Streaming

El primer capítulo de "Altered Carbon" es visualmente sorpresivo

Netflix apuesta a un futuro elitista en su nueva serie de ciencia ficción

Imagen promocional de "Altered Carbon"
Tráiler de Altered Carbon

Rara vez el futuro se ve bien para los humanos y Altered Carbon, la nueva serie de ciencia ficción que Netflix estrenó ayer, no se propone cambiar esa cualidad distintiva del género.

Sin embargo, una propuesta estética sorprendente y una trama criminal cautivante (aunque familiar) de su primer capítulo le dan a la serie el potencial suficiente para prestarle atención a lo largo de su primera temporada.

Altered Carbon fue creada por Laeta Kalogridis (guionista de La isla siniestra y Alejandro Magno) y su relato se ambienta en el siglo 25, en un tiempo en el que las personas lograron digitalizar sus conciencias.

Ese avance tecnológico permite que la humanidad -que ya colonizó otros planetas- pueda transferir las personalidades y recuerdos hacia otros cuerpos, llamados “mangas” en la serie, una vez que esos envejecen.

Al igual que en el presente, no todos los beneficios de esa sociedad futurista son accesibles para todas las clases sociales: solo los ricos eligen nuevos cuerpos y cuentan con la posibilidad de guardar sus mentes en espacios de almacenamientos similares a la tecnología de la nube de hoy.

En ese panorama se introduce al personaje principal: Takeshi Kovacs, un militar devenido en mercenario que es despertado 250 años después de su muerte, a mano de un comando de fuerzas especiales.

La primera vez que vemos a Kovacs -en el año 2234, el pasado dentro de su historia- es interpretado por Will Yun Lee, un actor de origen asiático. Pero es el actor sueco Joel Kinnaman quien toma el rol de Kovacs en el presente -el año 2384- y así el del protagonista de Altered Carbon.

La decisión del casting ha despertado polémica tras ser considerada como una forma de whitewashing (un actor blanco interpretando a un personaje de otra raza) en la industria del entretenimiento estadounidense.
De todas formas, el primer episodio de la serie adelanta que a lo largo de la primera temporada de 10 episodios no se verá una única cara de Kovacs, sino que se conocerán los múltiples cuerpos que habitó.

Kinnaman, quien vuelve a Netflix tras trabajar en The Killing y en las dos últimas temporadas de House of Cards, demuestra ser una protagonista con carisma, incluso en su papel como Kovacs, que le exige cierta frialdad un poco cliché para su supuesto rol de antihéroe.

Una vez que Kovacs es despertado de su reposo -a través de un proceso que tiene reminiscencias a The Matrix-, es notificado de que actualmente cumple una condena de cientos de años.

Quien puede absolverlo es Laurens Bancroft (James Purefoy), una de las personas más ricas de la Tierra y quien le encomienda al protagonista resolver un asesinato: el del propio multimillonario.

Si bien su anterior manga fue eliminada, la conciencia de Bancroft se mantuvo y, ya en otro cuerpo, desea buscar al culpable. Bajo la pregunta familiar de “¿quién lo hizo?”, se introduce la premisa criminal de la trama.
Tras un inicio con una escena de acción muy bien ejecutada, Kovacs debe afrontar un mundo que le es ajeno y que, en su construcción, es influenciado por la estética e ideas del cyberpunk, una corriente popularizada en los libros de autores como Philip K. Dick o William Gibson.

Si hay algo que Netflix se propuso para asimilar su serie a los mundos concebidos por esos autores, es que Altered Carbon se vea como una serie muy cara. Hay rascacielos descomunales con todo tipo de publicidades futuristas, un clima gris y sucio constante, al igual que una sociedad en donde la vida y la tecnología están completamente fusionadas. Ese encanto cinematográfico en el diseño de producción de la serie bien podría posicionarla como una hermana de Blade Runner.

Aunque las escenas más intimas entre los personajes principales pueden resultar un poco insulsas, en el episodio inaugural Altered Carbon propone la intriga y el impacto visual suficiente para ganarse una oportunidad de seguir el camino detectivesco para Kovacs, al menos por unos capítulos más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)