la gente: piensan que cada broma es una ventana al alma del comediante, porque lo escribo y lo interpreto bajo mi propio nombre, ese soy realmente yo. Y eso simplemente no es cierto. Voy a cambiar el chiste a mitad de camino y cambiaré mi postura para mejorar el chiste. Pretenderé ser de derecha, izquierda, de cualquiera. Tengo que ir tras las personas más ricas de la sala, y NBC y la Asociación de la Prensa Extranjera (la que organiza los Globos de Oro). Tengo que ser el bufón de la corte, pero un bufón de la corte debe asegurarse de no terminar ejecutado. Tengo que hacer reír a los plebeyos, pero al rey le tiene que gustar (se ríe).

—Los temas de la muerte y cómo lidiamos con la pérdida son omnipresentes en After Life. ¿Eso hace que esté más en sintonía con el momento actual? ¿O que sea más difícil de ver?

—Creo que dudamos demasiado de las personas. Nos preocupa lo que la gente en casa puede aceptar. La vida real es mucho peor. Pueden con todo esto. Me sorprende que la gente todavía piense: “No deberías bromear sobre eso”. Lo estamos leyendo en el periódico. ¿Por qué no podemos bromear sobre eso? Con otros shows míos, la gente se acerca a mí en la calle y, por lo general, dicen: “Me encanta el show”. Pero con este, y esto fue antes del coronavirus, se me acercaron y me dijeron: “Solo quiero decir que perdí a mi hermana hace tres semanas”. O: “Perdí a mi esposo”. Nadie dijo: “Oh, tuve que apagarlo porque era demasiado molesto” o “Me recordó algo malo”. De repente te das cuenta, por supuesto, que todos estamos afligidos. Y cuanto más envejece, más tiene que llorar.

After Life. Foto: Difusión
After Life. Foto: Difusión

—Hay una escena en uno de los nuevos episodios cuando Tony le dice a otro personaje: “Todo es malo para ti. Todos nos estamos muriendo. Estar sano es morir más lentamente”. ¿Piensa en momentos como ese de manera diferente ahora?

—Creo que sería diferente si hiciera un programa que tratara específicamente sobre el coronavirus, (suspira), y va a haber cientos. Y novelas. Y extraños y falsos reality shows. Pero en resumen, es una broma sobre la muerte, y la gente está muriendo todo el tiempo. La gente no dice: “Nadie moría hasta este año, ese chiste no envejeció bien”. Tony está actuando de forma nihilista. Le está recordando a la gente que no lo ha superado. Él todavía quiere castigar al mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados