Streaming

La obra que le devolvió el brillo al Sol de México

Luis Miguel: la serie terminó su primera temporada como un fenómeno de streaming

Luis Miguel
Boneta interpreta a Luis Miguel en la serie de Netflix, cuya temporada terminó el domingo. Foto: Difusión

Hay que reconocer lo reservado que ha sido Luis Miguel con su vida privada. Hasta hace semanas, nombres como Luisito Rey, Marcela Basteri o Isabella Camil eran desconocidos para la mayoría. Pero todo cambió con Luis Miguel: la serie que se estrenó por Netflix, una producción que cada semana fue ganando adeptos.

Esta serie biográfica, producida por el cantante y basada en la biografía que escribió Javier León Herrera, cuenta sus primeros años sin olvidarse de los abusos que sufrió. Es verdad: los primeros episodios de la serie dejan un tanto mal parado al Sol de México, quien queda presentado como un tonto que sigue las directrices de su padre sin cuestionarlo.

Así, la primera mitad se construye sobre un personaje por demás atractivo: Luisito Rey (un fantástico Óscar Jaenada), la viva imagen del padre abusador, manipulador, drogadicto y explotador. Sobre él recayó el arco dramático de la producción, que presenta un espiral destructivo que no perdonaba a nadie: ni a su esposa ni a sus hijos. Así, cada vez que Luisito Rey estaba callado, los espectadores sabíamos que algo estaba planeando el villano casi shakesperiano.

Luis Miguel, la serie
Tráiler de "Luis Miguel: la serie"

Pero una vez enganchados con la serie, en parte gracias a la buena banda sonora y a este carismático villano (a quien esperábamos ver derrapar como a Frank Underwoood en House of Cards), quedaba la historia de un artista cuyas canciones son tan conocidas, como desconocida había sido gran parte de su vida fuera de los escenarios.

En las redes sociales, Luis Miguel: la serie ha sido un fenómeno que comenzó a verse con cierto escepticismo por los espectadores, por ese tono melodramático y telenovelesco que presenta. Sin embargo, se fue convirtiendo en la producción del momento, que era tendencia de Twitter cada domingo. Si habrá tenido alcance, que el día del final de la Copa del Mundo, lo que se comentaba era dónde está Marcela (la madre de Luis Miguel), y las comparaciones entre algunos jugadores y los pesonajes de la serie que, ya se anunció, tendrá una segunda temporada. Seguidores expectantes tiene, y son muchos.

El meteórico ascenso del cantante, así como el giro musical que da cuando interpreta los boleros de Armando Manzanero, y la riqueza de su historia de vida, han sido comentados, debatidos y cuestionados ante cada capítulo nuevo.

En eso influye la buena actuación de Diego Boneta como el Luis Miguel adulto, quien se basa en los gestos y los tics que tenía el cantante con el pelo revuelto. Es que pese a quien le pese, el mayor intérprete juvenil de América Latina, primer latino (y el más joven) en ganar unGrammy, comenzó su carrera en un bar de mala muerte. Después vendrían los programas de televisión, las películas y los hits mundiales, siempre de la mano de Luisito Rey.

La serie también tiene algo de misterio con la desaparición de Marcela Basteri (Anna Favella), madre del cantante, quien se iba a reunir con su hijo en España, pero nunca apareció. El cantante recurrió a tantas influencias como pudo para encontrarla, sin éxito.

En los últimos episodios se consolidan dos temas clave para la serie: el pleito del cantante con su padre, quien se aprovechó de su carrera hasta el punto de dejarlo ir a la cárcel; y la misteriosa desaparición de su madre. Mientras, Luis Miguel tiene que afrontar su creciente fama, la presión de los sellos discográficos y a una hija a la que no reconoce.

Queda, con el final de temporada, un sabor agridulce, y la sensación de que hay más para contar de esta historia que atrapó a muchísimo público, y que le devolvió el brillo al Sol de México: agota entradas en todos lados, sus escuchas en streaming crecieron exponencialmente, y es el latino con la gira más exitosa de la actualidad. Es mucho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º