Robin Wright

El peso de una serie que recae en una gran actriz

Robin Wright y la vida más allá de la serie House of Cards

Robin Wright como Claire Underwood. Foto: difusión
Robin Wright.  La actriz es la presidenta de los Estados Unidos en la última temporada de la serie política "House of Cards". Foto: Difusión

"Mi turno”, la frase con la que cierra la quinta temporada de House of Cards, ahora, parece haber sido una premonición de lo que vendría. Con esa escueta, pero fuerte frase, Claire Underwood (Robin Wright) miraba sentada en la Oficina Oval por primera vez a la cámara, como antes hacía Frank (Kevin Spacey), en los maliciosos soliloquios en los que revelaba su verdadera personalidad a los espectadores.

Es que esta serie, que el próximo viernes estrena en Netflix su última temporada, siempre se ha construido alrededor de estos dos magníficos personajes, y la química que mostraban en pantalla los actores, se sabía, iba a terminar con uno de ellos fuera de la ecuación. Así fue en la serie británica sobre la que se basa, y así será en esta temporada. Aunque la salida de Frank de la serie, no se dio de forma programada, sino que fue más una huida por la puerta trasera, una vez que se conocieron las denuncias de abuso que se informaron a fines del año pasado, terminando con la carrera de Spacey.

Ahora es el turno de Claire, y con ella de Robin Wright, la magnífica actriz que la interpreta. Aunque regresar al set de filmación de la serie, sin Spacey, no fue tan duro como se podría imaginar.

La actriz lo dejó claro en las entrevistas que realizó antes del estreno de la serie. “Todos somos una familia muy unida en ese programa y todos estábamos tan dedicados a sacar lo mejor de House of Cards. Lo que eso significaba era que teníamos que cerrar esto. Darle a los fans lo que quieren”, dijo Wright a Variety el pasado lunes cuando se realizó una presentación de la serie en Los Angeles.

House of Cards
Teaser de la sexta temporada de "House of Cards"

“Lo más importante -continuó Wright- era por qué no darles a estas personas que tenían empleos la seguridad que esperaban y merecían”.

Así, Robin Wright se despide de este personaje que le dio tres nominaciones a los Globo de Oro, ganó una vez, y cinco a los Premios Emmy, una por cada temporada. Un personaje maquiavélico y carismático por partes iguales que desde las sombras construía las bases para su carrera en la política, cosa que finalmente sucede en la quinta temporada.

Aunque la carrera de Wright no se centra únicamente en esta producción de Netflix, aunque ha sido House of Cards, la producción con la que comenzó una carrera como directora. Y fue la encargada de filmar el episodio final de la serie. Además de tener una gran carrera a cuestas, con títulos como El protegido, Beowulf y La chica del dragón tatuado, el año pasado protagonizó dos importantes películas. Fue Antiope, la tía de la princesa Diana, y quien la convierte en la guerrera Mujer Maravilla, personaje que volverá a interpretar en 2020, con Mujer Maravilla 1984, película que, si bien estaba programada para estrenarse el año próximo, el estudio decidió aplazarlo.

También el año pasado, pero ahora bajo la dirección del realizador Denis Villeneuve fue la Teniente Joshi en Blade Runner 2049. Un personaje frío y calculador, similar a su Claire Underwood, que también tiene algunos secretos para ocultar.

Nacida en Dallas hace 52 años, comenzó su carrera en la televisión como Kelly Capwell en la serie Santa Barbara, serie que le dio su primera nominación al Emmy en los años 80. Desde entonces se convirtió en una de las caras más reconocidas del cine gracias a su belleza y capacidad para interpretar distintos personajes que van desde la comedia al drama. Y gracias a la película Forrest Gump, donde interpretaba al interés romántico del personaje que hacía Tom Hanks, donde logró uno de los personajes más recordados de su carrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)