ENTREVISTA

Norman Reedus charló con El País entre motos y zombies

Una charla exclusiva con el conductor de Ride with Norman Reedus y The Walking Dead

Imagen de la serie Ride With Norman Reedus. Foto: Difusión
El conductor de la serie "Ride With Norman Reedus" charló con El País. Foto: Difusión

Los domingos, el actor Norman Reedus está en dos pantallas. Por un lado es el conductor de la serie Ride With Norman Reedus que emite el canal AMC a las 12.00, donde viaja en moto y conoce nuevos destinos junto a algunos famosos. También está en The Walking Dead (domingos a las 22.30 por Fox Premium y en la App de Fox), donde continúa luchando contra los zombies. El actor estuvo de visita en Uruguay, probó el dulce de leche y se animó a subir a un tablado. En esta charla exclusiva con El País, Reedus habla de los programas que protagoniza, el videojuego que lanzará pronto y también de los superhéroes de Marvel.

—La serie Ride With Norman Reedus ha cambiado desde su inicio, ¿qué se espera para esta tercera temporada?

—La primera temporada se centraba más en las motos, y a medida que fuimos haciendo las temporadas, la gente nos pedía más sobre el viaje que involucra motocicletas, y que no sea solo un show sobre motos. Afortunadamente todos los días ando en moto, para ir a los sets de la serie y también a la hora de grabar, es lo que más me gusta hacer.

—¿Qué siente cuando está solo ante la carretera?

—Es muy liberador, pasas por una ciudad y puedes olerla. Sientes el viento en tu cara, es muy distinto a ir en un auto. En una moto sientes todo, el camino, es más extraño eso sí, pero es más aventurero.

Ride With Norman Reedus
Tráiler de la tercera temporada de "Ride With Norman Reedus"

—También comenzó la segunda parte de la novena temporada de The Walking Dead donde Daryl toma el rol protagónico, ¿qué podemos esperar ahora de su personaje?

——Esta segunda parte es tan buena... Daryl es un héroe renuente, no quiere ser el líder y eso es lo interesante. Cuando Rick (Andrew Lincoln) se va, le dije a los guionistas, Daryl no es un personaje que se vaya a subir a una caja para hablarle a los sobrevivientes, él no es así. Cuando la gente del Reino se acerca y pregunta quién es el líder, nadie se mueve y entonces Daryl, reacio, asume el mando, es una de esas posiciones en las que hay que tomar la iniciativa. Por eso, Alfa (Samantha Morton) empieza a respetarme y me dice: tú no perteneces a esta gente, eres salvaje como nosotros. Hay un respeto mutuo porque somos iguales. Son personas malas que no se sienten malas, porque hacen lo que hay que hacer.

—Pero todos ustedes hacen lo que tienen que hacer.

—Sí, hacemos cosas buenas y malas también. Maté a tanta gente, al igual que Negan o Carol. Lo que sucede es que The Walking Dead no es una serie de personas buenas contra malas, todos tienen ambos lados.

—Se acerca la décima temporada de The Walking Dead, ¿qué nos puede adelantar?
—Creo que esta temporada es como la primera, porque hay que reinventar el show para mantenerlo fresco. Ahora siento la serie como un western. Incluso sin Andrew, leí algunos de los episodios y le dije, me parece que te fuiste en el momento equivocado, porque se pone muy buena. Angela Kang, nuestra nuevo showrunner está haciendo un muy buen trabajo.

The Walking Dead. Foto: Cablevisión
Adelanto de la novena temporada de "The Walking Dead"

—Sí, llevó la serie más hacia el cómic, lo que se nota desde la presentación.

—No conozco mucho sobre los cómics, pero sé que no quieren hacer la serie exacta al cómic. Por eso los personajes hacen cosas interesantes, si no sería una serie aburrida.

—¿Le gustan las películas de superhéroes?

—Me pasa que es como la misma película una y otra vez. Creo que cuando empezaron me gustó el Batman en el que aparecía Heath Ledger y ahora estoy esperando la de Joaquin Phoenix donde hace de Joker, pero las películas de Marvel son como la misma película una y otra vez.

—¿Qué le interesa de una película para que se sume?

—Mi película favorita es Perdidos en la noche (Midnight Cowboy, John Schlesinger, 1969). Me gustan las historias reales. Hay películas que son una franquicia automática, y hay siete proyectos más antes de estrenar la primera. Es como una fórmula o un aviso de televisión que comienza una y otra vez.

—También es el protagonista del videojuego Death Standing, ¿cómo se suma al proyecto?

—Va a ser una locura. Guillermo del Toro, Hideo Kojima y yo hicimos el juego Silent Hill y Hideo tuvo una pelea con Konami y Sony, por eso el juego terminó siendo solo un tráiler. Cuando Guillermo del Toro me llama y me dice: tenés que hacer esto, le hice caso, porque él fue el primero en contratarme para la película Mimic. En ese momento Del Toro me había dicho, tienes que conocer los juegos de Hideo, confía en mí, y me lo presentó en los Video Game Music Awards, donde apareció frente a la audiencia, dijo “volví”, y fueron 10.000 personas que comenzaron a gritar. En ese momento me dije: ¿quién es este tipo?

Norman Reedus en Death Standing
Adelanto del videojuego "Death Standing"

 —¿Qué puede adelantar de Death Standing?

Death Standing es algo que nunca había visto antes, es alucinante. Su visión de las cosas está en otro nivel, parece un alien del futuro. Fui a la San Diego Comic-Con y Hideo me mostró lo que quería hacer. Comenzamos a trabajar durante tres años en este proyecto y es un muy buen director, sería buen director de cine, porque le gusta sumar ideas de todos. Es un proyecto que fue como hacer una película, porque el personaje, no solo es como yo, soy yo. Cuando comenzamos con el proyecto le digo a Hideo, así que los jugadores van a jugar con mi avatar, y me dice: no, van a ser tú. Por eso es una locura, este videojuego es uno de los proyectos más increíbles a los que me he sumado.

—Series, realities, juegos de video... ¿Qué le falta hacer?
—También tengo dos canciones que salieron en Inglaterra y Francia y las hice junto a Howie B, que ha trabajado con Bjork y U2. Lo conocí comiendo fondue en Suiza. Empezamos a hablar, nos hicimos amigos y grabamos las canciones, eso fue algo loco.

—Recién hablaba de los amigos, y Andrew Lincoln y Jeffrey Dean Morgan, aparecen en esta temporada de Ride With Norman Reedus. ¿Cómo fue ese reencuentro?

—Andrew no sabe andar en moto, pero su suegro es el músico Ian Anderson. Entonces le mandé un correo a Ian diciéndole que me gustaría que se sume al programa. Al día siguiente llega Andrew para grabar el episodio y le dije que no lo necesitábamos porque teníamos a Ian. Por diez días estuve así, y cada vez que se me acercaba le decía que no lo necesitábamos, hasta el último día. Molestarlo fue muy divertido.

—¿Tiene planeado que su esposa, Diane Kruger, aparezca en el programa?

—No, intentamos mantener nuestra vida privada, en privado, porque es demasiado. Tenemos un equipo de paparazzis en la puerta de casa todos los días. Tenemos una bebé, y es muy tedioso. Por eso intentamos mantener a la familia en un lado y el trabajo por separado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)